¿Igualdad o tercera ola feminista?/ El espejismo de la igualdad  - LJA Aguascalientes
27/01/2023

Si yo le preguntara a cada lectora, lector de este medio de comunicación sobre su opinión acerca de lo que el feminismo ha ganado en el último siglo, es muy probable que me digan que durante este periodo las libertades de las mujeres, su acceso a oportunidades de desarrollo y su representación pública se han incrementado exponencialmente, que hemos alcanzado la igualdad. Que ahora las mujeres tenemos derechos que para las sufragistas por ejemplo, pudieron ser casi imposibles de pensar como realidad (la paridad política para no ir tan lejos, conquista clave de la tercera ola feminista). Esta corriente humanista de pensamiento que es el feminismo, atraviesa por un serio replanteamiento sobre la igualdad y su supuesto logro con la conquista de la representación política que ha resultado en algunos casos, funcionar como extensión del patriarcado para la exclusión de los derechos de las propias mujeres porque ¿Qué puede ser más elocuente que una mujer apoyando el discurso patriarcal y desacreditando las exigencias del feminismo? 

En esta situación donde priva el espejismo de la igualdad debemos entender como lo señala la doctora Papa Wojtyla que las mujeres en política no han logrado romper los techos de cristal, no son dueñas ni habitantes de pleno derecho; son “presencias amigas” del status quo patriarcal (Valcarcel; 2015). Los tiempos son paritarios, porque lo exige la justicia, pero los modos siguen siendo los de la dinámica de las excepciones. La mujer excepcional es una quiebra relativa en la lógica patriarcal, que la admite también sólo por excepción (bis). 

En nuestro Estado tenemos que 14 mujeres son legisladoras, dos son presidentas municipales, en cada cabildo existen por lo menos tres mujeres y en el Gobierno del Estado hasta hace poco tiempo teníamos una secretaria de Gobierno, eso en cuanto a los puestos más altos del poder público.

Por otro lado, en los 9 partidos políticos que tenemos, aquellos que a decir de Giovanni Sartori se conceptualizan a través de tres ideas básicas a saber, que es diferente a una facción, en tanto no concibe un antagonismo al poder político; es parte de un todo, en tanto representa un aspecto y a un grupo específico de la sociedad; y es un conducto de expresión, ya que como canal de expresión biunívoca, los partidos terminan por expresar ante el gobierno las inquietudes de la población y ante la población las decisiones del gobierno. Los partidos son considerados como los principales actores que compiten por el poder. (Sartori; 1999) Estos 9 partidos son dirigidos por hombres y bueno, podrían decirme ¿Y esto qué afectación tiene para las mujeres? Mucho a decir verdad pero centralmente esto:

Cuando sólo visiones de hombres son las que predominan en los partidos políticos, no existe la manera de que los derechos de las mujeres puedan hacerse visibles. Por ejemplo, recientemente escuchaba en un panel a esos representantes partidistas locales hablando sobre las mujeres y su representación política (exacto, los hombres de nuevo opinando sobre los derechos de las mujeres ¿hay algo más absurdo?).

Bueno pues en opinión de uno de ellos, sí hay mujeres en su partido, son las que hacen la “talacha política”. ¿Qué significa esto? Que para ese partido (y para todos por lo que se ve), las mujeres seguimos en lo privado que es donde lo hacemos mejor; como buenas amas de casa tenemos una relación más cercana con las y los vecinos, conocemos la colonia, sabemos de sus necesidades porque las vivimos día con día, somos líderes sí, de la colonia, en el último eslabón de la cadena de la representación política, ahí estamos honrosamente, ahí es reconocida nuestra valía. 

Por otro lado, esos liderazgos masculinos al ser obligados a cumplir con la paridad, postulan mujeres que sean como lo mencionaba más arriba, presencias amigas, estas presencias cumplen con ser y estar perpetuando la idea de la concesión (se le concedió a las mujeres el derecho a participar y ocupar puestos igual que a los hombres, se les concedió) y la excepción (la idea de la paridad como excepción, por mientras, un tiempo).

El discurso de las mujeres pilares de los partidos como líderes de colonia define como señala la filósofa Le Doeuff, al sistema de poder patriarcal como uno que se funda en estrategias de exclusión continuadas que mutuamente se apoyan y son también estrategias de des valoración de las mujeres.

Si entendemos lo anterior nos daremos cuenta entonces de que estamos siendo educadas desde el espejismo de la igualdad que nos hace creer que lo que tenemos hoy ya se había ganado, que no debemos nada, que nos han concedido el derecho para por fin participar y debemos conformarnos con los que ellos nos sigan diciendo es lo mejor para nosotras. 


De una manera trascendente, aquellas mujeres que han logrado el sueño de la tercera ola por la representación política, tienen una responsabilidad que aún no se han tomado enserio y que conlleva un ejercicio responsable y sorirario con otras mujeres; cada una de esas mujeres privilegiadas que han conquistado el poder público tienen que trabajar por educar a las demás, por pugnar por su preparación, por su inclusión, sacar a esas líderes de colonia que los hombres no ven más que como fuerza motora, empoderarlas, apoyarlas, guiarlas y transformar desde el feminismo la forma de crear políticas públicas. Queremos ver, ansiamos ver una representación sustantiva que nos acompañe a todas.

Creo que estamos en ese camino del autoconocimiento y de quitarnos las vendas de lo privado, pero debemos agudizarnos y entendernos, hay mujeres que apenas nos estamos dando cuenta de hasta donde nuestra capacidad de incidencia pública rompe el status quo y cimbra la balanza de la igualdad. Es muy importante que nos reconozcamos y en el tema político, que esas mujeres líderes, diputadas, senadoras, regidoras, presidentas municipales empoderen a otras mujeres y levanten la voz internamente, en sus partidos para que estos nos tomen en serio con la fuerza pública que tenemos respaldada en el 51 por ciento de la población.


Show Full Content
Previous México escandinavo/ Análisis de lo cotidiano 
Next La era post-Maradona: un mundo sin D10s
Close

NEXT STORY

Close

Unicef respalda regreso a clases presenciales en México; los menores están más inseguros en centros comerciales y parques

17/08/2021
Close