La aberrante 4T y su mundo al revés/ Visiones a la distancia  – LJA Aguascalientes
04/10/2020


Una aberración es un acto o conducta depravados, perversos, o que se apartan de lo aceptado como lícito. Un término que puede explicar muchas de las conductas y sucesos que ocurren a diario en la actual administración federal. Lo aberrante de la 4T es su mundo al revés.

Para el presidente Andrés Manuel López Obrador los ciudadanos son el verdadero enemigo, no los delincuentes. A los campesinos de Chihuahua se les envió a la Guardia Nacional, la misma corporación que liberó a Ovidio Guzmán. Pero para quienes defienden su derecho al agua sí hubo balazos, incluso una muerte lamentable de una mujer y varios heridos. En ese caso, para el primer mandatario es importante no molestar a su amigo Trump, incluso sobre los mexicanos a quienes se debe.

A los manifestantes pacíficos de Frena se les frenó en la capital de la República con la fuerza de la policía antimotines, se permitió hostigarlos y que se les acercaran personas a amenazarlos. Pero para los anarquistas que hicieron destrozos en propiedades privadas y en la vía pública de Polanco o en el Centro Histórico de la ciudad, hubo protección y hasta les hicieron valla.

Para la 4T es diferente querer instalar casas de campaña para criticar a López Obrador que hacerlo para criticar a Felipe Calderón, de la misma forma que no es lo mismo dar dinero para la campaña de Enrique Peña Nieto, lo que es corrupción, que darlo para la campaña de Andrés Manuel, esas son aportaciones al movimiento.

En el extremo del mundo al revés de la 4T, Jaime Cárdenas, nombrado apenas a inicios de junio como director del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado (no puedo con el nombrecito), renunció a ese instituto emblema de esta administración. ¿Los motivos? Probables irregularidades administrativas, procedimientos de valuación que no garantizan el mayor beneficio para el Estado, mutilación de joyas, contratos favorables a las empresas y conductas de servidores públicos contrarias a las normas, entre otras. ¿O sea que alguien que tiene más poder que el propio director quiso meterle mano a los recursos para no devolverle al pueblo lo robado?

Otro caso del mundo al revés es el de Irma Eréndira Sandoval, Secretaria de la Función Pública, quien inauguró ayer el diplomado de profesionalización para los Órganos Internos de Control de las dependencias del gobierno federal con el título: Una nueva lucha contra la corrupción, en donde recalcó que todos los funcionarios, “tienen un compromiso y responsabilidad con la cuarta transformación para que los mexicanos sigan confiando en las estrategias de este gobierno”. Parece broma, como muchas cosas que suceden en la 4T, pero no, no es broma. No importa si el periodista Carlos Loret de Mola publica en Latinus y el Washington Post una investigación documentada sobre las propiedades de la secretaria y su esposo, particularmente sobre un terreno que recibió del gobierno de la Ciudad de México para uso privado, lo que es ilegal.

En la aberrante 4T es posible que Hugo López-Gatell de hoy una conferencia titulada “Atención del Cáncer en la Infancia y la Adolescencia en la 4T”. Tampoco es broma, lo hará en el marco de la reunión anual de la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer. El chiste se contaría solo, si fuera gracioso, pero es lamentable. Sobran las explicaciones, pero más la indignación que provocan.

Ya quiero ver las conferencias del gobernador morenista de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, sobre matemáticas, la de Manuel Bartlett sobre bienes raíces, la de Rocío Nahle sobre ingeniería hidráulica y costos de construcción, la de Paco Ignacio Taibo II sobre buenos modales, ¿se acuerda lo de “se las metimos doblada”? o la última amenaza contra Enrique Krauze y Aguilar Camín a quienes sugiere “fraternalmente” que se vayan cambiando de país; la del agrónomo que dirige Pemex, Octavio Romero, sobre finanzas, y tantas otras lecciones de la 4T que serían súper interesantes.

En el aberrante mundo al revés de la 4T decidieron no continuar la construcción de un aeropuerto en Texcoco porque ahí hubo un lago y dijeron que los terrenos eran susceptibles de inundarse. Pero cuando se inunda la construcción de la refinería de Dos Bocas le llaman encharcamiento. Tan aberrante como rifar un avión con dinero público, para entregar equipo médico a hospitales públicos a los que les regalaron boletos de la misma rifa para que se ganaran el dinero público para comprar equipo médico. Todavía hay quienes les siguen creyendo y dicen que el pueblo es sabio.

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Mascotas, adoptar o comprar/ Alegorías Cotidianas 
Next Hipocresía y honestidad en la arquitectura/ Pensar el hábitat
Close

NEXT STORY

Close

Verifican en septiembre autos particulares con terminación 9

03/09/2014
Close