Diego Fernández de Cevallos, un contrapeso oportuno/ La columna J  - LJA Aguascalientes
02/02/2023

“Mi libertad, mi dignidad de hombre, mi derecho humano, que consiste en no obedecer a ningún otro hombre y en no determinar mis actos más que conforme a mis convicciones propias” Mijail Bakunin.

La excelsa mitología griega da reseña de Belerofonte, un héroe que fue a enfrentar a Chimera, su duelo se disputó una vez que había tenido a Pegaso bajo su dirección, le lanzo flechas, luego introdujo la punta de su lanza en las fauces del monstruo, cuyo aliento de fuego fundió la punta de plomo, la cual se escurrió por su garganta, quemando sus órganos vitales y de este modo Belerofonte logró vencerle. Es decir, por su propia boca perdió su batalla.

Estimado lector me permito dar esta breve reseña mitológica para entrar en el contexto de esta columna, los últimos años hemos sido testigos de una figura poderosa y casi invencible, AMLO es un político que ha sabido mantener su popularidad con la mayoría de la gente, del mismo modo tener control sobre su partido político, aislar a sus enemigos, y mover la agenda de medios a su entero antojo. Hasta el momento no ha existido una figura que haya logrado hacerle un contrapeso, alguien que tenga credibilidad y argumentos para poder hacerle frente a un presidente dominador y avasallador. 

En semanas pasadas, resurgió la figura de Diego Fernández de Cevallos, el “Jefe Diego” como se le conoce en el ámbito político, es una figura de autoridad y de contundencia. Es un destacado abogado, que en su momento fue candidato presidencial de la República, fue coordinador de la bancada panista en el Congreso de la Unión, y del mismo modo fue senador. Un personaje polémico, pero sobre todo alguien con una representación que no se había logrado ver en los últimos años en la vida política de nuestro país.

“La sola pluralidad de los dioses que tenían los griegos, es una garantía contra el absolutismo. Además, no existía esa contradicción lógica moralmente monstruosa entre el bien y el mal” Mijail Bakunin.

En poco tiempo ha logrado generar una dinámica verdaderamente interesante en la afluencia de sus redes sociales, hizo una llamada para que las personas tomen conciencia del futuro de nuestro país, algo muy similar a lo que escribían Gómez Morín y Vasconcelos en sus diversas cartas. Recalcó que el último tramo de su vida lo dedicará a despertar la conciencia ciudadana y que no descansará hasta que el país vaya por el rumbo correcto.

No hay que olvidar los constantes enfrentamientos que han tenido en el pasado Diego Fernández de Cevallos y López Obrador, son figuras antagónicas, parecidas desde cada una de sus expresiones políticas e ideales, no es como el duelo de Ricardo Anaya vs AMLO, o, como el desafío constante de Enrique Alfaro al presidente. Se comienza a ver a un personaje que no tiene nada que perder y todo por ganar, que es de resaltar que en tan poco tiempo impacta más que el mismo presidente del PAN Marko Cortés. En sus diversas intervenciones en los medios de comunicación ha sido desafiante y punzante, pues es el estilo que le caracteriza. No se espera menos de él. Sin duda alguna, tiene una trayectoria de muchos años, de mucho posicionamiento y de aliados políticos de gran valía.

En la entrevista que tuvo con el reconocido periodista Carlos Loret de Mola, se logra apreciar una político articulado y bien definido en su estrategia, sus palabras incitan a despertar, su postura expresa seguridad, su ritmo refleja inteligencia y consistencia. Considero firmemente que el país necesita equilibrios, no es sano tener una sola versión de la posible realidad, a nuestra nación le hacen falta contrapesos, particularmente los debates entre Amlo y el Jefe Diego serán un grato espectáculo para los gustosos del quehacer político.

La democracia es un camino extraordinario para aglutinar y generar perspectiva, para alzar la voz, pero tal parece que todos los que habían intentado algo similar contra el presidente, simple y sencillamente se han difuminado, el presidente no tiene hasta ahora una figura antagónica. La historia se escribe cuando dos titanes se enfrentan, no solo es ganar, es hacer historia, es permitir que siga su curso, es crear más y más fortaleza ciudadana.


En el fondo, la conquista no sólo es el origen, es también el fin supremo. Bien se dice que para construir una oposición es necesario tener la voluntad, los medios y la capacidad, al Jefe no le falta ninguno de esos elementos, sino por el contrario, le sobran.

“He considerado que el más sagrado de todos mis deberes era rebelarme contra toda opresión, fuera cual fuere el autor o la víctima” Mijail Bakunin.

In silentio mei verba, la palabra es poder.


Show Full Content
Previous Con enfoque a escala humana/ El Apunte
Next Las feministas vs. AMLO
Close

NEXT STORY

Close

SNTE aún no analiza malos resultados de la última evaluación magisterial  

18/01/2015
Close