Elección de Estados Unidos 2020/ La columna J - LJA Aguascalientes
01/12/2022

“El tiempo desafía a las ínfulas del poder, es su juez y también su ejecutor”

Cuando hablamos de democracia, hablamos de un sistema en el que se expresan la voluntad de las personas, pero al mismo tiempo, se ve plasmado el ánimo social, Winston Churchill hacía mención de que la democracia es el menos peor de los sistemas políticos. Debería pasar el tiempo para que los historiadores que hagan uso de su pluma dentro de doscientos años, den referencia de si efectivamente estábamos en lo cierto. Pero lo que sí se puede plasmar en la democracia, es que existen los equilibrios y en rara ocasión, un interés particular puede sobrepasar a la voluntad de las mayorías.

Donald Trump se caracterizó por ser un gobernante retador, desafiante, estridente, provocador, su estrategia versaba en el ataque, con un tweet ponía a temblar a las bolsas de todo el mundo, mostró una postura de cuidado absoluto al sentido de pertenencia de los estadounidenses, menosprecio en distintas ocasiones a los inmigrantes, como ejemplo, tenemos el alza a los aranceles y la constante intención de construir un muro en la frontera con México.



 

Desde la perspectiva de cualquier mexicano, esto pudiese parecer no popular, no obstante, para las personas que ostentan una identidad sobrevalorada en la esencia americana, resulta de manera evidente una postura que engrandece y enarbola al sueño americano, pues Estados Unidos es para los norteamericanos. Pero la democracia de este país, dio cátedra nuevamente de lo que los padres fundadores de esta nación anhelaban para su patria.

Estados Unidos es la Roma del presente, es la potencia económica, política y militar. El poder resulta una necesidad para los seres humanos, incluso desde antes de que existiera como concepto, la lucha por el poder desencadena guerras, conflictos, eventos que quedan marcados en la historia, sin embargo, esta elección presidencial, extiende sobre los países democráticos de todo el mundo un ejemplo de organización. Aparentemente ninguna persona es más grande que la misma representación de esta nación.

“No estoy interesado en el poder por el bien del poder, pero estoy interesado en el poder que es moral, que se correcto y que es bueno” Martin Luther King.

Joe Biden obtuvo 290 votos electorales, el día de las elecciones se percibía una contienda cerrada, sin embargo, fue cuestión de horas para que la diferencia comenzara a plasmarse de manera directa, considero que en esta ocasión no hubo campañas con grandes estrategias electorales, el ritmo del planeta ejercía la agenda de ambos candidatos, los debates fueron un buen ejercicio, pero no definitorios ni de gran trascendencia, en los últimos días de campaña existió una participación de personajes como el expresidente Obama, quien se puso a hacer llamadas directamente a los electores.

Resultará verdaderamente interesante la dinámica que tome Joe Biden para con México, ya que Trump de un modo u otro, desmanteló las estructuras gubernamentales que, en la diplomacia, el comercio, la seguridad, el medio ambiente, la energía, ejercieron por décadas un modelo de presión asimétrica ante sus aliados, como lo es el caso de nuestro país.

Considero fundamental y de vital importancia el rol que juega el colegio electoral, sin duda alguna, los fundadores de Estados Unidos, dejaron establecido un sistema electoral que al menos es un ejemplo para muchos países, es evidente que tiene áreas de oportunidad, pero refleja un equilibrio en las concentraciones poblaciones y la representación que tienen los estados. El voto indirecto refleja un contraste interesante y de gran valía. El colegio electoral se compone por un total de 538 electores. Se puede esgrimir que la jornada electoral tuvo dos ganadores, la participación ciudadana y Joe Biden.


“La pasión de dominar es la más terrible de todas las enfermedades del espíritu humano” Voltaire.

Estimado lector, hace algunos años escribí sobre la oportunidad que teníamos como país ante la victoria de Donald Trump ante Hilary Clinton, considere que tener a un político de ese perfil podría unir a los mexicanos y eso engrandecería las posibilidades del país, creo que en algunos aspectos sí cumplió el pronóstico, creo que en muchos otros no. La elección de Estados Unidos nos deja un ejemplo, las naciones deben ser grandes por sí mismas, sus atavíos deben de depender de la grandeza de su gente. La gloria debe ser asequible por la voluntad de los buenos ciudadanos, nadie por encima de lo que una patria representa. 

In silentio mei verba, la palabra es poder.


Show Full Content
Previous Murales con sentido social
Next Notas sobre el triunfo de Biden/ El peso de las razones 
Close

NEXT STORY

Close

Municipio invertirá 128 millones de pesos en materia de movilidad

31/01/2018
Close