¿Cuántos muertos más?/ Visiones a la distancia - LJA Aguascalientes
26/05/2022

¿Cuántos muertos más necesitamos para darnos cuenta que la política no es un juego de ocurrencias y que puede causar la muerte de personas? La mayoría de las personas suelen decir que no les gusta la política y se desinteresan por enterarse de lo que ocurre con los políticos electos y los servidores públicos que ejercen los impuestos que pagamos.

La gente parece no darse cuenta que interesarse y participar de los asuntos públicos es tan importante para sus vidas como el cuidado de su salud y la capacitación para mejorar sus condiciones laborales. La vida misma de una persona, su familia y sus seres queridos es depositada en los políticos que elegimos para gobernarnos y los ciudadanos se limitan a decidir su voto a favor o en contra de un candidato en virtud de su afinidad con un partido o por la simpatía personal que genera una simpática campaña electoral.

La tragedia ocurrida el lunes por la noche en la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México debería hacernos recapacitar como ciudadanos en lo importante y delicado que es elegir gobernantes responsables y capaces. En ese caso hay responsables, desde Marcelo Ebrard actual canciller y quien tuvo a su cargo la construcción, porque en su momento muy orgulloso se ufanó de haber sido el responsable de ese gran logro, ni modo que hoy ya no lo sea. Hay responsabilidades desde la jefa de gobierno, Claudia Scheinbaum, hasta muchos niveles inferiores por no haber atendido a tiempo presuntas denuncias de que las trabes estaban pandeadas desde octubre pasado. El resultado son más de veinticuatro personas que ya no llegarán a sus casas nunca más, algunos probablemente niños.

El saldo hasta ayer de la pandemia de covid-19 era superior a 217 mil personas fallecidas, poco menos que las 225 mil que reporta la India que hoy es el centro de la pandemia. Hemos estado más de 9 meses en el cuarto lugar del mundo en mortalidad. Y eso son solamente las cifras oficiales que podrían no considerar otros fallecimientos no registrados como coronavirus. Simplemente el mismo Gobierno Federal reporta en su página web coronavirus.gob.mx un porcentaje de exceso acumulado de mortalidad hasta el pasado 15 de marzo del 49.9%, es decir más de 444 mil personas fallecidas adicionales a la cifra esperada calculada con tendencia histórica. 1 de cada 10 infectados es personal del sector salud, pero el presidente le pide a los ricos médicos, enfermeras y demás personal de hospitales y clínicas privadas que esperen su turno. El responsable es el presidente López Obrador, jefe del invisible Secretario de Salud y del Subsecretario López Gatell quienes minimizaron el peligro del virus desde el principio.

La Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer (AMANC) denunciaba en septiembre pasado que más de 1,600 niños fallecieron por la deficiente gestión administrativa del Gobierno Federal que provocaron falta de medicamentos. Hay funcionarios que no hicieron bien su trabajo y provocaron el desabasto de medicamentos pero nadie los está buscando.

2019 fue el año con mayor número de homicidios en la historia superando los 35 mil y en 2020 la cifra fue también superior a esa cifra. Prometieron que en un año acabarían con la inseguridad con su política de abrazos no balazos y el resultado es catastrófico, pero hoy quien ejecutó las órdenes del presidente diseñando la política de seguridad pública es ni más ni menos que Alfonso Durazo candidato al gobierno de Sonora y lleva la delantera. Han de tener muchas ganas de morir pronto los sonorenses. El exembajador norteamericano Christopher Landau sugirió que el presidente de México no tiene la voluntad de enfrentar a los cárteles del crimen organizado. No olvidemos la liberación del hijo del Chapo Guzmán y el saludo afectuoso a la madre del capo y el misterioso caso del General Cienfuegos.

Los muertos de Tlahuelilpan, el incremento en los casos de feminicidios, los periodistas que han fallecido cumpliendo su deber, los migrantes por el aliciente provocado por el presidente a principios de sexenio de apoyarlos en su camino al país del norte.

Estamos en época electoral y parece que lo importante es defender a los candidatos de los partidos con los que simpatizamos sin preguntarnos qué tanta capacidad tienen para el puesto que ocuparán. 

Nuestro sistema democrático está diseñado para elegir al más popular, no al más capaz y por eso vemos que personajes como Samuel García de Movimiento Ciudadano en Nuevo León puede estar con una ligera ventaja sobre sus contrincantes Adrián De La Garza y Clara Luz Flores no por su capacidad sino por la popularidad de sus ridículos en redes sociales. 


La popularidad que puede dar mentarle la madre a los ciudadanos o bailar en una Sex Shop parece que es requisito indispensable. Esas son las características que nuestro electorado exige para elegir a la próxima Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, ni más ni menos que quienes se encargarán de vigilar el gasto público, presupuestarlo con responsabilidad y experiencia y de exigir cuentas a los funcionarios del gobierno que han sido responsables de todas estas muertes.

¿Cuántos muertos más se requieren para que los ciudadanos entiendan que la política es de vital importancia como para permitirles jugar con nuestras vidas?


Show Full Content
Previous Rezago escolar… y lo que nos espera/ Punto crítico
Next Las propuestas de los candidatos/ En el fondo de la ley 
Close

NEXT STORY

Close

Evalúan avances en la organización del proceso electoral en Aguascalientes

04/03/2019
Close