Incertidumbre política / La columna J  – LJA Aguascalientes
28/09/2020


 

“El hombre continuamente se hace y rehace con el pensamiento; el invento central de los hombres son los hombres. Por eso es posible concluir que el hombre no tiene descanso, que todavía es algo inexistente”.

El tiempo pasa y cada momento es definitorio e insignificante en política, después del contundente triunfo de Morena en la elección presidencial pasada, aun no ha logrado mantener una estabilidad política y de gobierno en su gestión, la tesitura mundial tanto económica como la crisis desatada por el Covid-19 no han permitido que las promesas de campaña se vean materializadas. No obstante, los demás partidos políticos no han sabido construir una postura de oposición.

El PAN no ha logrado tener una coordinación adecuada, la rebeldía mostrada ante el tema de la pandemia únicamente le duró un par de semanas, después tuvieron que ceder ante un ejecutivo que se ha mostrado vertical y estridente en este tipo de polémicas políticas. El PRI parece no lograr tocar fondo, aún le persiguen los fantasmas del pasado, el desgaste fruto de 70 años de poder aún logra sanearse.

Movimiento Ciudadano ha logrado capitalizar toda la crisis tanto en los espacios políticos, como en el ámbito mediático, el gobernador Enrique Alfaro ha sido contundente y ha mostrado tener una buena estrategia en cuanto a los tiempos se refiere, aunado al posicionamiento en redes sociales que muestra el senador Samuel García, sin embargo, desde mi punto de vista, la estrategia no es suficiente para poder traducir esos esfuerzos en una opción verdadera de cara a las elecciones del 2021.

El maestro Julio Scherer en su obra “Los presidentes” explicaba que en cada transición existen diversos factores que definen al ánimo social y que tentativamente exponen prospectivas sobre lo que sucederá políticamente. Evidentemente hay variables que pueden ser calculables y definitivamente hay otras que no hay manera de predecir. 

“El intelectual está obligado a conocer para juzgar, de que la crítica de la política y la historia no puede reducirse a abstractos juicios morales, aunque la moral sea un componente esencial de la crítica histórica”, Fernando Claudín. 

Es evidente que la sociedad manifiesta un descontento con el Gobierno Federal, sin embargo, en los niveles de aprobación no se ve reflejado ese ánimo social, la seguridad pública está rebasada ante un crimen organizado, y ni esa circunstancia permite que las personas de nuestro país se organicen en una oposición silenciosa o en una desobediencia civil. Como sociedad seguimos siendo dicotómicos, divididos hasta en lo más esencial. Samuel Ramos expresaba que; “cuando el mexicano se muestra agresivo solamente trata de ocultar el complejo de inferioridad que lo ha gobernado largamente”. Tal vez por ese argumento se logra percibir a un mexicano harto, pero al mismo tiempo incierto de lo que podrá pasarle a nuestra nación. 

La incertidumbre es una constante, tanto en el ámbito político como en sus resultados, pero la historia es la reseña de lo que podrá ser el futuro. El país está más que dividido, y para bien o para mal nuestra democracia cada vez es más veloz y cambia de dirección de manera inmediata, esto da la oportunidad a la sociedad de elegir, pero no da la oportunidad para sanar la deuda histórica que existe hacia el desánimo social. Es por ello que en muchas de las ocasiones vemos que la gente vota por una animadversión, por un voto de castigo la gente vota por el menos peor, cuando la suerte está echada al aire, eso puede traducirse en un juego muy peligroso, solo que muy pocos ganan y la mayoría pierde.

Los detentadores de los mandos le temen a una población capaz de ocultar sus gritos detrás de los silencios, aunque ese temor también se disimula bajo un antifaz autoritario o paternalista, se da por ende una combinación de pudores, de simulaciones, de favores entendidos. La incertidumbre política también derrumba la esperanza presente. “Somos lo que hemos sido”.

Cuando la incertidumbre se extiende como tal, cuando la miseria de millones de mexicanos debe ser motivo de una búsqueda social y no una bandera para los partidos políticos que suelen medrar en ella. Los componentes de la libertad y de la tolerancia deben ser la certidumbre que enarbole la posibilidad de un reencuentro real. 

“La vergüenza es ira vuelta contra uno mismo, si una nación entera se avergüenza es león que se agazapa para saltar”, Octavio Paz.

In silentio mei verba, la palabra es poder.

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Compartiendo experiencias en la generación de datos
Next El futuro del capitalismo: ¿de la sociedad rottweiler a la sociedad ética?/ Extravíos 
Close

NEXT STORY

Close

Confía encargada del Descubre en apoyo a ciencia y tecnología de Orozco Sandoval

15/11/2016
Close