Más oscuros que claros en la trayectoria de Aristóteles Sandoval - LJA Aguascalientes
16/04/2024

APRO/Gloria Reza

 

A lo largo de su carrera, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz fue señalado de tener nexos con la delincuencia organizada; algunos de sus colaboradores y un amigo fueron atacados o asesinados por la misma. Detrás del homicidio del político, ocurrido la madrugada del viernes 18, puede ocultarse una historia similar.

A la 1:40 de la madrugada, cuando fue al baño del restaurante bar Distrito 5, el exgobernador y político activo del PRI fue baleado por la espalda. De manera simultánea, en la calle los escoltas de Sandoval se enfrentaron a tiros con un comando.

Hace años, en 2007, tras el asesinato de Ignacio Loya Alatorre, identificado por la entonces Procuraduría General de la República como operador financiero de Ignacio Coronel –capo del Cártel de Sinaloa afincado en Guadalajara que fue abatido el 30 de julio de 2010–, esa instancia y su homóloga de Jalisco abrieron la averiguación previa 029/2007/H.I./A.

Ésta reveló que el entonces diputado local en la 57 Legislatura y presidente de la Comisión de Hacienda, Aristóteles Sandoval, tenía relación con el occiso.

Loya fue ejecutado a balazos el 21 de febrero de 2007 en las inmediaciones del estadio Jalisco. En las indagaciones de la procuraduría estatal se establece que era amigo de Sandoval desde 2005 y lo conoció por medio de Alfredo Barba Mariscal, exalcalde de Tlaquepaque e hijo de Alfredo Barba Hernández, líder estatal de la priista Confederación Revolucionaria Obrera y Campesina.

Loya habría brindado apoyo económico –uno de los últimos por 100 mil pesos– para los proyectos de varios políticos del PRI, incluido Sandoval Díaz. Sin embargo, él negó haber recibido dinero de Loya y dijo que desconocía las actividades empresariales de su amigo (Proceso 1832).

El 4 de junio de 2009, el entonces presidente del PAN en Guadalajara, Manuel Romo, publicó en varios periódicos locales algunos cuestionamientos dirigidos a Sandoval sobre su presunto consumo de drogas, las señaladas relaciones con el crimen organizado y su alegada violencia física y verbal contra mujeres y hombres.


Otro escándalo estalló el 5 de junio de 2009, cuando Sandoval, postulado para alcalde de Guadalajara, llevó una muestra de cabello a fin de practicarse públicamente un examen antidoping. Su contrincante, el panista Jorge Salinas, lo había retado a que hiciera la prueba, pero en un arranque de molestia el priista desistió y se llevó la muestra.

A pesar de todo, un mes después, el 5 de julio, obtuvo la mayoría de los votos y venció al panista, quien era el preferido en las encuestas.

Antes de ganar esa elección, Sandoval quiso competir en 2006, pero su partido decidió que el candidato fuera Leobardo Alcalá Padilla, que perdió ante el panista Alfonso Petersen.

Otro señalamiento que se le hizo a Sandoval fue que en su declaración patrimonial de 2009 no incluyó una camioneta Hummer con valor de 430 mil pesos que compró ese año, una Grand Cherokee, una camioneta Toyota, un auto BMW y dos vehículos más, así como una casa que le compró en 2001 a la abuela de su esposa, Lorena Arriaga, por cerca de 2 millones de pesos.

El padre de Aristóteles es el magistrado retirado Leonel Sandoval Figueroa, y su madre, Sagrario Díaz Torres, ambos señalados de generar cotos de poder en el Instituto Jalisciense del Adulto Mayor. A Sandoval Figueroa también se le acusó de intervenir en las elecciones intermedias de 2015, ya que unas grabaciones difundidas en las redes sociales lo involucraban en negociaciones con la organización MAS, con el objetivo de mantener al PRI en el gobierno.

 

Ataque y homicidio

El 1 de julio de 2012 Sandoval ganó la gubernatura y sacó al PAN del poder que mantuvo durante 18 años. En esa elección compitió contra Enrique Alfaro, de Movimiento Ciudadano y actual gobernador, y contra el panista Fernando Guzmán Pérez Peláez.

Rindió protesta el 1 de marzo de 2013. A los nueve días asesinaron a su secretario de Turismo, Jesús Gallegos Álvarez. Según la investigación oficial, el funcionario pudo ser ultimado por una orden del cabecilla del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) Daniel Quintero Riestra, El Danny.

El día del homicidio, Gallegos acababa de salir de una reunión en Casa Jalisco. Sus atacantes lo siguieron hasta la avenida Acueducto, al cruce de Paseo de los Parques y José María Escrivá, en Colinas de San Javier, Guadalajara. Ahí lo acribilló un comando.

La fiscalía informó al respecto que el líder del CJNG, Nemesio Oseguera Cervantes, el Mencho, mandó matar a Gallegos supuestamente porque colaboraba con su cártel y también con el de Los Caballeros Templarios.

El pasado 20 de enero el juez decimoprimero de lo Penal decidió liberar al Danny. En octubre los magistrados de la Primera Sala Especializada en Materia Penal confirmaron su absolución por el homicidio de Gallegos.

La autoridad informó que por ese crimen capturó a nueve personas y que faltaba cumplir órdenes de aprehensión contra el Mencho, Javier Sandoval, un exagente investigador, Gregorio Pelayo, Ricardo Ruiz y José Luis González.

 

El caso Nájera

El 21 de marzo de 2013 se creó la Fiscalía General del Estado, que absorbió a la Procuraduría General de Justicia de Jalisco y a la Secretaría de Seguridad. Su primer titular fue Luis Carlos Nájera.

Dos años más tarde éste fue señalado por policías de proteger al CJNG. Casi dos semanas después de la acusación, el 6 de julio, dejó el cargo. Sin embargo, el 13 de febrero de 2018 volvió al gabinete estatal como secretario del Trabajo.

Tres meses después de ese retorno, el 21 de mayo, Nájera fue atacado por un comando cuando se encontraba en el restaurante Suntory, ubicado en la esquina de las calles Morelos y Chapultepec.

Según él, al momento que vio llegar a unos sujetos reconoció sus rostros y recordó que eran criminales, por lo que pidió a sus escoltas que estacionaran su camioneta blindada en la entrada del establecimiento. La balacera empezó cuando Nájera se dirigió a la salida. Tres de sus escoltas y dos civiles resultaron lesionados, mientras que Nájera sufrió una lesión en la mano izquierda.

Tras el ataque se desencadenó el incendio de vehículos en la ciudad. La policía detuvo a seis sospechosos de participar en la agresión y quienes presuntamente pertenecían al CJNG.

El gobernador Sandoval confirmó al día siguiente, 22 de mayo, que el grupo delictivo tenía como objetivo asesinar a Nájera, “quien hasta hace tres años se desempeñara como fiscal general del estado, con una trayectoria de 30 años al servicio policial y desde hace tres meses como secretario del Trabajo”.

El mismo día afirmó que combatía al CJNG desde el inicio de su administración, lo que había “costado amenazas” al secretario general de gobierno, Roberto López, y a él mismo.

Luis Carlos Nájera ya había sido secretario de Seguridad Pública durante la administración del panista Emilio González Márquez. El crecimiento del CJNG en el estado coincidió con su llegada a ese cargo. Antes de eso, Nájera fue director de la Policía de Guadalajara, así como jefe de custodios y director operativo de la Policía de Zapopan.


Show Full Content
Previous Gobierno Federal pide al INE y a partidos políticos ceder sus tiempos en radio y TV por pandemia
Next Reformas a la Ley del Banco de México: Llamadas de alarma desde Estados Unidos
Close

NEXT STORY

Close

No alcanzará el presupuesto para equipar a escuelas de Aguascalientes con filtros sanitarios

26/03/2021
Close