AMLO, reacciones ante Biden/ Visiones a la distancia  - LJA Aguascalientes
28/05/2022

Al presidente de México no le interesa iniciar una buena relación con el nuevo Presidente de los Estados Unidos y explicaré los motivos.

Cuando finalizó el cómputo electoral días después de la elección en los Estados Unidos, López Obrador decidió no reconocer a Joe Biden, el candidato demócrata, como lo hicieron la mayoría de los líderes de las democracias de primer mundo. El pretexto fue: el respeto a la autodeterminación de los pueblos. El mensaje que Biden pudo percibir fue: soy amigo de Trump y hasta que se termine su posibilidad de quitarte la victoria, no tendrás mi reconocimiento. La reacción en México fue de consternación porque independientemente de ser simpatizante o no del presidente de México, este tipo de acciones nos repercuten a todos, nadie queremos que AMLO tenga una mala relación con el presidente de Estados Unidos, nuestras vidas están inevitablemente ligadas. En mi opinión, el mensaje que López Obrador le envía a Joe Biden es: No vayas a reconocer ningún triunfo electoral en México, hasta que se haya concluido todo el proceso judicial. López Obrador ya está previendo una derrota electoral y la impugnación de alguna o todas las elecciones venideras.

Para agregar sal a la herida, el primer mandatario tuvo la ocurrencia de ofrecer asilo político a Julian Assange. Indulto, asilo y protección ofreció a quien el gobierno de los Estados Unidos busca juzgar por 18 cargos graves como espionaje y conspiración. El pretexto fue: “la libertad de prensa”. El mensaje que Biden percibe es: “no solamente no soy tu amigo, sino que además soy amigo de tus enemigos”. En México y en otras partes del mundo la reacción fue solicitar al presidente garantías para los periodistas en México luego de que un informe especial de la organización no gubernamental internacional Comité para la Protección de los Periodistas (conocida como CPJ por sus siglas en inglés), determinara en diciembre de 2020 que México es el país más peligroso del mundo para ejercer el periodismo, por encima de países en guerra como Afganistán. En mi opinión, AMLO envía un mensaje a Biden de que no cree en el periodismo tradicional y por lo tanto, cualquier información que surja en los medios que él no controla, seguirá siendo descalificada. Otra vez, está preparando el terreno para su derrota electoral y cualquier acusación como las que rutinariamente le hace Carlos Loret de Mola desenmascarando sobre todo la corrupción de su administración.

A mediados de diciembre de 2020, luego de la detención del General Cienfuegos en California, Estados Unidos, el Congreso mexicano de mayoría afín a morena, el partido del presidente, aprobó reformas a la Ley de Seguridad Nacional para “regular” la operación de agentes de la DEA, el FBI, la CIA, entre otros en nuestro territorio. El pretexto: “la soberanía nacional”. El mensaje que Biden recibe: “se acabó la cooperación para investigar el crimen organizado en México y menos que no nos enteremos de a quiénes y por qué delitos lo hacen”. La reacción: “México está a punto de convertirse en zona franca del crimen ante nuestros ojos” de acuerdo con lo que escribió la periodista Anabel Hernández, experta en temas de narcotráfico en México para Deutsche Welle. En mi opinión, no es malo regular la actuación de organismos extranjeros, al contrario, el tema es que el resultado ayuda a  AMLO a prevenir de las investigaciones que podrían estar llevando a cabo esos organismos por la confesión presidencial de haber liberado a Ovidio Guzmán y su “relación” con la madre del Chapo Guzmán luego de que el 29 de marzo de 2020 la saludara en Badiraguato, Sinaloa.

Como si fuera poco exoneró al General Salvador Cienfuegos en un tiempo récord para nuestro sistema, pero eso no fue lo peor. El pretexto: la propia declaración de López Obrador a los medios: “no es posible que se lleve a cabo una investigación con tanta irresponsabilidad, sin sustento y que nos quedemos callados”. El mensaje a Biden fue: “no cooperaremos con la DEA, el Departamento de Justicia, y ningún organismo de procuración de justicia de tu gobierno”. Y por si no fuera suficiente, encima publicaron, los documentos compartidos de la DEA que forman parte de la investigación judicial en Estados Unidos. La reacción del Departamento de Justicia de Estados Unidos: “publicar la información viola el Tratado de Asistencia Legal Mutua entre México y Estados Unidos y cuestiona si EEUU puede seguir compartiendo información para apoyar las propias investigaciones criminales en México”. En mi opinión, López Obrador envía al nuevo presidente de Estados Unidos un mensaje de que entre él y las fuerzas armadas hay un respaldo mutuo que sobrepasa cualquier ley o acuerdo internacional. Si eso es cierto o no, es otra historia.

López Obrador no tiene la educación suficiente, ni la preparación, ni el profesionalismo político de Biden, mucho menos su capacidad diplomática. AMLO es un opositor nato y sólo eso sabe hacer bien, muy bien. Por eso necesita enemistarse con Estados Unidos para cuando las cosas no le pinten bien, pueda martirizarse como lo hemos visto siempre. Necesita un enemigo a quien culpar de sus errores. Nada nuevo, no tiene ninguna ciencia. Lo malo es que para salvar su pellejo, el presidente nos pone a todos como carne de cañón.


Show Full Content
Previous El bestiario político de Donald Trump/ Taktika
Next Pacientes covid-19, ante la duda, la consulta del expediente clínico/ En el fondo de la ley 
Close

NEXT STORY

Close

Todo listo para el inicio ciclo escolar 2019-2020 en Aguascalientes

24/08/2019
Close