¿Deberíamos celebrar?/ Visiones a la distancia  - LJA Aguascalientes
25/06/2022

Hace 199 años se consumó la independencia y entonces iniciamos un proceso de crecimiento como nación que no termina de madurar después de tantos años. Nos gusta celebrar nuestra independencia, pero este año no es igual, no se siente el ánimo de celebrar porque no ha sido un buen año para nadie, porque para la mayoría de la población hay un ánimo de luto y desesperanza.

Deberíamos celebrar que estamos bajando los contagios de coronavirus, pero vamos en 671 mil contagios y más de 71 mil muertes. Que la Secretaría de Salud resolvió la falta de equipo de protección para el personal de los hospitales y para los pacientes, no la rifa de un avión que no se entregará, un sorteo fondeado con recursos públicos para entregar los mismos recursos a los hospitales públicos, todo para esconder que no han podido vender la aeronave. Según Amnistía Internacional en un informe publicado el pasado 3 de septiembre, de los más de 97 mil infectados dentro del sistema de salud en México, al menos 1,320 personas han perdido la vida en nuestro país por el Covid-19 de los 7 mil que han fallecido en todo el mundo, por lo que tenemos un nada honroso y si doloroso primer lugar.

Deberíamos celebrar que la Fiscalía anunció que abrió carpetas de investigación contra Pío López Obrador, David León y otros allegados al presidente que han sido ventaneados con posibles actos de corrupción, lo mismo que para funcionarios del pasado de cualquier nivel, no montando un show mediático para ver si se lleva a juicio a los expresidentes o no. La Fiscalía tiene las facultades para investigar cualquier presunto delito y a cualquier presunto delincuente. No se requiere una consulta pública. Obviamente el pueblo dirá que sí, todos estamos de acuerdo, hasta los que no votaron por López Obrador. 

Deberíamos celebrar que la Conagua está haciendo obras que resolverán el tema del agua en Delicias, Chihuahua y en Santa Lucía donde se va a construir el aeropuerto y en Mexicali para no ahuyentar la inversión mediante consultas populistas, pero tampoco afectar a la población, y en Aguascalientes y en Iztapalapa y en Acapulco y en tantas ciudades que requieren el líquido. Es un recurso vital, es un derecho humano y también es un recurso necesario para el progreso. Pero a cambio se resuelve echarles la fuerza del estado a los campesinos, ni más ni menos que la Guardia Nacional que presuntamente provocó la muerte de Yesi Silva y a los políticos que los ayudan a organizarse para protestar con toda la fuerza de la Unidad de Inteligencia Financiera mediante el congelamiento de cuentas. 

Deberíamos celebrar que ya no se asesinan a diez mujeres cada día, que se están llevando a cabo soluciones conjuntas entre las mujeres, las familias de las víctimas de delitos y los gobiernos de los tres órdenes, celebrar que los Congresos están legislando para fortalecer la protección a las mujeres y la igualdad de género, la seguridad de todas las personas. Pero estamos viendo cómo toman el inmueble de la Comisión de Derechos Humanos en la Ciudad de México porque las familias de las víctimas no han sido atendidas.

Deberíamos celebrar que el plan de reactivación económica está funcionando, que el paquete económico presentado es realista, no optimista y mucho menos basado en las obras que el presidente considera viables y suficientes para detonar el crecimiento. Una serie de modificaciones legislativas sobre todo fiscales que minaran la inversión y la operación actual de los entes productivos que sobreviven a la pandemia, lo que tendrá efectos negativos para la creación de empleos formales y para los consumidores.

Celebrarán quienes tengan la fortuna de no haber perdido a amigos o familiares, quienes tengan empleo, quienes mantengan la viabilidad de su negocio, quienes tengan esperanza aún ante las circunstancias tan adversas que enfrentamos, posiblemente sólo la mitad de la población que no vive en la pobreza, a la otra mitad la independencia le significa poco o nada, finalmente la gran mayoría no mejorará nunca. Para quienes no tengan motivos para celebrar, el presidente les regalará una “llama de la esperanza” en el zócalo, una hoguera para sus sueños que debería hacernos cuestionar ¿qué es lo que “deberíamos celebrar”?


Show Full Content
Previous 56% de camas con ventilador está disponible en Aguascalientes
Next En el fondo de la transparencia
Close

NEXT STORY

Close

Pretende Nafinsa incrementar los créditos al sector de la construcción

21/06/2014
Close