Datos e información/ Debate electoral - LJA Aguascalientes
25/09/2022

Un viejo aforismo señala que quien tiene la información, tiene el poder. En cuestiones político-electorales esta frase adquiere una connotación especial, si tomamos en cuenta que, finalmente, los partidos políticos son, por definición, los medios que posibilitan el acceso de la ciudadanía al poder. Ahora bien, no es lo mismo poseer datos que obtener la información. De forma muy somera, datos son aquellos hechos o actos que quedan registrados, así sin más; mientras que información, son aquellos datos que han sido sometidos a un proceso mediante el cual, una vez sistematizados, se emiten de tal forma que son susceptibles de ser interpretados y comprendidos por quien hace uso de ellos.

Tantos más datos se obtengan de fuentes fidedignas, sean más precisos en su recolección y se encuentren dentro de un ámbito temporal de validez, de mayor valía será la información que se obtenga. Así, podemos tener los resultados electorales por cada casilla electoral instalada en Aguascalientes; pero si no se encuentran sancionados por una autoridad organizadora, se encuentren dispersos en dos o más documentos ininteligibles, y pertenezcan a las elecciones que se llevaron a cabo en julio de 1955, la información resultante será poco útil para predecir un resultado en las elecciones que se llevarán a cabo en junio próximo. De ahí entonces que la sola posesión de datos no implica por sí misma la obtención de información, pues es menester el tratamiento que se deba dar para que resulten comprensibles, si no a todos, por lo menos a la mayoría.

En estos días se alcanzan momentos culminantes para la elección, sobre todo porque los datos que se han ido recabando en meses anteriores permitirán, luego del análisis correspondiente, dotar de información a toda la ciudadanía como un insumo preferencial para quienes habrán (habremos, pues) de tomar una decisión.

Uno de los datos necesarios es el de las personas en lista nominal. Todos aquellos que poseemos una credencial para votar vigente, nos encontramos en los listados alfabéticos de nuestra demarcación, dentro de los posibles votantes. Ese solo dato permite calcular cuántas casillas se habrán de instalar, cuántos funcionarios y funcionarias se requieren y, por ende, a cuántos hay que localizar, notificar y capacitar. Pero además, en su momento, sumando las personas potenciales votantes de cada sección podremos tener el número equivalente al de boletas que se habrán de imprimir, y así tomar la decisión de cuántos insumos adquirir por la autoridad organizadora, para asumir esos tirajes.

Toda esa información, consecuentemente, se determina a partir del dato que se obtiene al determinar si una persona acudió a los módulos que instala el INE a fin de que le sea otorgada su credencial. ¡De ahí la importancia de concluir el trámite!

¿De qué nos sirve el dato de la ciudadanía votante? A partir de ese momento, lo primero que se deducirá será la participación ciudadana, lo cual dará por añadidura el abstencionismo; ambos datos, complementarios entre sí, permiten no solo a la autoridad electoral, sino a diferentes instancias gubernamentales y no gubernamentales, la posible generación, aplicación y evaluación de políticas públicas en diversas materias. Todo esto, partiendo de que un ciudadano o una ciudadana recogió, finalmente, su credencial para votar.

Así que, no lo olvide, querido lector, querida lectora: la llave que abre la puerta de la democracia es la credencial para votar con fotografía. Ese es su insumo principal sin el cual (ya no digamos el impedimento para identificarse en cualquier ámbito) no podrá acudir a la casilla que corresponde a su domicilio y emitir su opinión respecto a las autoridades que le representarán en los colegiados que se renovarán. Pero además, de hacerlo en tiempo y forma, logrará que se activen los datos necesarios para obtener la información sobre otras tantas actividades necesarias e indispensables dentro del proceso electoral. 

Si fuera el caso, le invito amablemente a acudir a los módulos del INE donde realizó su trámite de obtención de la credencial para votar. Tiene hasta el 10 de abril para hacerlo o, de lo contrario, su documento se resguardará y no podrá ser utilizado (por usted, y por supuesto que por alguien más) sino hasta que se reactiven las entregas en el mes de junio. Al encontrarse en la lista nominal, nos ayuda en demasía en la construcción de la ciudadanía que promovemos. Sea usted tan amable de ser un dato positivo en esta generación de información.

/LanderosIEE


@LanderosIEE


Show Full Content
Previous Incitación al odio
Next Beethoven, 194 aniversario luctuoso/ El banquete de los pordioseros 
Close

NEXT STORY

Close

Pendulo 21 06/07/2019

06/07/2019
Close