La Purísima… Grilla: Fuegos, cien fuegos – LJA Aguascalientes
19/10/2020


Distracción. Mientras el presidente Andrés Manuel López Obrador dedica sus mañanas a inventarse enemigos y estigmatizar periodistas, quejándose porque los periodistas hacen su trabajo y los columnistas opinan de manera distinta a él, en los Estados Unidos sí se investigan los delitos y la agencia antidrogas estadounidense (DEA) detiene a Salvador Cienfuegos, al exsecretario de Defensa de Enrique Peña Nieto.

A cuentagotas se dio a conocer la información, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, a través de Twitter, indicó que el embajador estadounidense en México, Christopher Landau, hizo de su conocimiento la detención del general en retiro y que esta ocurrió en el Aeropuerto de Los Angeles, California.

En proceso, a lo largo de la tarde noche, ya no se supo más por parte de la administración de López Obrador, ocupado en buscar enemigos o dormido, el presidente decidió dejar para la mañanera su declaración; así que los medios se dedicaron a dar cuerpo a la detención de Salvador Cienfuegos, indicando que el arresto fue a petición de la DEA y por los cargos de conspiración para traficar drogas al interior de Estados Unidos, lavado de dinero y asociación delictuosa.

El caso de Salvador Cienfuegos está radicado en la misma de Nueva York en la que se lleva a cabo el proceso contra el exsecretario de Seguridad federal Genaro García Luna; en redes sociales se insistió en referir que el general fue titular de la Secretaría de la Defensa Nacional todo el sexenio de Enrique Peña Nieto, dato que tendrá que ser tomado en cuenta cuando López Obrador haga referencia al caso, pues el presidente está obsesionado con acusar a los expresidentes, excepto Peña Nieto.

Cienfuegos es el exfuncionario mexicano de más alto nivel que hasta ahora ha sido detenido por los Estados Unidos, y también el de más alto nivel militar, muy por encima del general Jesús Gutiérrez Rebollo, a quien Ernesto Zedillo designó como director del Instituto Nacional para el Combate a las Drogas (INCD) y quien fue encarcelado en febrero de 1997 en la prisión federal de máxima seguridad de La Palma, condenado a 40 años de prisión por delitos contra la salud en la modalidad de fomento a la transportación de cocaína, violación a la ley federal contra la delincuencia organizada y cohecho; después se le impuso una segunda sentencia de más de 31 años por acopio y transportación de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército. El general Gutiérrez Rebollo falleció en 2013, en una entrevista con Isabel Arvide el militar se definió a sí mismo como un “narcopendejo”.

Soy un narcofilántropo, dijo en esa entrevista Jesús Gutiérrez Rebollo; lo que no podrá repetir Salvador Cienfuegos cuando declare en la misma corte que lo hace García Luna. Aunque en redes se ha difundido que el actual titular de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval, colaboró con el general Cienfuegos, esa información no forma parte de su currículo y otras versiones indican que la decisión de López Obrador de nombrarlo como titular de la Sedena se hizo en contra de la recomendación del general Cienfuegos, por lo que Luis Cresencio Sandoval podrá decir lo que en 1996 dijo Enrique Cervantes Aguirre, entonces secretario de la Defensa Nacional sobre Gutiérrez Rebollo, que era un traidor, porque engañó a sus superiores y “defraudó la confianza en él depositada; atentó contra la seguridad nacional de México, y vulneró el esfuerzo conjunto de las instituciones en contra del narcotráfico”, ¿será ese el discurso de hoy en la mañanera?, ¿dirá López Obrador que lo traicionaron o seguirá jugando con la idea de consultar si se persigue o no a Enrique Peña Nieto?, porque la misma enjundia que vincula a Felipe Calderón con García Luna tendría que emplearla en vincular a Salvador Cienfuegos con su antecesor. Aunque seguramente el presidente exculpará a Peña Nieto y dirigirá sus armas a que el general detenido formó parte del Estado Mayor y que la Cuarta Transformación ya desapareció, así que nos espera otra larga e inútil clase de historia y buenos propósitos.

43, para consideración de los lectores de esta columna, no hay que olvidar que el exsecretario de Defensa Nacional de Enrique Peña Nieto, está relacionado con la matanza en Tlatlaya y la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa; en el primer caso trató de encubrir la más de 20 ejecuciones extrajudiciales cometidas por militares del 102 Batallón de Infantería en el Estado de México; mientras que sobre los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, Salvador Cienfuegos no estuvo de acuerdo en que fueran interrogados los soldados destacados en Iguala: “No me queda claro ni puedo permitir que interroguen a mis soldados que no cometieron hasta ahorita ningún delito. ¿Qué quieren saber? ¿Qué saben mis soldados? Está todo declarado. Yo no puedo permitir que a los soldados los traten como criminales, los quieran interrogar para posteriormente hacer sentir que tienen algo que ver y no apoyarlos”; Cienfuegos Zepeda no podía permitir que fueran tratados como criminales, justo el trato que las autoridades estadounidenses le darán ahora.

Chapulín, ayer al mencionar al partido parásito que sí obtuvo registro del Tribunal Electoral, el Partido Encuentro Solidario, le indicamos que con su disfraz anterior nos había dejado en Aguascalientes dos diputadas y una diputada federal: Elba Lorena Torres Díaz, una legisladora que brilla por su nulidad, bueno, pues ayer nos enteramos que la diputada por el II Distrito ya no juega más por las siglas del PES y ahora, en servicio a López Obrador, despacha como parte de la bancada del Partido del Trabajo, ¿cambia algo?, sinceramente no, la mediocridad del trabajo legislativo por Aguascalientes de Elba Lorena Torres Díaz es la misma, la legisladora sólo se dedica a mandar comunicados mensuales sobre cómo calienta la curul en el Congreso y también cada mes hace pequeñas reuniones en las que regala despensas y buenos consejos en su distrito.

Aparecida, con motivo de la extinción de los fideicomisos, la ahora diputada petista, Elba Lorena Torres presume que su nuevo partido tratará de rescatar 35 fideicomisos de los 109 que integran la lista de los posibles desaparecidos, pues qué bueno, aunque consideramos que esa postura es sólo por darle en la torre a Morena, pues en la Cámara de Diputados ya no hay nada que hacer; por cierto, estamos a la espera de saber cuál es la postura al respecto del senador por esta entidad Daniel Gutiérrez Castorena, dado que su perfil es netamente académico y se supone en algún momento de su carrera profesional trabajo de la mano de estos esquemas de financiamiento para el desarrollo de sus proyectos de investigación dentro de la Universidad Autónoma de Aguascalientes. Se esperaría que Daniel Gutiérrez Castorena defienda los fideicomisos o al menos analice los enlistados de manera objetiva y con conocimiento de causa, sin que impere el ordenamiento de su líder de bancada ni del presidente del país; especialmente los fondos dirigidos a la generación de investigación científica y desarrollo de tecnología, nomas por congruencia profesional más que por sumisión a la 4T. Aunque sabemos que en el caso del “profesor” lo que impera es la zalamería, para decepción de sus alumnos, quienes alguna vez honraron a Daniel Gutiérrez Castorena llamándolo maestro.

Dar la cara, Raúl Ruiz Dondiego, dueño de la franquicia de las Redes Sociales Progresistas en Aguascalientes, el partido que creció a la sombra de Elba Esther Gordillo, celebró el registro de esa organización, señalando que se siente orgulloso de cargar sobre sus hombros la sombra de corrupción elbista, Raúl Ruiz declaró que “Difiero totalmente de las acusaciones que se hacen contra la maestra. Doy testimonio de que en su gestión fue una extraordinaria líder que logró darle al magisterio, a los maestros, la oportunidad de cambiar su circunstancia económica”, Ruiz Dondiego podrá sentir lo que quiera por Elba Esther Gordillo y por su administración, el matiz está en que no puede diferir de las acusaciones de robo y fraude contra la exdirigente sindical, porque si no la mantuvieron presa fue porque sus amigos en el sindicato declararon que sí les había robado dinero, pero como era su dinero, pues no tenían problema, y eso sirvió para que saliera de la cárcel, pero de que se lo robó, se lo robó. “Gran negociadora, ya la quisieran los partidos políticos como asesora”, dijo Ruiz Dondiego de Elba Esther Gordillo, lo dudamos, ya la chupó el diablo.

La del estribo. Al tiempo, esperamos que para el lunes el gobernador Martín Orozco ya no tenga de qué quejarse, pues ayer indicó que la administración de López Obrador seguía sin mandar dinero para la pandemia y en Insabi sin cumplir con la dispersión de vacunas para la influenza… a ver si se ponen las pilas. Mientras eso ocurre, nosotros nos encontramos por acá el lunes, ánimo y arriba corazones.

 

@PurisimaGrilla

 

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous LJA 16/10/2020
Next Enemigos/ Bajo presión 
Close

NEXT STORY

Close

Repartiendo culpas / La Purísima… Grilla

03/03/2017
Close