Rufianes/ Bajo presión  - LJA Aguascalientes
04/07/2022

Nunca escriba o diga algo de una persona que no se le pueda decir a la cara. Ese es el primer punto del decálogo de Miguel Ángel Granados Chapa, uno de los más grandes periodistas de México. Ese consejo está implícito en el código universal de ética de la Unesco, pues el periodista está obligado a dedicarse a la realidad objetiva y su compromiso con el derecho de la gente a la información veraz, determina a probar nuestros dichos, incluso aquellos adjetivos que puedan sonar fuertes.

Ahora que se suele confundir la opinión con la información, cuando se cambia el oficio de reportero o periodista por el de generador de contenidos, es fácil encontrar a quien descuida su lenguaje y cae en la tentación de insultar al describir, a eso hay que sumar la distancia de la virtualidad, no sólo creemos que no hay obligación alguna de sostener lo que se dice, sino que jamás nos encontraremos cara a cara con aquel o aquellos de quienes decimos algo.

La columna editorial de este diario, La Purísima… Grilla, es un texto colectivo que intenta representar con un estilo provocador, la postura de quienes elaboramos LJA.MX, en su manufactura colaboramos todos, desde la directiva hasta nuestro querido vigilante de las instalaciones, partimos de que no todos pensamos igual, pero nos unen las causas y movimientos en los que creemos y a los que nos debemos. Entendemos el colectivo no como una máscara tras la que podamos deslindarnos de la responsabilidad sino como la posibilidad de expresar aquello que creemos en conjunto.

Bajo ese colectivo yo he llamado ladrones a los miembros de la LXIV Legislatura del Congreso de Aguascalientes, cada vez que lo he escrito pienso en el principio de Miguel Ángel Granados Chapa y si seré capaz de llamarlos así de tenerlos frente a frente, tanto lo he pensado que ya no dudo, por supuesto, los 27 diputados le roban al erario, mensualmente gastan, no ejercen, dilapidan 30 mil pesos mensuales que pide para “apoyos sociales”, sobre esa cantidad de dinero, no rinden ninguna cuenta, no presentan comprobantes, incluso acordaron clasificar esa información como confidencial para que no se les pueda exigir a través de los mecanismos de transparencia con que la ciudadanía cuenta.

Quien roba, y vámonos al diccionario, es “tomar para sí lo ajeno, o hurtar de cualquier modo que sea”, al negarse a rendir cuentas sobre cómo gastan ese dinero, los diputados, todos, son unos ladrones. No importa cuántas veces se les diga, porque esta Legislatura ha escogido la indignación como disfraz, pero eso son, unos ladrones.

Ayer, en un acto más de simulación, estos diputados a los que les fascina poner en vergüenza a Aguascalientes, realizaron un foro para discutir sobre un cambio a la Constitución local que permitiría criminalizar la decisión de las mujeres sobre su cuerpo; insisten en vulnerar los derechos humanos con el pretexto de que quieren “proteger la vida desde la concepción”, nomás no quieren decir que no pueden estar sobre la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así que fingen que atienden opiniones diversas sobre el tema, cuando en lo oscurito, ya pactaron cuál será el sentido de su voto.

Durante ese encuentro virtual, alguien los llamó rufianes, Tania Magallanes, jefa de información de LJA.MX, lo contó así:

“Karina Banda Iglesias se ofende porque Dahlia de la Cerda llama a los diputados rufianes que no protegen ni la vida ni los derechos humanos, y todavía se pone a defender el Pin Parental, aun cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación ya les dijo que es inconstitucional porque viola los derechos de las infancias. ¿Ven por qué sí son unos rufianes los diputados del Horrible H. Congreso del Estado de Aguascalientes?

“RUFIÁN: m. y f. Persona sin honor, perversa, despreciable.”


Totalmente de acuerdo, rufianes y ladrones, ahí están las definiciones del diccionario, afortunadamente no tendré que decírselos a la cara porque suelo escoger mis compañías, pero puedo dormir tranquilo porque nadie me puede llamar ladrón o mentiroso.

Coda. Estoy en paz con Miguel Ángel Granados Chapa, quien en el segundo punto de su decálogo periodístico propuso: “Combata la ambigüedad: no insinúe, no exagere, no minimice. Elija una postura y defiéndala. Un juicio no depende de la complicidad del lector sino del apego a la verdad”, diccionario en mano, estoy con Tania Magallanes y Dahlia de la Cerda.

 

@aldan


Show Full Content

About Author View Posts

Edilberto Aldán
Edilberto Aldán

Director editorial de La Jornada Aguascalientes
@aldan

Previous No podrán estados comprar vacuna contra covid-19 directamente; Alianza Federalista manda carta al presidente
Next LJA 17/12/2020
Close

NEXT STORY

Close

Plaza de la Soberana Convención no será un museo

09/10/2014
Close