Lanchita de abordaje blanquiazul/ Lógica Ciudadana  - LJA Aguascalientes
02/12/2022

El lunes pasado se dio a conocer la creación de un grupo político al interior del Partido Acción Nacional de Aguascalientes; el cual integran: el expresidente del comité estatal y hasta hace unas semanas secretario de bienestar del estado, Paulo Martínez; Adán Valdivia, presidente municipal de Calvillo; Sylvia Garfias y Javier Luévano, legisladores federales; el diputado local Enrique García López, mejor conocido como Quique Galo; los regidores Reyna Espinoza y Cristian Gutiérrez; la ex diputada federal Arlette Muñoz; y los menos conocidos Juan Carlos Palafox, Cuco Muñoz y Víctor Zavala.

Según la información publicada por el colega Carlos Gutiérrez en su portal noticioso, estos “liderazgos políticos” buscan conformar un “bloque para generar contrapeso interno rumbo a la definición de candidaturas de cara a las elecciones del 2021”.

La creación de este nuevo bloque pareciera ser la desbandada de estos personajes de sus grupos políticos de origen, dirigidos por el propio gobernador Martín Orozco en el caso de Paulo Martínez, Javier Luévano y Adán Valdivia; de la presidente municipal Teresa Jiménez, Quique Galo; mientras que de Fernando Herrera, Arlette Muñoz y Sylvia Garfías.



 

La finalidad de este grupo de “chavorrucos”, según su propio dicho es el “relevo generacional”, pero que se antoja más entender desde otras aristas. La primera y más inocente de que en realidad se pretende crear un grupo que aporte a la vida democrática interna del PAN; la segunda que estos personajes no quieran quedarse sin hueso en la próxima elección y es una forma de presionar a los liderazgos panistas reconocidos; la tercera como complemento pues no comparten con sus líderes la opinión en cuanto a quién debe participar en la elección 2022. En una cuarta hay quien dice que lo que sucede en realidad es que algunos de ellos buscan la posición para la cual se proyecta activamente a Leonardo Montañez desde la Secretaría de Desarrollo Social municipal, cosa que no se le permitió hacer a Paulo desde la Secretaría de Bienestar del Estado.

Ante esta lanchita de abordaje, las reacciones se darán en el camino de cada uno de los tripulantes, como es el caso de Sylvia Garfias quien en una reunión del equipo de Fernando Herrera, actual Vocero del CEN del PAN llegó a la determinación de expulsarla de ese grupo político. Esto derivado de una serie de actitudes que, según dicen algunos de los presentes, raya en lo absurdo por parte de la actual diputada federal, teniendo como resultado el retiro de cualquier tipo de apoyo para las futuras aspiraciones de Garfias. Hay que recordar que también fue diputada local en la LXII Legislatura, también gracias al grupo político que hoy ha tomado la decisión de sacarla de sus filas. 

Trascendió que Garfias Cedillo exige se le garantice la reelección en su actual cargo o una candidatura por alguno de los distritos que históricamente gana el PAN. Es decir, no quiere soltar la ubre no permitiendo que otros compañeros accedan a posiciones políticas, mismos que junto con la militancia blanquiazul están hartos de ese tipo de chantajes, máxime cuando legisladores que no han cumplido con las expectativas de la ciudadanía, se “aferren al hueso”.

Según dichos de integrantes de ese grupo político el “relevo generacional” es puro cuento, pues se trata de un simple montaje para ejercer presión interna y obtener una rebanada del pastel de la diputada federal de 45 años de edad, que ya no se cuece al primer hervor.

En las próximas semanas podremos ver si este nuevo grupo no es solo una llamarada de petate.

 


@aguileralespron


Show Full Content
Previous Casas vacías, maternidades quebradas/ Extravíos 
Next LJA 17/08/2020
Close

NEXT STORY

Close

El triunfo de Trump / Punto Crítico

10/11/2016
Close