Los micromachismos están más naturalizados de lo que se cree - LJA Aguascalientes
25/06/2022

  • La naturalización de micromachismos se da por los aprendizajes que a lo largo de la vida se van obteniendo y no se alertan como violencia
  • Los estereotipos y roles de género generan micromachismos que se traducen en “eso te toca a ti porque eres mujer”

 

Este 24 de septiembre la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Aguascalientes (CDHEA) organizó el Conversatorio micromachismos, como parte del programa de Violencia de Género del Instituto de Servicios de Salud de Aguascalientes (Issea); en él se abordó la normalización social que existe en torno a actitudes machistas que no son percibidas así porque nunca fueron vistas como violencia de género.

Claudia Velasco, psicoterapeuta sistémica familiar, participó en el foro proponiendo que la sociedad necesita reflexionar sobre qué actitudes y comportamientos ejercen violencia de género desde un sistema históricamente machista.

El micromachismo “está muy naturalizado porque se va dando desde los aprendizajes que voy obteniendo, entonces, sí es importante, si vamos a hablar de micromachismos, primero, hablar sobre estas conductas”, manifestó. La psicoterapeuta explicó que el término “micro” no se refiere a que sean conductas pequeñas con una afectación leve, sino que “tiene que ver con el prefijo ‘micro’, que son cosas que a veces son indescriptibles, que me cuesta trabajo observar, que están tan naturalizadas que justamente quizá no alcanzo a observarlo como machismo”.

Aarón Serrano, también psicoterapeuta sistémico familiar y partícipe del conversatorio, comentó que aunque existen diferentes acepciones del concepto micromachismo, el primero que lo abordó fue el psicólogo Luis Bonino Méndez, y es sobre ese concepto que giró el diálogo del foro. 

En los noventa, Luis Bonino estudiaba el impacto de la violencia de género ejercido hacia las mujeres, y a través de estos estudios se percató que existía una naturalización de vejaciones de género contra las mujeres en la sociedad. A partir de ahí acuñó este término, según relató Aarón Serrano. 

De acuerdo a las investigaciones de Luis Bonino, determinó que existen tres tipos de micromachismos –además de las otras acepciones que desde el feminismo se han propuesto–: los coercitivos, los encubiertos y los de crisis. Todos fueron ejemplificados en actividades o comportamientos cotidianos.

Claudia Velasco precisó que desde el conversatorio se quiso abordar el tópico del micromachismo de Luis Bonino porque era en el que se podían identificar más fácilmente las normalizaciones de comportamientos machistas en el día a día.

 


*Coercitivos

Los micromachismos coercitivos son aquellos que se jactan de la fuerza moral o física ejercida sobre mujeres y hasta en hombres. También puede identificarse por ejercer fuerza económica a través de chantajes o manipulación. Este tipo de conductas se aprovecha de la fuerza para controlar y manipular a la otra persona.

*Encubiertos

Esta clase de comportamientos es la que toma como punto de partida los estereotipos y los roles de género que se han impuesto a lo largo de la historia. Claudia Velasco explicó que este micromachismo se refiere a una actitud habitual de “por ser mujer, tú tienes que hacer esto. Por ser hombre, tú debes hacer esto”, la cual está inmersa en una normalización que se debe de ir dejando de lado. El micromachismo encubierto se suele relacionar a que el hombre es quien sale a trabajar y aporta económicamente a la casa, y la mujer es quien “debe” encargarse del hogar, los hijos, la comida, etc.

“Cuando hablamos de todo lo que tenga que ver con estos estereotipos de género, por ser hombre o por ser mujer y, entonces, abusamos de este estereotipo, o abuso o creo que debo de tener el poder y el control sobre la otra persona, hablamos de micromachismos encubiertos”, destacó la psicoterapeuta sistémica familiar.

*De crisis

Este en particular se relaciona con el romanticismo en las parejas a través de la victimización del hombre para hacer cambiar de opinión a la mujer con respecto a su relación, y confiere también rehuir a la crítica y a la negociación usando comportamientos de culpabilización. Con las victimizaciones o las culpabilizaciones, se hace creer a la otra persona que en efecto ella está incorrecta: aunque no lo esté, lo acepta por la presión y el sometimiento psicológico que le ejercen.


Show Full Content
Previous Sin contagios en maestros que ya dan clases presenciales, asegura IEA
Next Urge diversificar la actividad económica de Aguascalientes
Close

NEXT STORY

Close

Se reúne el comité estatal que vigila los derechos de los niños y adolescentes

29/01/2015
Close