Elecciones municipales: no jueguen con el agua/ Agenda urbana  - LJA Aguascalientes
19/10/2021

En las últimas semanas, algunos candidatos a la alcaldía de Aguascalientes han buscado hacer del agua su bandera de campaña, más para sumar votos que para verdaderamente garantizar un servicio sostenible, eficiente e incluyente en el largo plazo. Es decir, más que ofrecer propuestas viables, justas e innovadoras, esos candidatos han jugado con el tema del agua a costa de generar falsas expectativas entre la población. Tal es el caso del candidato de Morena, quien dice que mediante un “plan integral” resolverá todos los “problemas” del agua sin explicar cómo lo implementaría o con qué mecanismos económicos, normativos o institucionales traduciría sus palabras en acciones y beneficios reales y tangibles para la población. Veamos.

El candidato de Morena asegura que, en caso de ganar, reduciría 20% las tarifas de agua al bajar los costos de la energía eléctrica utilizada para extraer agua de pozos, lo que, según él, lograría mediante “gestiones” con el Gobierno Federal. No dice, sin embargo, que el costo de la electricidad no se establece mediante “gestiones” entre gobiernos o funcionarios, sino a partir de criterios como el precio de los combustibles necesarios para operar las centrales eléctricas, como el combustóleo, gas natural, carbón o diésel. Y tampoco dice que los ingresos de la CFE, necesarios para operar esas centrales, mantener las redes de distribución, pagar la nómina de la empresa, etcétera, están estrechamente relacionados con las tarifas eléctricas; por lo cual, reducir el precio de la energía a un concesionario de agua municipal para disminuir sus propias tarifas de agua no es una decisión que un candidato le pueda garantizar al electorado. O ¿qué aseguraría que esas “gestiones” realmente ocurrirían y lograrían resultados reales? ¿Cuál sería el incentivo del gobierno federal para reducir el costo de la energía eléctrica? ¿Cuál sería el beneficio para la CFE?

Ese candidato también dice que daría mantenimiento completo a los 2,600 kilómetros de tubería del sistema de agua para reducir todas las fugas, para lo cual promete una inversión “histórica” de 3 mil millones de pesos que, dice, obtendría de fondos federales. Lo que no dice es que los fondos para infraestructura se están destinando principalmente al Tren Maya, el aeropuerto de Santa Lucía y la refinería de Dos Bocas, lo que implica que los recursos para otros estados y municipios son cada vez más limitados e inestables y están cada vez más sujetos a intereses político-electorales del gobierno federal. Además, desde 2014, cuando se asignaron 52 mil millones de pesos del presupuesto federal a la Conagua, la principal institución en materia de agua en el país, se le ha recortado el presupuesto considerablemente, al grado de que, en 2021, se le asignaron solo 23 mil millones de pesos, es decir, 56 por ciento menos que en 2014. Entonces, en un contexto de recursos cada vez más limitados, ¿qué garantizaría que el Gobierno Federal daría a Aguascalientes 3 mil millones para su infraestructura de agua? ¿Por qué no mejor explorar mecanismos alternativos, como los bonos verdes, para aumentar los recursos propios municipales tanto para invertir en infraestructura como para reducir su dependencia de otros niveles de gobierno?

Más aún, el candidato de Morena asegura que su plan permitiría reducir la tarifa de agua a los usuarios en 50 por ciento, pero, nuevamente, evita explicar cómo financiaría esa propuesta sin comprometer el servicio y la disponibilidad del recurso hídrico en el futuro. El cobro de la tarifa de los servicios públicos suele ser un ingreso importante para cubrir sus costos de operación, por lo cual, si se desea reducir las tarifas se requiere instaurar mecanismos de financiamiento adicionales para compensar tarifas más bajas o preferenciales para ciertos grupos poblacionales, con la finalidad de evitar la inestabilidad financiera y operativa de un servicio. Es decir, el problema no son necesariamente las tarifas bajas, pues en muchos casos son una precondición para garantizar el acceso universal al agua, sino la ausencia de mecanismos de compensación para generar recursos suficientes para prestar el servicio con calidad, como pueden ser los subsidios cruzados o focalizados. Además, la reducción de las tarifas debe ir acompañada de programas e incentivos adecuados para evitar el uso indiscriminado y el desperdicio de agua, algo que el candidato de Morena prefiere ignorar. En suma, reducir las tarifas sin alternativas de financiamiento ni estrategias para el cuidado del agua podría arriesgar el funcionamiento del sistema de agua en general, lo que a su vez podría afectar en mayor medida a quienes precisamente carecen de acceso asequible, confiable y de calidad al recurso hídrico. Entonces, ¿qué propone el candidato para realmente garantizar un servicio viable, asequible y de calidad a quienes más lo necesitan?

En conclusión, los ciudadanos debemos exigir propuestas serias, viables e innovadoras, a la altura de una ciudad como Aguascalientes, y cuestionar las falsas promesas, simuladas e irresponsables, de candidatos que, más que querer atender los retos del agua de manera seria y profesional para garantizar el servicio de agua para la próxima generación, solo buscan atraer votos para la próxima elección. 

 

[email protected] / @fgranadosfranco

Show Full Content
Previous Canta, vuela y elévate como las aves: Séptimo Festival de las Aves de Aguascalientes
Next Candidaturas Juanitas/ Memoria de espejos rotos 
Close

NEXT STORY

Close

Aguascalientes no tendrá problemas en aplicar las vacunas por ser un estado pequeño

21/02/2021
Close