Felipe, el de la piel oscura - LJA Aguascalientes
26/10/2020


Felipe Calderón nunca quiso

que este libro se publicara.

Olga Wornat

 

En su columna titulada “La oscura historia del libro sobre Calderón” publicada el 28 de agosto de 2020 en El Universal, Peniley Ramírez escribe: “Cuando [Olga Wornat] se refiere al personaje central de su libro [Felipe, el oscuro, Editorial Planeta Mexicana, 2020] es lapidaria: ‘Es un resentido, un acomplejado, porque no lo aceptaron en la UNAM, porque su primera novia lo dejó por su mejor amigo, porque no era blanco ni rico, porque su padre era alcohólico, porque nunca ganó una elección popular, porque hay algo muy oscuro en la forma como llegó a la presidencia’”. (Los corchetes son míos)

Olga Wornat no pierde la oportunidad de decirnos, a todos los mexicanos, que los que tenemos la piel oscura es muy probable que tengamos resentimiento por no ser blancos y por no ser ricos.

Con base en esa premisa, Olga Wornat (Misiones, Argentina, 1959), construye toda su fábula. En nueve capítulos que se extienden por más de 380 páginas, retoma textos e ideas publicadas hace muchos años en Revistas (Caras, Contralínea, Emeequis, Gente, Letras Libres, Nexos, Poder y Negocios, Proceso, Proceso Especial y Quién), así como en 9 sitios web (Acento21, Animal Político, El Andar, Plaza Pública, Prensa Libre, Quadratín Michoacán, Reporte Índigo, Sin Embargo y The Narco News Bulletin); enlista una Bibliografía que abarca del año 1959 (una obra de Calderón Vega, L.) hasta el año 2017 con una obra de Enrique Krauze. Pero no cita ningún trabajo para los años 2012, 2013, …, 2015, 2016, 2018 ni 2019; para el 2014 cita una reimpresión de la obra México Bárbaro de Turner y Reed que fuera publicada en 1909. 

El libro salió al público en agosto del 2020 y los últimos trabajos consultados son del año 2011. Hace ya nueve años. Wornat declara: “Este libro, escrito entre 2011 y 2012, no es una biografía de Felipe Calderón…” (pero la escritora añade:), “responsable del trágico derrumbe del país y cómplice de los actos criminales de sus funcionarios”. Lo cual no deja de ser un simple juicio moral de la autora, puesto que a lo largo del libro no presenta prueba alguna de lo que señala. “Actualizado con los datos esenciales, es una pintura del sexenio más triste y devastador del México contemporáneo. Es una historia de traiciones, codicias, contubernios mafiosos, amores y odios, intrigas y muerte.” ¿Cómo le hace Wornat para analizar un sexenio si su última cita sobre el tema es de 2011?, como ya he enumerado. Dice que “actualiza”, pero solamente pone una obra del 2014 (México Bárbaro) y una obra del 2017 de Enrique Krauze (México: Biografía del poder).

¿Por qué Wornat no considera los trabajos del 2012 y 2013, que se construyeron justo cuando el sexenio presidencial de Felipe Calderón Hinojosa (FeCal) habría terminado, y podrían presentar un análisis serio de lo que fue su gobierno? Un momento en el que aquellos que querían lastimarla ya no estaba en el poder, y podía sentirse libre para poder continuar su investigación.

La respuesta es simple: Porque el 2020 es un buen año para la aparición del libro, y la publicación ahora le sirve a la autora para acomodarse bajo el ala protectora de Andrés (el actual presidente), cuyo resentimiento contra Felipe Calderón necesita de estas plumas que, por unos pesos, reflectores y fama, puedan despotricar contra el expresidente. Porque aún no hay nada que pueda probársele a Felipe Calderón (lo que es una verdadera lástima, porque yo también quisiera verlo en la cárcel, pero con base en la acreditación de delitos, la presentación de pruebas, en el marco de la legalidad). Los mexicanos sabemos que el Juego de las Declaraciones de Emilio Lozoya, no terminaron por funcionarle a Andrés en sus aspiraciones: “Todos son corruptos, y Yo los atraparé a todos”. Y no le funcionó porque, a pesar de haber dedicado semanas al tema de Lozoya, los vídeos que salieron presentando a Pío López Obrador recibiendo paquetes de dinero de las manos de David León Romero, quien los realizó –aún no se tiene claro el por qué–, y de los que se ha filtrado se tienen más de 15 vídeos mostrando al hermano del presidente de la República. 

Ha sido el mismo Andrés quien ha dejado ya el tema de Lozoya. El cual ha dejado de ser la noticia principal en el ámbito nacional. Ahora el tema es el Juicio a los Expresidentes.

¡Qué mejor que un libro “prohibido” por FeCal! ¡Qué mejor que un libro que muestre al enemigo de Andrés con el perfil del Gran Corruptor! ¡El Gran Resentido Calderón, por NO SER blanco, por no ser rico! Wornat y Planeta lo hacen para congraciarse con Andrés, sus seguidores y fanáticos. ¡Eso es todo! Porque al parecer no les importa siquiera el negocio, porque el libro ha circulado de manera gratuita por PDF.

La escritora Olga Wornat escribe en su libro: “A lo largo del viaje que me llevó a recorrer las zonas más calientes de la guerra de Felipe Calderón contra las drogas, me pregunté muchas veces, en medio de tanto dolor, cómo un hombre con una psicología inestable, intolerante, embargado por el resentimiento, alcohólico, sin una verdadera formación intelectual, que nunca accedió a un cargo de responsabilidad por el voto popular y que llegó al poder por la puerta de atrás, después de unas elecciones fraudulentas, pudo ser presidente de México”. 

Ustedes pueden darse cuenta de que se trata apenas de la columna de opinión hecha libro por Editorial Planeta. ¡Vamos a insultar a Calderón en los tiempos de Andrés! ¡Gran Negocio! Tal vez Wornat también quiere que le entreguen un Consulado, o un puesto en el Gobierno como ha sucedido con todos los que se pegan a él para atacar a FeCal.

Wornat se pregunta ¿cómo pudo FeCal ser presidente de México? No es muy difícil viviendo en una Partidocracia. Hasta EPN pudo ser presidente, e incluso Andrés es presidente, y eso que tampoco tiene “una verdadera formación intelectual”.

Este libro que ha sido distribuido hasta en PDF, apareció en agosto de 2020; apareció para apoyar la nueva cruzada de Andrés. Su encuesta para llevar a juicio a los expresidentes. En este párrafo que ahora transcribo puede quedarnos totalmente claro el objetivo:

“Felipe Calderón no es el único que deberá pagar por la herencia que dejó. Los priistas que gobernaron durante 70 años y Vicente Fox, copartícipe del fraude electoral que le abrió la puerta de Los Pinos y con el que pactó no investigar las corruptelas de los hijos de Marta Sahagún, también son responsables. Lo mismo ocurre con su mediocre y corrupto sucesor, Enrique Peña Nieto, con gobernadores, jueces y una casta empresarial que guardó silencio frente a los aberrantes ilícitos y asesinatos de inocentes: una élite carente de conciencia social que algún día deberá pagar”.

Es verdaderamente hilarante. El párrafo anterior retrata a la Mafia del Poder, ese concepto abstracto tan masticado ya por Andrés. De nuevo queda claro que es un libro que salió para validar, exclusivamente, las Encuestas que Andrés ha pedido se hagan para solicitar el Juicio a los Expresidentes. ¡Qué obvios se ven! Penoso lo de Wornat.


A la autora ni siquiera le preocupa hacer justicia a los periodistas asesinados, ni validar su miedo por haber escrito el texto y sufrir persecución. ¡NO! Eso queda en el olvido. Es un texto publicado, y repartido en PDF por todos lados, que busca generar en el consciente colectivo, en la conciencia ciudadana, el deseo del Juicio a los expresidentes. Lo cual es necesario, y claro, pero presentando pruebas, no con el sello de lo ilegal que siempre se observa en las actitudes de Andrés, esas estrategias “a lo Andrés”. Es decir, en la acusación ramplona de siempre. La narrativa del párrafo anterior es similar a lo que le “dictaron” a Lozoya para la “denuncia de hechos” que fue filtrada a la prensa, a petición de Andrés.

Además, Wornat, consciente de que el tema en boga debe tener una carga de feminismo para que pueda llegar a más lectoras, en su epígrafe lanza una dedicatoria: “A las miles de niñas y mujeres…”; porque para Olga Wornat en la Guerra de FeCal no murieron hombres, ni jóvenes ni niños; al parecer solo murieron mujeres.

También en su epígrafe señala: “la maldita guerra de Felipe Calderón”; y con el adjetivo “maldita” deja muy claro qué tipo de lector tiene por objetivo el libro: todos los que no sean militantes del Partido Acción Nacional (PAN). Wornat dice: “la sistemática demolición de doce años de desgobierno del Partido Acción Nacional”, en referencia a los sexenios de Vicente Fox (2000-2006) y de Felipe Calderón (2006-2012). Es obvia la retórica que le encanta al presidente de México.

¡Más claro ni el agua!

El fanatismo de Olga Wornat por Andrés es evidente a cada paso del libelo: “Eran iguales. Eran la trampa. La simulación. La codicia. La doble moral. La traición. La complicidad con los criminales. Eran el PRIAN”.

En un libro de más de 380 páginas, García Luna se nombra 141 veces. La raíz “narco” se menciona 174 veces; la palabra “muerte” se menciona 100 veces. Pero Andrés Manuel López Obrador se menciona apenas 11 veces. Obrador se menciona 24 veces. Y Andrés Manuel se escribe 24 veces.

Una obra que además de titularse Felipe, el oscuro queriendo influir en que los mexicanos se sientan influenciados por el adjetivo; pero adjetivo que utiliza la autora para Felipe, también le sirve para adjetivar de “oscuro” al senador panista Jorge Nordhausen González. El término “oscuro” es apenas usado por Wornat como un adjetivo que lo mismo le da ponérselo a un senador como al expresidente. Lo que evidencia que el adjetivo mismo carece de sentido: “No es una biografía de Felipe Calderón”, recuerde usted.

Es muy natural caer en cuenta que lo que a Wornat le preocupa en verdad es dejar salir su racismo, y no hablar de un “personaje oscuro, amoral, diabólico”, ¡qué va! Le puede más que a FeCal lo dejara la novia, o esté resentido por no ser blanco. Ese no ser blanco, ese ser un chico cuyo padre se fue de casa cuando tenía doce años le ha causado ser alcohólico. ¡Wow! ¿En serio? ¿Así de simple es el pensamiento humano? La autora desconoce totalmente cómo funciona la mente humana. Le falta enterarse de todos aquellos perversos personajes que terminan diciendo; “Mi vida fue maravillosa, y llena de amor. Solamente que disfruto con el sufrimiento del otro”. Eso retrataría a alguien Oscuro. Pero Wornat busca justificar el actuar equívoco de FeCal, en ese edulcorado y simplista forma de ver la vida: su papi lo dejó, por eso desató una guerra sangrienta.

La insistencia de la autora es la misma que logra percibir Peniley Ramírez, para Wornat todo se trata de estar “resentido por no ser blanco”. Por ello el libro debió titularse: “Felipe, el de la piel oscura”; que habla mucho más de las intenciones de Wornat, y del contenido del libro, que de una verdadera acusación sobre FeCal que pudiera hoy llamarnos la atención.

Como escritor es penoso tener que ser tapete para que un tirano como Andrés suelte todo su resentimiento contra FeCal. Lo de Wornat es sumamente vergonzoso. Yo la invito a la reflexión, a que recupere la dignidad, intentando ser honesta, y no funcionar como herramienta literaria para un presidente lleno de resentimiento contra el expresidente Calderón y el PAN, en su continuo querer aparentar una honestidad que vídeo tras vídeo (de Bejarano a Pío López Obrador, pasando por Eva Cadena, y otros) ha ido perdiéndose en la niebla de la mentira.

Olga Wornat en su libelo nos regala joyas como: “los vaivenes de su psicología”; “La prostitución política de Acción Nacional alcanzó la cima con Vicente Fox, su consorte y sus impúdicos vástagos”.

Pero lo bueno es que el libelo de Wornat se vuelve también una mirada al futuro. Ella escribe lo siguiente sobre Calderón: “El Estado Mayor Presidencial lo protegía al extremo en los actos públicos a los que llegaba y se retiraba como un fantasma”.

Pero si sustituimos ‘Estado Mayor Presidencial’ por ‘Guardia Nacional’, estaríamos hablando de Andrés y de lo que apenas a dos años de su gobierno ya le ocurre, ya sucede. Tiene que viajar de Base Militar en Base Militar para poder sentirse seguro. Durante sus giras ha cambiado el dormir en hoteles para dormir en las bases militares, muerto de miedo.

O cuando escribe: “La incapacidad de autocrítica”, para hablar de FeCal, pero pareciera estar hablando de Andrés que es incapaz de reconocer que se ha equivocado.

El libro tiene muchas carencias. Pero la prosa de Wornat es verdaderamente de principiante. Se anima a escribir lo siguiente: “En la residencia presidencial, los tonos del clima desde hacía tiempo habían virado del negro noche, al negro muerte”. El TREMENDISMO en su máxima expresión. Algo que cualquier asistente a un taller literario aprende a evitar.

Felipe, el oscuro (Planeta, 2020) es un libelo que salió en agosto de 2020 en apoyo a las intenciones de Andrés de hacerle creer a los mexicanos que va a juzgar a los expresidentes. Porque para ese juicio no necesita hacer encuestas ni linchamientos mediáticos, sino presentar pruebas de los delitos que pretenda acreditarles ante las autoridades competentes. Pero el libro abona a mantener la idea de dividir y polarizar a los mexicanos entre los que son fanáticos de Andrés, y los que son opositores de Andrés. Todo con rumbo a las elecciones del 2021. Es decir, Wornat aprovecha la coyuntura electoral que actualmente vive el país, y decide inclinarse en favor de Andrés y su idea de gobierno, de concentración del poder.

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Por estrés, renuncia de Toledo
Next Informe y contexto/ Memoria de espejos rotos 
Close

NEXT STORY

Close

Han aumentado casos de robo de identidad en Aguascalientes

10/05/2017
Close