Cualidades de un buen alcalde o alcaldesa/ Agenda urbana  - LJA Aguascalientes
15/10/2021

En las últimas semanas, se ha intensificado la actividad mediática en redes sociales por parte de distintos aspirantes a la presidencia municipal de Aguascalientes; algunos aspirantes buscarán lograr la candidatura a partir de su trayectoria partidista, experiencia en en el gobierno o en la iniciativa privada, mientras otros simplemente apostarán por su cercanía a algún liderazgo o grupo de poder para hacerse de la candidatura. En ese contexto, es importante recordar algunas de las cualidades que Benjamin Barber, en su libro Si los alcaldes gobernaran el mundo, identifica en los alcaldes exitosos en el mundo, como un enfoque pragmático para gobernar, compromiso personal con los asuntos de la ciudad, y habilidad para construir coaliciones. Veamos.

Primero, Barber asegura que los alcaldes o alcaldesas exitosas son pragmáticas, es decir, buscan hacer que las cosas sucedan y solucionar los problemas sin distraerse en las cuestiones ideológicas que suelen consumir a la política nacional. Además, buscan unir a la población de una ciudad para avanzar hacia una causa común, mientras no pocos políticos en el ámbito nacional buscan polarizar a la sociedad para promover sus intereses. El pragmatismo de los alcaldes suele ser clave para solucionar los problemas de una ciudad, pues como en alguna ocasión dijo un exalcalde estadounidense: “no existe una forma liberal o conservadora de recoger la basura, simplemente hay que hacerlo”; en ese sentido, como sugiere Barber, los alcaldes deben reparar vialidades, recoger la basura, arreglar luminarias, mejorar los parques, entre otras actividades necesarias para el funcionamiento adecuado de las ciudades. Por ello, ofrecer soluciones a los problemas cotidianos de las ciudades es necesario en la política local, por lo cual los alcaldes deben actuar con sentido pragmático; pues además la ciudadanía suele inconformarse primero con aquellos problemas que se encuentran literalmente afuera de su casa. 

Segundo, Barber explica que los alcaldes exitosos demuestran un compromiso personal con los asuntos de su ciudad y se involucran directamente en la solución de las crisis y los problemas, no sólo porque ello refleja empatía con las necesidades y demandas de la población sino porque se asumen a sí mismos como parte real de la ciudadanía; por ello, los alcaldes incluso suelen ser altamente conocidos en cada barrio o colonia de su ciudad. En ese sentido, como sugiere el exalcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, los alcaldes “tienen la posición política para realmente cambiar la vida de las personas”, pues pueden resolver problemas cotidianos de manera literal, directa, porque actúan principalmente en una escala local, como una colonia, calle, parque, plaza, etcétera. Es decir, mientras la política nacional suele ocuparse en discusiones de ideología, en las ciudades los alcaldes pueden ayudar a mantener limpias las calles, reducir los accidentes viales, prevenir inundaciones, mejorar la iluminación, entre muchas otras acciones que pueden mejorar directamente la calidad de vida de las población. 

En relación con lo anterior, si bien el compromiso personal con los asuntos de una ciudad puede contribuir a una gestión eficaz, con frecuencia suele traducirse también en corrupción personal, por lo cual es indispensable mantener contrapesos que garanticen una gestión municipal más transparente. Igualmente, los alcaldes exitosos son capaces de mantener un equilibrio adecuado entre la tentación de asistir a una gran cantidad de eventos públicos, lo cual ayuda a mantener una relación estrecha con la ciudadanía pero reduce el tiempo tanto para el análisis y evaluación de distintas acciones y políticas públicas como para el seguimiento constante de las distintas áreas de la administración. Por ello, los alcaldes exitosos cuentan con la habilidad para mantener la cercanía con la población e involucrarse directamente en el diseño de las acciones de las acciones de gobierno y en la toma de decisiones. 

Tercero, Benjamin Barber recuerda en su libro que gobernar una ciudad de manera eficaz requiere construir coaliciones, lo que a su vez requiere establecer relaciones con diversos actores, incluyendo los propios funcionarios de la administración e integrantes del cabildo, así como organizaciones no gubernamentales, asociaciones de comerciantes, grupos vecinales, medios de comunicación, etcétera. Los alcaldes deben ser lo suficientemente hábiles para gestionar esas relaciones de manera que les faciliten la solución de problemas y la atención de contingencias, situaciones de emergencia, entre otras. En otras palabras, una gestión municipal exitosa requiere habilidades para gestionar intereses de distintos grupos y movilizar colaciones para avanzar hacia un mismo objetivo en beneficio de una ciudad. 

En conclusión, los buenos alcaldes o alcaldesas tienen ciertas cualidades que les permiten realizar una gestión más eficaz, eficiente, oportuna e innovadora. ¿Con qué cualidades cuentan los aspirantes a la presidencia municipal de Aguascalientes, más allá de su trayectoria partidista o la cercanía con algún grupo de poder en la actualidad? 

 

[email protected] / @fgranadosfranco

 

Show Full Content
Previous Informe y contexto/ Memoria de espejos rotos 
Next Anuncian comparecencia de Loret de Mola por telemontaje en caso Vallarta y Cassez
Close

NEXT STORY

Close

Destaca Aurelio Nuño calificaciones del magisterio local

15/04/2016
Close