Chidas en Línea, Internet es chida sin violencia/ LaFemTic  - LJA Aguascalientes
18/05/2024

Gracias a todas las adolescentes que nos permitieron escucharlas 

 

A principios de marzo junto a Candy, Mariana y Daniela presentamos la investigación para saber cómo afecta y qué pasa con la violencia digital en las adolescentes mexicanas. Preguntamos, escuchamos, reflexionamos y nos cuestionamos lo que fuimos encontrando en el camino. 

Internet es chida sin violencia, de eso estoy convencida.

“No sé de dónde consiguió mi número esa persona y pues comenzó a mandarme mensajes que involucraban sexualidad hacia mí”, estudiante de entre 12 y 15 años, Aguascalientes

Trabajar con personas adolescentes se fue dando de forma natural, gracias a las redes de maestras, trabajadoras sociales y psicólogas me fui metiendo en las problemáticas adolescentes, en el 2019 lancé la primera consulta, un instrumento piloto que sirvió para ver otro lado de las estadísticas. En enero de 2020 me reuní con Candy Rodríguez, al inicio nos preguntábamos ¿la violencia digital es real?

Ese mismo año a finales de febrero me invitaron a una secundaria a dar charlas por unos casos de violencia que habían identificado las psicólogas y aprovechamos para aplicar el instrumento. Realizamos una primera prueba del instrumento en una secundaria general del municipio de Aguascalientes – los resultados arrojados por las estadísticas de la encuesta Mociba elaborada por el Inegi en el 2015 y 2017 posicionan al estado de Aguascalientes en el primer y segundo lugar como una de las entidades más violentas en entornos digitales para las mujeres. El instrumento lo respondieron en físico 66 chicas de entre 12 y 15 años del turno vespertino –el instrumento se aplicó también a más alumnas del turno matutino pero la contingencia por covid cerró las escuelas y no pudimos recoger las encuestas faltantes–.

“Crearon un perfil con mi nombre y empezaron actuar como si fuera yo al igual que amenazaban a mis amigos quienes creían que yo lo hacía” estudiante de entre 12 y 15 años, Aguascalientes

Meses más tarde en medio de una pandemia y sin poder regresar a las aulas tomamos la decisión de continuar con la investigación, analizamos los primeros resultados y vimos una ventana de oportunidad. Ya sabíamos que la violencia digital era real, pero lo que no sabíamos era ¿cómo afecta a las adolescentes la violencia? y ¿cómo lo están viviendo?


Al equipo se incorporó Mariana Ramos y Daniela Bernal y surgió el proyecto Violencia digital en mujeres jóvenes mexicanas de 12 a 17 años. Análisis de casos e incorporación de medidas para su atención, prevención y acompañamiento.

Y aunque la respuesta puede sonar obvia ¿por qué investigar a adolescentes?, 

*La mayoría de los estudios que se han realizado sobre violencia digital contra las mujeres han sido con una visión adultocentrista.

*Les atraviesa el ser mujeres, la edad cobra gran importancia al desestimar, minimizar y creer que toda denuncia que provenga de una persona adolescente es una exageración o quiere llamar la atención. 

*Campañas que promueven la prohibición y miedo al uso de la tecnología es decir el estigma.

*Falta de estudios sobre las consecuencias y efectos de la violencia digital en adolescentes. 

Después de seis meses, de escuchar a las adolescentes algunos de los datos de las adolescentes que participaron en la encuesta:

*18% vivió una situación de acoso, 14% pasó por situaciones de expresiones discriminatorias y el 7% amenazas y acceso o control no autorizado.

*El 48% de las adolescentes que participaron en la encuesta y que pasaron por una situación de violencia digital, reconocen al agresor, es decir, fue una persona cercana a su entorno.

*De las que participaron en la encuesta y que pasaron por una situación de violencia digital, el 75% desconocía los protocolos de la denuncia en estas situaciones de violencia.

*Un 30% no pidieron apoyo ante dicha situación. Para los casos en que sí pidieron ayuda, el 29% acudió a una amiga, el 26% a su familia, el 6% a una autoridad escolar y tan solo el 1% pidió apoyo a la policía cibernética.

*Además de la violencia digital 32% vivió situaciones de acoso y bullying después de la violencia digital, el 3% recibió amenazas, el 6% recibió agresiones verbales, emocionales o físicas y el 3% tuvo secuelas psicológicas.

*El 68% de las adolescentes tuvo consecuencias emocionales debido a la violencia, el 14% cerró sus redes sociales, el 5% dejó de ir a clases, el 6% no vivió ninguna consecuencia y el 4% tuvo consecuencias no especificadas.

Uno de los resultados y grandes aportaciones de la investigación es el Proceso de Empoderamiento Feminista digital que identifica los diferentes procesos por los que pasa una adolescente desde el momento que recibe la primera agresión, como se manifiesta desde el miedo, la culpa y cuerpo, avanza pasando por la revictimización, incremento de la violencia, aislamiento, autocensura y autocuidado. 

Las adolescentes señalaron que el acercamiento al feminismo les ayudó a entender que vivir una situación de violencia digital no es culpa suya, abonando a su proceso de sanación y empoderamiento; además, comentaron que están interesadas en conocer y aprender más sobre el tema para apoyar a otras mujeres que se encuentren en una situación similar a las que ellas pasaron.

Les invito a consultar, leer, compartir, descargar chidasenlinea.org 

Internet es súper chida y todas tenemos derecho de habitarlo.


Show Full Content
Previous Economía y ecología: del debate en el seminario a la socioeconomía en el bosque
Next Neolengua mexicana/ Sobre hombros de gigantes
Close

NEXT STORY

Close

Los proveedores consentidos de Sembrando Vida en Veracruz

26/09/2021
Close