¿Qué se juega en la elección municipal?/ Agenda urbana  - LJA Aguascalientes
20/10/2021

El próximo mes de junio se renovarán las once presidencias municipales de Aguascalientes, incluyendo el municipio capital, donde habitan prácticamente 950 mil personas, es decir, cerca del 70 por ciento de la población de la entidad. La elección del próximo alcalde de la capital, por tanto, deberá realizarse de manera razonada no solo porque sus decisiones son clave para el funcionamiento de la ciudad, sino también porque un gobierno municipal puede contrarrestar parte del fracaso que representa el gobierno federal, mediante una actitud pragmática, proactiva e incluyente para, cuando menos, regular o manejar adecuadamente servicios municipales como el agua, drenaje, limpia, alumbrado, parques, entre otros. Es decir, los presidentes municipales administran servicios que benefician directamente a la población y permiten satisfacer algunas de sus necesidades inmediatas, por lo cual es importante elegir a quien tenga el conocimiento, la experiencia pública y la capacidad para gestionar esos servicios de manera eficiente, responsable e innovadora. Veamos. 

Los aspirantes a gobernar el municipio capital tienen que explicar, por ejemplo, qué pretenden hacer en cuanto al manejo del agua para mantener el acceso, confiabilidad y calidad de ese servicio, y asegurar la sostenibilidad del recurso hídrico en el largo plazo. En ese sentido, quienes sugieran terminar la concesión del agua a una empresa privada deberán reflexionar si el municipio cuenta realmente con la capacidad técnica, económica e institucional necesaria para operar eficientemente el servicio, o si sería preferible actualizar el modelo de concesión para lograr condiciones más equitativas y eficientes en la prestación del mismo. Una decisión acelerada, equivocada o improvisada con fines meramente electorales podría tener repercusiones negativas en la gestión del agua en la ciudad en el mediano o largo plazo.

Igualmente, el municipio es responsable de la gestión de los residuos sólidos, lo que, en una ciudad como Aguascalientes, representa una tarea compleja que implica afinar continuamente el modelo de recolección, tratamiento y disposición de la basura para mantener estándares adecuados de limpieza, higiene, etcétera. En ese contexto, según se dice, el relleno sanitario actual podría estar operando al máximo de su capacidad, por lo cual el municipio probablemente tendrá que ampliar la capacidad de esa infraestructura en un futuro cercano e idear alternativas para fomentar el reciclaje y reutilización para disminuir el volumen de basura que se genera diariamente en la ciudad, ya que, según el Inegi, en Aguascalientes solo a 15 por ciento de la población se le ha solicitado alguna vez la separación de la basura. Los aspirantes a la presidencia municipal, por tanto, deberían aclarar si pretenden impulsar algún esfuerzo para avanzar hacia un modelo más sostenible de gestión de los residuos en Aguascalientes. 

Asimismo, el municipio opera la policía encargada de regular el tránsito e implementar el reglamento de movilidad, lo que incide directamente en la seguridad vial y la convivencia en el espacio público. En ese sentido, según el Secretariado Técnico del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes, solo en 2018 perdieron la vida 284 personas en accidentes viales en Aguascalientes, es decir, casi 24 personas al mes, de las cuales el 55 por ciento eran peatones, ciclistas o motociclistas. En ese sentido, el próximo presidente municipal debería admitir que mejorar la seguridad vial es un reto latente que requiere decisión para realmente aplicar el reglamento de movilidad, e impulsar otras acciones que pueden ser sumamente efectivas para reducir los accidentes, como el rediseño geométrico de intersecciones viales peligrosas, la instalación de reductores de velocidad, la ampliación de las banquetas, la creación de ciclovías y la implementación de campañas de sensibilización. Ignorar ese problema podría hacer que los accidentes viales continúen en aumento y que la movilidad en la ciudad sea cada vez más insegura, especialmente para los usuarios más vulnerables de las vías como peatones y ciclistas.

Los ejemplos anteriores sugieren que gobernar una ciudad no es para improvisados ni para quienes quieran ver el cargo como un botín. El presidente de un municipio como Aguascalientes debe tener conocimiento, experiencia y capacidad suficiente para regular y gestionar exitosamente los servicios necesarios para atender las necesidades más inmediatas de la población. Por eso es crucial la elección municipal. No nos distraigamos con promesas demagógicas ni discursos ideológicos o polarizadores que tanto daño hacen al país y que, para efectos prácticos de la administración municipal, son innecesarios e irrelevantes. Votemos, pues, de manera razonada porque en ello se juega el presente y el futuro de nuestra ciudad 

 

[email protected] / @fgranadosfranco


Show Full Content
Previous Formas de Participación Ciudadana: La Observación Electoral/ Arcana Imperii 
Next Transporte público en Aguascalientes, reprobado
Close

NEXT STORY

Close

Ausencia del fiscal pone en riesgo los alcances del Sistema Nacional Anticorrupción

13/10/2017
Close