La guerra transformadora de López Obrador y la batalla del 6 de junio. II/ Bravuconadas - LJA Aguascalientes
01/12/2022

Un voto por MORENA es un voto contra México

Catón

 



 

Ni hablar, el poder es el poder. En México eso se hace valer desde la encumbrada posición del presidente de la República, y la observancia y respeto a la Constitución y las leyes, se subordina al criterio del huésped de Palacio Nacional. Él decide qué es legal y qué no. La opinión de organismos autónomos, como el Instituto Nacional Electoral o el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, en la perspectiva presidencial no es relevante y, por supuesto, tampoco vinculante.

Sin embargo, el proceso electoral del 6 de junio avanza constante a su conclusión. La última palabra es de los ciudadanos, 94,686,022 potenciales electores, tienen en sus manos el futuro inmediato de México; diez partidos políticos y miles de candidatos recorren el territorio nacional en busca de simpatías y compromisos. Prometen, ofrecen, aseguran cualquier cosa a cambio del voto. Pero, desde el 1 de julio de 2018, López Obrador inició su labor de polarización de la sociedad mexicana, poniendo de un lado de manera automática y necesaria, a los 30 millones de mexicanos que lo apoyaron ese día, a iniciar lo que él entiende como la “transformación”; enfrente, quedaron estigmatizados los 60 millones que se opusieron a su proyecto, los señaló como los enemigos, los conservadores, los neoliberales, los moralmente derrotados, los fifís. En ese vasto y disperso número de opositores se agrupaban académicos, investigadores, empresarios, partidos de oposición, medios de comunicación no alineados, las mujeres y hombres libres en general, y los que poco a poco se han ido sumando a esa masa crítica a partir de la experiencia emanada de los casi tres años del acumulamiento del poder político de jefe de la 4T.

Nos acercamos presurosos al momento de la definición de México. Hoy casi 5 millones de ciudadanos se agregan a la conflagración electoral de un proceso por demás marcado por la violencia surgida de un país con un gobierno débil e inseguro. Hoy, tristemente, podemos hablar de 35 candidatos que han perdido la vida en su trajín por sus demarcaciones; 80 políticos, en el mismo período, han sufrido ataques violentos en sus personas, en sus bienes, hasta en sus familias. El gobierno de López Obrador no da oportunidad a que las fuerzas del Estado actúen. La Secretaría de Gobernación siempre está, al menos, un paso atrás de los acontecimientos. La seguridad entregada de manera llana a las fuerzas armadas del país es igual de ineficaz en la protección de los mexicanos. Ni el Ejército, ni la Marina, ni la Guardia Nacional, logran contener el poder nefasto de los grupos criminales que se han enseñoreado en grandes regiones del territorio nacional, ellos quitan y ponen a sus “candidatos” y los encasillan a sus intereses. El Estado mexicano, temeroso, se resguarda a prudente distancia de sus retadores adversarios con poder (de fuego).

El presidente López optó, en esta guerra, librar sus batallas desde la seguridad de sus mañaneras, o en sus giras culinarias de los fines de semana. Escoge a sus adversarios, entre los comunicadores y los medios de comunicación que lo critican, acusa a los medios de “amarillistas” por informar de las muertes de los candidatos y la inmovilidad del gobierno. Se indigna por las portadas de publicaciones extranjeras que lo señalan como un “falso mesías”, o, sin ambages, “como amenaza a la democracia en el país”. También es claro para todos los mexicanos, que el enojo y malestar por la portada de The Economist, no le arrebató el apetito. La lucha lopezobradorista siempre será reforzada tras la trinchera poderosa de una tlayuda y un agua de lima con chía.

El balbuceo desconcertante del presidente respecto al retiro de la categoría 1 por parte de las autoridades aeronáuticas norteamericanas, y el impacto en las empresas de aviación mexicanas, nos hacen pensar sobre el real interés del gobierno por salir de la crisis económica en el corto plazo. Las autoridades de la SCT corrieron a lloriquear al presidente y señalar la “incompetencia” de los supervisores norteamericanos respecto a su auditoría. Al menos durante medio año, tenían en sus escritorios la advertencia de la posible reducción en la categoría. Hoy México está al nivel de Venezuela o de Bangladesh, en la calidad de nuestra seguridad y servicios aéreos a nivel global. Mal.

El pleito del presidente y sus secuaces (léase sus legisladores federales) con el gobernador del Banco de México, es también señal de su desesperada ambición, a quién acusa de corrupto y amenaza con remover a finales del presente año, sólo por no haber entregado un remanente que en su imaginario tenía ya considerado (y gastado). El pecado del gobernador del Banco de México fue, sí, otra vez, cumplir la ley.


Por otra parte, el Inegi, sin muchos aspavientos y con fríos números indica la baja significativa de la actividad económica nacional. Baja inversión extranjera, crecimiento cercano al cero, inflación en la canasta básica, retiro de apoyos fiscales a las gasolinas. Las maromas de la Secretaría de Hacienda cada vez son más alegóricas y sorprendentes.

Todas estas batallas de la 4T hacen mella en la propuesta electoral de sus candidatos. Su partido, Morena, además tiene cada día que afrontar sus propios demonios. Su antidemocracia, autoritarismo y corrupción (sólo recordemos la aparición de las propiedades de Alfonso Durazo en Sonora, de Bartlett en Puebla o Irma Eréndira Sandoval en Morelos) hacen su trabajo. O cómo olvidar los más de 223 mil decesos del covid-19, los 83 mil muertos por la violencia, los 2 millones de empleos perdidos, los 10 millones adicionales de pobres, los ataques mortales a los candidatos. Todo es una suma negativa para el proyecto lopezobradorista, que incidirá en el resultado necesario del próximo 6 de junio. La apuesta que le queda a la 4T es la imagen de López Obrador.

No podemos confiarnos en esta última semana previa a las elecciones, una acción sorpresiva del maestro del engaño estará al acecho. Atentos.

 

[email protected]


Show Full Content
Previous Las ciudades y el presente digital/ Rompecabezas urbano 
Next Jornada electoral del 6 de junio. Salga a votar/ Arcana Imperii
Close

NEXT STORY

Close

Alumnos de la UP participaron en foro con jóvenes de 27 países

21/10/2021
Close