In Memoriam Francisco Javier Fernández Martínez/ En la paz de estos desiertos  - LJA Aguascalientes
18/06/2024

Me permito escribir este texto en homenaje y recuerdo del Maestro Francisco Javier Fernández Martínez, maestro en el sentido de la palabra, no del título académico, que también lo era, sino de aquel que enseña. Sé que fue maestro de muchas y muchos universitarios, pero también, y lo sé apenas hace poco, de jóvenes de preparatoria.

Confieso que no sé mucho de su formación, no éramos amigos, pero fue mi maestro y un generoso académico que merece ser recordado como un investigador y justo de eso quiero hablarles, del trabajo de investigación que realizó en sus posgrados y que representan, a mi juicio, un trabajo innovador en torno al estudio del periodismo y la literatura de Aguascalientes.

El maestro Paco fue mi maestro en la licenciatura en historia, fue enviado por el Departamento de Letras de la Universidad Autónoma de Aguascalientes para darnos alguna materia sobre escritura. Lo recuerdo muy bien, era muy joven y desde entonces fue muy generoso conmigo. Recuerdo que lo apoyé con algunos temas de historia de Aguascalientes y él, en agradecimiento, me regaló tres libros, entre ellos La Frontera Nómada de Héctor Aguilar Camín. Su gesto me provocó una gran sorpresa porque me pareció de una generosidad no común.

Fueron los años y mi propia vida académica la que me hizo poder conocer más de cerca sus investigaciones. Yo estudiaba el doctorado y él se enteró del tema que trabajaba, se acercó a mí, me invitó al café del Codo y tuvimos una larga plática sobre periodismo de Aguascalientes en el siglo XIX, me ofreció sus tesis, la de maestría y doctorado y me motivó a que propusiéramos en el Encuentro Internacional de Historiadores de la Prensa, una mesa sobre historia del periodismo en Aguascalientes. Desgraciadamente no pudimos realizarlo.

Sin embargo, ese mismo día me envió sin ningún tipo de reparo sus tesis, hoy inéditas y que fueron en lo personal, un acercamiento muy distinto a la historia de la literatura y el periodismo en Aguascalientes.

El resultado de su Doctorado en Humanidades y Artes cursado en la Universidad Autónoma de Zacatecas, fue la tesis: Revista La Imitación (1850). Ruptura y continuidad en la primera publicación literaria aguascalentense, que es un trabajo fundamental para la comprensión de la primera literatura aguascalentense publicada y leída a través de la prensa.

Muchos años antes, el Maestro Francisco publicó junto con las Maestras Alicia Giacinti, Adelina Alcalá, Sol Martínez, Martha Lilia Sandoval, Guadalupe Montoya, María del Carmen Arellano y Yolanda Ramírez, un libro imprescindible para comprender la historia de la literatura en Aguascalientes: Horizontes literarios de Aguascalientes. Escritores de los siglos XIX y XX, en el cual participó con un texto sobre Jesús Díaz de León.

Con el Maestro Felipe San José compartió la pasión e interés por el libro que editara Trinidad Pedroza, compusiera Ricardo Rodríguez Romo y tradujera Jesús Díaz de León, El Cantar de los Cantares (1891). Ambos dejaron pendiente la investigación de las traducciones, desde el punto de vista filológico, que hiciera Díaz de Léon, especialmente del hebreo al español.

En su tesis de doctorado y en el artículo que surgió a partir de ella, La formación del sistema literario mexicano: el caso de la región central con “La Imitación”, abona por los estudios periféricos de la literatura mexicana argumentando: “La pertinencia que tiene este trabajo resultante de la necesidad de continuar con la construcción del mapa literario de México durante el siglo XIX, pues, a decir verdad, no podemos hablar de literatura mexicana, cuando en muchas regiones de tal país está aún todo por hacerse para reconstruir dicho mapa”.


Para dimensionar el periódico La Imitación, escribía el Maestro Fernández Martínez, es necesario reconocer en este ámbito la concepción que se tenía sobre cultura a partir del ámbito literario; la noción que se poseía sobre la imitación, inmanente al aspecto estético y, consecuentemente, a la manera en que esta noción ejercía su preeminencia en las producciones estéticas en general y literarias específicamente a mediados del siglo XIX”.

Su labor, escribir una tesis entera dedicada a este periódico para explicar el papel fundamental que tuvo en el desarrollo de la literatura local y ubicarlo en el ámbito nacional, fue y puedo decirlo desde mi experiencia por pláticas con él, una búsqueda que promovía entre los que nos dedicamos a la investigación de la historia de la literatura, el libro y la cultura.

En la misma tesis y con el afán de ubicar la producción periodística en Aguascalientes en el siglo XIX, el Maestro Fernández recuperó un cuadro muy valioso sobre las publicaciones periódicas de Aguascalientes entre 1825 y 1908, basado en las listas que hicieron previamente Jesús Díaz de León, Jesús Gómez Serrano y José Luis Engel, que nos permite dimensionar la basta producción literaria y periodística local.

El trabajo del Maestro Martínez se inscribe en el contexto de la historia y la literatura regional con el objetivo de dotarla de valor y reconocimiento, pero sobre todo, de sumar en la construcción de esa historia nacional.

La generosidad y el gesto siempre amable y sonriente fueron su característica, me parece que así le recordamos muchos. Obvio decir que este es un homenaje personal con profundo agradecimiento, uno que no pude darle en mi examen de titulación porque no pudo asistir, pero que hice expreso y que hoy quiero hacer público porque creo firmemente que sus trabajos de investigación merecen ser conocidos y reconocidos dentro del ámbito de la historia de la literatura y periodismo aguascalentense.

Va pues mi homenaje al Maestro Francisco Javier Fernández Martínez con profundo respeto a sus familiares y amigos.

Deseo que este año difícil que despedimos nos permita no olvidar a todas y todos aquellos que han contribuido en el conocimiento y crecimiento de nuestro pasado.


Show Full Content
Previous Las cosas como son y otras fantasías de Pau Luque/ El peso de las razones 
Next Ensayo sobre la Navidad/ La columna J