La biblioteca del dr. Ernesto Lemoine/ En la paz de estos desiertos  - LJA Aguascalientes
28/05/2022

Este 2021 se conmemoran varios aniversarios históricos, sólo por mencionar algunos: los quinientos años de la Caída de México Tenochtitlan, los doscientos años de la Consumación de Independencia, los doscientos años del natalicio del aguascalentense Jesús Terán Peredo. Traigo esto a colación porque en Aguascalientes, además de que el Congreso del Estado acordó que se declarara el 2021 como “Año del Bicentenario del Natalicio de Jesús Terán Peredo”, contamos con un acervo bibliográfico especialmente representativo para el estudio de la Independencia de México, me refiero a la biblioteca del dr. Ernesto Lemoine Villicaña, que es parte de las colecciones que se resguardan en la Biblioteca Pública Central Centenario Bicentenario, propiedad del Instituto Cultural de Aguascalientes a través de la Universidad de las Artes.

Ernesto Lemoine Villicaña (1927-1993) fue un historiador mexicano especializado en la etapa colonial y el siglo XIX, profesor e investigador en la Escuela Nacional Preparatoria y la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM e investigador en el Archivo General de la Nación. Autor de más de cien textos sobre historia y geografía de México, y algunos cuantos de historia de Centroamérica.

Mucha de su obra fueron libros individuales pero también la podemos encontrar en el Boletín del Archivo General de la Nación y el Boletín Bibliográfico de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Lemoine fue especialista, como ya lo mencioné, en historia colonial y del siglo XIX mexicano, de la Independencia, la Invasión Norteamericana y Francesa y el restablecimiento de la República.

Se destacó por promover y defender la investigación histórica a través de las fuentes primarias. Trabajar en el Archivo General de la Nación lo hizo destacarse en historia social de la Independencia y en la historización de grandes personajes como Vicente Guerrero y José María Morelos. La dra. Patricia Galeana, quien liderara un homenaje que le hicieron entre el Archivo General de la Nación, la Unión de Universidades Latinoamericanas, la FFyL de la UNAM y la Escuela Nacional Preparatoria en 1994, dijo sobre él: “Lo recuerdo, en fin, defendiendo con pasión los ideales de los revolucionarios que nos dieron patria, su admiración y su cariño por Morelos o su defensa de Vicente Guerrero en la consumación de la Independencia, desmintiendo el Abrazo de Acatempan”.

Esa pasión por la historia patria lo hicieron destacarse como el principal estudioso de José María Morelos y Pavón y uno de los más importantes estudiosos de la Independencia de México.

Fue, además, un apasionado bibliófilo que en su búsqueda por ediciones originales de la historia, no sólo de México sino del mundo, lo hicieron hacerse de una colección bibliográfica valiosísima para el estudio de la historia, pero también, de la religión, la bibliofilia, el arte, la geografía, la literatura y la cocina. Dicen que era un asiduo cliente de las librerías de viejo de la capital del país y eso es notorio en su biblioteca, que cuenta con aproximadamente veinte mil volúmenes que datan del siglo XVII al XX, de países tan distintos, como ediciones extrañas.

Su biblioteca es la típica biblioteca de coleccionista, ya que está en su mayoría encuadernada en un mismo estilo, lo que le da su sello característico. Esta biblioteca no es sólo la de Ernesto Lemoine, sino también la de Guillermina González, ya que en pareja constituyeron esta extraordinaria colección que te permite adentrarte en la vida de una pareja de historiadores que amaban la literatura, la geografía y la cocina. Mucha de la labor coleccionista se la debe también a Guillermina, que dotó a esta colección de intimidad y privacidad como puede constatarse a lo largo de sus libros, algunos con marginalias, pero sobre todo con rastros de sus viajes por el mundo o en el micro de la Ciudad de México.

En 2010 fue adquirida junto con parte de su archivo por el Instituto Cultural de Aguascalientes y junto con el resto de las colecciones de la Biblioteca Bicentenario, su apertura fue para conmemorar el bicentenario del inicio de la Independencia de México y el centenario de la Revolución Mexicana.

Entre 2014 y 2015 el historiador aguascalentense Adrián Rodríguez, localizó en el archivo una obra inédita del dr. Lemoine: La última expedición de Morelos, que fue publicada entre el Instituto Cultural de Aguascalientes, la Secretaría de Gobernación, a través de la Unidad de Gobierno y el Archivo General de la Nación en 2015, como parte de las conmemoraciones de los doscientos cincuenta años del natalicio del insurgente y doscientos años de su muerte.


Este último ejemplo es sólo una pincelada del valor de esta colección y de las sorpresas que te esperan cuando la consultas. Por el valor de sus libros, entre los cuales puedes encontrarte primeras ediciones como La historia de la Revolución Francesa de Jules Michelet o El diario histórico de México de Carlos Bustamante, es de estantería cerrada, sin embargo es posible consultarla siguiendo las condiciones propias de conservación y cuidado patrimonial que se establecen en la Biblioteca Bicentenario. Ahora sólo queda esperar que pase esta contingencia para que podamos nuevamente tener acceso a esa maravillosa Biblioteca que resguarda tantas colecciones valiosas como ninguna que se conozca en Aguascalientes. Y con esto no quiero demeritar en absoluto las otras bibliotecas patrimoniales que se encuentran en Aguascalientes, sólo reconocer que en ella se resguardan cuatro bibliotecas privadas de gran valor, además de archivos sonoros y documentales.


Show Full Content
Previous Censo del 2020 los resultados de Inegi/ El Apunte
Next Entre roscas y tamales: el cumplimiento de las obligaciones/ Origami 
Close

NEXT STORY

Close

Se reúnen mujeres de Jesús María en activación física

08/03/2022
Close