Infalibilidad/ Bajo presión  - LJA Aguascalientes
28/11/2021

“Los homosexuales tienen derecho a estar en una familia. Son hijos de Dios y tienen derecho a una familia. Lo que tenemos que hacer es crear una ley de uniones civiles. Así están cubiertos legalmente. Yo apoyé eso”, dice el papa Francisco en el documental que dirige Evgeny Afineevsky y que se estrenó en el Festival de Cine de Roma. Bomba de declaración. Los reporteros que asistieron a la función de inmediato difundieron notas sobre lo que había dicho el sumo pontífice de la iglesia católica. De inmediato, también la grey conservadora indicó a través de redes sociales que Jorge Mario Bergoglio estaba siendo mal interpretado, que un papa no puede proclamar eso.

A segundo plano pasó el documental Francesco, que es donde se reporta que el papa hizo esa declaración y que la inmensa mayoría no hemos visto, además, se obvió que era una película en donde el obispo de Roma hacía esa declaración porque así los católicos pueden calificar de ficción la fuente y justificarse por ir en contra de la infalibilidad papal.

Mal que bien, los católicos saben que la infalibilidad papal es un dogma que impide a cualquier papa cometer un error cuando promulga una enseñanza, así que tienen que contextualizar la declaración de Francisco para que no se considere una “solemne definición pontificia” y pueden seguir defendiendo a capa y espada que a los homosexuales se les impida el matrimonio.

La infalibilidad papal es una cuestión de fe, de creer en que por ser el representante de Dios en la tierra, se debe creer a ojos cerrados en lo que el papa diga; si no profeso esa religión, no aplica en mi sistema de creencias, mi dios, si creo en eso, puede tener otras formas de comunicarse conmigo y opiniones distintas; el problema con los conservadores católicos es la falta de visión global, consideran que son la religión mayoritaria en el mundo y, por tanto, lo que diga su dios es obligación para todos.

Más allá de su infalibilidad, la declaración del papa es muy clara, se deberían promulgar leyes que permitieran establecer uniones civiles, que no tiene nada que ver con los matrimonios en una iglesia, obstinados como son los conservadores, por ahí llevarán la solicitud de Francisco, pues quienes se niegan a reconocer la diversidad, quienes temen a lo diferente y en nombre de su religión atacan a quienes no creen lo mismo que ellos, simplifican los hechos para convertir su odio en defensa.

Quien odia se niega a lo complejo, por eso grupos como el Frente Nacional por la Familia se envuelven en banderas simples como la defensa de la vida, por eso desestiman el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo calificándolas de abortistas; se llaman a sí mismos Pro Vida, como si cualquier otra postura fuera contraria, quien piensa diferente a ellos se vuelve promotor de la interrupción del embarazo, asesino pues.

Previo a la declaración del papa Francisco, en Aguascalientes el Frente Nacional por la Familia reunió las firmas necesarias para promover una iniciativa ciudadana para obligar al Congreso local a que modifique la Constitución del Estado y se “proteja la vida desde la concepción”; con ánimo oscurantista se miente sobre sus intenciones para así evitar que se logre que el aborto sea legal. Ese mismo grupo es el que se opone a las uniones civiles entre homosexuales, la que exige que el estado no otorgue calidad de matrimonio a la decisión de dos de vivir en pareja y, en el ejercicio de sus derechos, exigir que sean tratados como iguales.

La declaración de Francisco puede ayudar a destrabar estas discusiones si se logra profundizar sobre lo que se discute, no la simpleza de llamar al otro promotor de los homicidios, no de promover el odio a lo distinto en defensa de lo “normal”.

Coda. En 1979, José Joaquín Blanco escribió un artículo titulado “Ojos que da pánico soñar”, ahí indica: “la homosexualidad –como cualquier otra conducta sexual– no tiene esencia, sino historia. Y lo que se ve ahora de diferente en los homosexuales no es algo esencial de personas que eligen amar y coger con gente de su mismo sexo, sino propio de personas que escogen y/o son obligados a inventarse una vida –pensamientos, emociones, sexualidad, gustos, costumbres, humor, ambiciones, compromisos– independiente, en la periferia o en los sótanos clandestinos de la vida social”, más de medio siglo después, seguimos sin atender, sin atrevernos a mirar.

 


@aldan

 


Show Full Content

About Author View Posts

Edilberto Aldán
Edilberto Aldán

Director editorial de La Jornada Aguascalientes
@aldan

Previous IEA comenzará a repartir el apoyo Proage: 200 pesos para niñas y niños
Next La Purísima… Grilla: Diputados rateros
Close

NEXT STORY

Close

Urge trabajar al Congreso en tipificación del feminicidio y mejoras a la Ley de la Fiscalía del Estado

01/03/2017
Close