Cuidado, esta en una zona de alto contagio/ Alegorías Cotidianas  - LJA Aguascalientes
14/08/2022

Aun con los números de contagios y muertes por Covid-19 hay muchas personas que siguen creyendo que no existe, en ocasiones no es cuestión de desinformación sino de necedad.

El pretexto de muchos para salir y andar de fiesta es que “tenemos que hacer anticuerpos” entonces hacen fiestas de cumpleaños y asisten a cada uno de los eventos que los invitan. 

Usan poco el cubrebocas o lo traen bajo la nariz y no se quedan en casa. Mientras no están en contacto directo una persona que haya tenido un padecimiento grave, entonces no hay virus del qué cuidarse.

También encontramos aquellas personas que creen que estamos iniciando el llamado “nuevo orden mundial” así que piensan que están enfermando a la gente para que sólo habiten la tierra los más fuertes y establecer una sola sociedad donde estemos tipo 1989 o Soylent Green con comida racionada y sin movilidad alguna así que, tienen total resistencia a atender alguna recomendación, tomar algún medicamento y difunden cuanta información es posible sobre el colapso de la sociedad tal como la conocemos ahora.

No podemos olvidar esos sabelotodo que dicen que no es una pandemia el Covid-19 y que todo es una cuestión de un engaño político por lo que en caso de enfermar no hay que tomar medicamento, dejarse vacunar o bien creer en las cifras.

Aunque también existen algunas personas que después de ver fallecer a sus seres queridos continúan resistiéndose ante creer que hay una pandemia.

Todos somos libres de creer lo que queramos, sin embargo, durante los últimos meses he observado a personas que se cuidan natural o rigurosamente y a otras arrepentirse de no haberse cuidado al ver gravemente enfermo a un familiar después de una fiesta. Al final, la necesidad los hace creer en que existe el virus y pedir desesperadamente todos los días a amigos y conocidos orar por la salud de sus seres queridos.

Cuidarse del Covid-19 es una cuestión de supervivencia, aunque, de alguna manera, continuamos expuestos y con el conocimiento de que en algún momento lo padeceremos de una u otra forma.

Si nos cuidamos y nos contagiamos, en el fondo sabemos que hicimos lo mejor que pudimos para permanecer sanos y no contagiar, pues ya ve que hay personas quienes el sentimiento de culpa no les deja vivir en paz al saber que fueron ellos los portadores responsables de haber contagiado a uno de sus seres queridos y que, irremediablemente, no pudo sobrevivir al virus.


Claro está que cuidados tenemos, pero no estamos ciertos de que tan buena salud tenemos. En México no tenemos el hábito de la medicina preventiva o de cuidarnos y seguir nuestro régimen si sabemos que tenemos un padecimiento en particular por el que es necesario llevar una alimentación especial, sin azúcares, carbohidratos, proteína animal, etc., y si a eso le sumamos el sedentarismo, pues estamos medio fritos.

Los semáforos del Covid no dependen de los órganos gubernamentales sino de nosotros mismos. Sé que donde vivo es zona de alto riesgo entonces me cuido y cuido a los demás. 

Podemos creer que al ver los comercios todos abiertos y algunos ya sin medidas de sanidad es porque la cosa no está fea cuando en realidad lo que sucede es que ya nos relajamos y no estamos poniendo cuidado en la salud de todos.

“Por favor Señor, ayúdenos a permanecer abiertos y póngase bien el cubre bocas” le dijo un viene, viene a varios automovilistas en el Parque Nacional del Desierto de los Leones, tiene absoluta razón, ahora podemos ver los comercios abiertos, pero si esto llegara a recrudecer y TODO volviera a cerrar sería consecuencia de las malas decisiones de sanidad que tomamos en lo particular cuando no lavamos nuestras manos constantemente, portamos bien el cubrebocas, e higienizamos nuestro cazado y manos.

Me pregunto qué se necesita para que trabajemos en Aguascalientes como sociedad contra la pandemia, en algunas otras ciudades los comercios tienen miedo de las multas así que obligan a sus clientes a tomar las medidas de sanidad, la necesidad los hace ser responsables de sus negocios y economía, eso también es sentido de supervivencia.

Sobrevivir a la pandemia no es sencillo, tenemos que llevar la fiesta en paz en casa, ser creativos, tener un sistema de teletrabajo, labores caseras y sanitación con el fin de llevar lo mejor posible este tiempo al que no le vemos fin y por el cual estamos padeciendo.

Tal vez podamos creer que la pandemia no existe, sin embargo, dl llevar a la práctica las medidas de sanidad depende la vida económica de todos. Cuidémonos si no es por la salud que sea por el beneficio de todos. Algunos negocios no han soportado el peso de la crisis económica producida por los efectos secundarios del Covid, esos que no pegan en la salud, pero si en el bolsillo.

La responsabilidad, la empatía, disciplina son los valores que hoy tenemos que poner en práctica para que todo esto sea mucho, mucho más leve.

Si, lo mexicanos somos creativos, pero también tercos e indisciplinados y lo vemos reflejado en nuestras acciones sanitarias, sabemos que debemos traer un cubrebocas “bien portado” y entramos a los lugares llevándolo en la barbilla o bajo la nariz, sucio, roto o flojo, fingimos ponernos gel antibacterial en las manos y estas no las lavamos constantemente.

¡Peligro, usted se encuentra en una zona de alto riesgo de contagio! su salud, así como la de los demás está en sus manos.

Laus Deo

 

@paulanajber

 


Show Full Content
Previous Pronunciamiento con respecto al cambio en el liderazgo en la Coordinación General De Movilidad 
Next De Rebote
Close

NEXT STORY

Close

Del júbilo al abandono y desencanto: La tragedia de Fuerza por México, partido que abanderó Luis Armando Reynoso Femat en Aguascalientes

02/07/2021
Close