¿Cómo dinamizar la zona centro de la ciudad?/ Agenda urbana  - LJA Aguascalientes
26/10/2021

En días recientes, la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) sugirió que el número de locales comerciales vacantes en Aguascalientes permanece en aumento, en parte por la desaceleración de la actividad económica asociada a la pandemia de Covid-19. La AMPI estima que las operaciones inmobiliarias de renta o venta de locales comerciales, bodegas, naves industriales, entre otros, actualmente son 50 por ciento menores que en años anteriores; mientras que en el centro de la ciudad, se estima existen locales desocupados hasta en 40 por ciento, al mismo tiempo en que aquellos que permanecen activos presentan ventas significativamente menores. ¿Cuál será el impacto del Covid-19 en el dinamismo de la zona centro de la ciudad? ¿Cómo impulsar la actividad económica en esa zona después de la pandemia? Veamos. 

Las ciudades en el mundo se han visto afectadas considerablemente por el Covid-19, incluyendo las zonas céntricas donde suele concentrarse una alta cantidad de empleos, comercios, oficinas, etcétera, que hacen de esas zonas sumamente importantes en términos económicos, sociales, culturales, etcétera. En ese sentido, las ciudades deberán contar con estrategias sólidas e integrales para dinamizar los centros urbanos en el futuro inmediato y, con ello, contribuir a la reactivación económica en lo local. La mejor forma de asegurar que ese proceso sea sostenible en el tiempo, es que los mercados inmobiliarios se movilicen en una dirección que resulte coherente con los objetivos de cada ciudad, para lo cual es necesario existan las condiciones adecuadas para incentivar la inversión privada tanto para la renta de espacios comerciales como para el desarrollo de nuevos proyectos. 

En ese contexto, se requiere liderazgo político para transmitir a los mercados la voluntad de recuperar esas zonas, por ejemplo, mediante el establecimiento de un marco normativo especial para ese propósito o destinando recursos públicos para la provisión de servicios e infraestructura. Los gobiernos de las ciudades además pueden articular los incentivos e intereses de los actores necesarios para la recuperación de las zonas céntricas –incluyendo propietarios, locatarios, empresas, desarrolladores, etcétera– mediante la elaboración de un plan que identifique los objetivos del proceso, inversiones estratégicas, responsabilidades, plazos de implementación, entre otros. Un instrumento de esa naturaleza facilitaría la coordinación entre actores de los sectores público, privado y social que puedan contribuir a la dinamización de los centros urbanos.

Más aún, un plan integral para la recuperación de los centros urbanos requiere de una marco normativo atractivo para la iniciativa privada, incluyendo no sólo disposiciones en materia de planificación urbana, como el uso de suelo, sino también en cuanto a una estructura fiscal que motive nuevas inversiones, lo cual suele ser determinante de la probabilidad de materializar nuevos proyectos. Más aún, los gobiernos pueden atraer inversión garantizando mayor eficiencia y transparencia en los procesos administrativos asociados a la expansión o apertura de actividades inmobiliarias, comerciales, productivas, etcétera, para lo cual pueden crear ventanillas únicas que agilicen aquellos proyectos que puedan ayudar a dinamizar las zonas céntricas, como la apertura de oficinas o nuevos negocios. 

Se requieren condiciones físicas adecuadas para elevar el atractivo y funcionalidad de esas zonas, incluyendo el mejoramiento de los servicios públicos como agua potable, alcantarillado, energía y telecomunicaciones, que pueden requerir inversiones en infraestructura básica. Asimismo, se deben garantizar servicios de calidad en cuanto a la recolección de residuos, iluminación, seguridad pública, entre otros, para invitar a más personas a realizar actividades laborales, recreativas, etcétera, en los centros urbanos. Igualmente, asegurar una movilidad eficiente es indispensable en estos procesos, tanto para facilitar el acceso a estas zonas como para mejorar el desplazamiento entre lugares de interés, especialmente a pie. Para ello, los gobiernos pueden diseñar e implementar estrategias para gestionar la demanda vehicular y promover la movilidad sostenible, lo cual además puede incidir positivamente en la actividad comercial al facilitar el movimiento de personas en el espacio público. 

En conclusión, el Covid-19 pudiera generar impactos negativos en la actividad económica, social, cultural, etcétera, de mediano y largo plazo en las zonas céntricas de las ciudades; por ello, sus gobiernos deben prever estrategias integrales para reactivar estas zonas como medida para contribuir a la recuperación económica en los próximos años. En Aguascalientes, el centro de la ciudad cuenta con diversos activos que seguramente ayudarán a reactivar esa zona, pero contar una estrategia integral para ello podría agilizar el proceso. 

 

[email protected] / @fgranadosfranco


Show Full Content
Previous Cortesía entre vecinos/ De imágenes y textos 
Next En Aguascalientes, será esencial vigilar el gasto en campañas para redes sociales el próximo año
Close

NEXT STORY

Close

FCE amplía la oferta de su librería virtual con títulos de editoriales independientes

17/05/2020
Close