Con enfoque a escala humana/ El Apunte - LJA Aguascalientes
23/10/2021

Definen la escala humana como un término utilizado para referirse a un factor que toma a las personas como medida primordial del desarrollo y la asociación. “El postulado básico es que el desarrollo debe girar en torno a las personas”, ​ siendo el criterio usado para gestar y promover relaciones y asociaciones humanas directas, es decir, con base en las relaciones particulares inmediatas entre personas.

Para las distintas disciplinas, busca incentivar y preferenciar el contacto humano cara a cara a través de ambientes sociales, económicos, urbanísticos, etc., satisfactorios y favorables tanto al desarrollo del potencial de cada individuo como la convivencia solidaria, entendidos como dos factores indispensables para el desarrollo integral.

La Escala Humana es un término referente a cómo hacer una ciudad de tal manera que permita lograr un enfoque para hacer de las ciudades lugares que sean más habitables y seguros para las personas.

En el caso de referirse al hábitat humano se estaría hablando de un contexto cercano que sería, para una persona y grupo de estas, el adecuado tanto para su desarrollo personal como para la interacción directa, con sus semejantes y su entorno; esto permitiría un fortalecimiento recíproco entre los integrantes y su medio ambiente.

En escala humana se busca dar preferencia al desarrollo de asociaciones integradas por núcleos o unidades elementales cuya agrupación y organización, tenga objetivos claros para propiciar una convivencia satisfactoria y sostenible.

Durante los últimos 40 años, el arquitecto danés Jan Gehl, se ha dedicado a estudiar el comportamiento de los seres humanos en las ciudades y sostiene que la Escala Humana existe cuando hay “vida entre los edificios”… con una clara referencia al uso que las personas hacen (deberían hacer) del espacio público. 

*Por ejemplo: Cuando las personas pueden desplazarse de manera segura durante 20 minutos a pie desde su hogar, encontrando en su recorrido los bienes y servicios que le son más necesarios; un requerimiento que ha quedado demostrado por las contingencias propiciadas con la pandemia de la covid-19.

Tiene mucho sentido la escala humana cuando la construcción de los lugares cuenta con la participación comunitaria, dado que “la escala humana en una comunidad determinada depende de lo que la comunidad percibe como escala humana”. Si bien se busca encontrar la escala que funcione para todas las comunidades.

La temática sobre la Escala Humana ha trascendido los ámbitos de la filosofía y la psicología para convertirse en centro de atención de las disciplinas políticas, económicas y sociales en general. Los organismos internacionales, preocupados por la promoción del desarrollo, han hecho suyo en los últimos años el criterio de que éste debe orientarse preferentemente hacia la satisfacción de las llamadas necesidades básicas.


Hoy es aceptado, casi como un lugar común, que el desarrollo y las necesidades humanas son componentes de una ecuación irreductible. Sin embargo, en esta línea de reflexión queda aún mucho por aportar.

Un desarrollo a escala humana, orientado en gran medida hacia la satisfacción de las necesidades humanas, exige un nuevo modo de interpretar la realidad. Nos obliga a ver y a evaluar el mundo, las personas y su entorno mediante procesos distintos a los convencionales. Del mismo modo, una teoría de las necesidades humanas para el desarrollo debe entenderse justamente en esos términos: como una teoría para el desarrollo. 

 

Ciudades a escala humana en tiempos de pandemia

Tal como la enfermedad de una persona puede traducirse en un problema médico, y esa misma enfermedad transformada en epidemia trasciende el campo estrictamente médico, del mismo modo nuestro desafío actual no consiste tanto en enfrentar problemas, como en enfrentar la tremenda magnitud de las dificultades generan. En estas circunstancias, los Objetivos para el Desarrollo Sustentable de la Agenda 2030 se convierten en algo mucho más concreto y deseable; deberían convertirse en un guion para seguir trabajando en comunidad.


Show Full Content
Previous Retortijones y humanismo/ A lomo de palabra 
Next Diego Fernández de Cevallos, un contrapeso oportuno/ La columna J 
Close

NEXT STORY

Close

Promete Secretaría de Fiscalización evitar uso indebido de recursos públicos en elecciones

15/03/2016
Close