Rebelión contra Delfina: maestros no podrán reprobar a sus alumnos - LJA Aguascalientes
27/07/2021


La titular de la Secretaría de Educación Pública ha dado una orden tajante: ningún alumno puede ser reprobado en el próximo ciclo escolar presencial de este 2021. La instrucción, aunque noble, podría traer problemas futuros… y una revuelta magisterial

 

EMEEQUIS

 

Al interior de la Secretaría de Educación Pública (SEP) se está gestando una revuelta contra su titular, Delfina Gómez, quien lanzó una instrucción que ha encendido las antorchas de la comunidad magisterial.


Fuentes dentro de la Subsecretaría de Educación Básica cuentan a EMEEQUIS que durante una reunión a distancia llevada a cabo la semana pasada, Delfina Gómez pidió que se “bajara la orden” a los maestros de primaria y secundaria de educación pública: no pueden reprobar alumnos durante el próximo ciclo escolar.

“La maestra Delfina fue tajante: no se permitiría que ningún maestro pusiera calificaciones reprobatorias, mucho menos hacer repetir el año escolar. Desobedecer esa orden provocaría sanciones graves”, aseguró la fuente al narrar el encuentro entre la secretaria de Estado con subsecretarios y jefes de unidad.

La lógica detrás de esa orden es que la pandemia de covid-19 amplió la brecha de desigualdad entre los alumnos de escuelas públicas; mientras algunos tuvieron la oportunidad de seguir sus clases a distancia con una computadora o tableta conectada a internet, otros batallaron debido a que no contaban con las herramientas en casa para tomar clases o debieron ausentarse por horas para trabajar y ayudar económicamente a su familia.

Debido a esas condiciones inequitativas, la titular de la SEP consideró que sería “injusto” que se midiera con la misma vara a todos los alumnos, por lo que todos en educación básica podrán reintegrarse a las clases presenciales sin riesgo de ser reprobados.

“El razonamiento, me parece, es noble: ¿para qué le metemos más presión a un estudiante que, en este año y el año pasado no pudo estudiar como él o ella hubiera querido por causas ajenas a su voluntad, como la pandemia o el no tener una computadora portátil?

“Me parece, en teoría, bien. Pero en la práctica es una pésima idea. Y Delfina no está escuchando a los maestros que le están señalando por qué esto puede tener consecuencias muy negativas. Y al negarse a escuchar está provocando muchas molestias”.

 

Una solución de corto plazo

En cambio, para miles de docentes la orden de “no reprobar” es ponerle un curita a una herida de bala que sufrió el sistema educativo en México con la llegada del nuevo coronavirus.

Si un niño, por ejemplo, de tercero de primaria, es pasado a cuarto año sin saber multiplicar, ¿qué pasará cuando deba multiplicar fracciones o sacar una raíz cuadrada en los años escolares siguientes? preguntan en el magisterio.

“El problema no es pasar a alumnos que no tengan el nivel suficiente para llegar al próximo año. Eso es fácil. El problema es ¿qué hacen los maestros cuando esos niños lleguen a quinto o sexto año? Vamos a tener alumnos en secundaria que nunca resolvieron lo más básico de sus primeros años”.

La crítica al plan de la excandidata a gobernadora en el Estado de México es que sólo está viendo la dimensión social de su trabajo durante este sexenio, sin entender la dimensión educativa para las próximas generaciones.

Pero esa crítica, acusan, no está llegando a los oídos de Delfina Gómez. Y si llega, la titular de la SEP la desecha con una rapidez que preocupa a los maestros.

 

Delfina no ve ni escucha

Según la fuente consultada por EMEEQUIS, en aquella reunión en la que se dictó la orden, hubo varios maestros que quisieron hacerle ver que se trataba de una solución a corto plazo que podría crear más problemas que soluciones.



 

Sin embargo, Delfina Gómez ya había tomado una decisión. No aceptó protestas ni apelaciones a su instrucción. Su actitud fue similar a la que adoptó cuando los maestros criticaban que serían enviados de vuelta a los salones de clases sin suficientes vacunas.

“Te diré textualmente lo que dijo cuando los representantes de los maestros le dijeron que tal vez no sería una muy buena idea: ‘Esto es una decisión tomada’. Sin más”, señaló la fuente consultada.

Para extrañeza de los docentes, Delfina Gómez no habló de medidas que mitigaran esa decisión: no clases de regularización ni lecciones vespertinas. Tampoco un programa nacional para los alumnos que crean que se quedaron rezagados en la pandemia por falta de recursos económicos y materiales en casa.

La decisión que parece unilateral ha provocado que miles de maestros hablen de una posible huelga en las aulas, dado que su papel en el sistema educativo quería reducido a simplemente oradores en salones de clases y no en auditores del conocimiento de los alumnos.

Miles de profesores temen que el próximo año sean considerados únicamente como figuras decorativas en los salones que no podrán evaluar, con rigor, el conocimiento de sus alumnos para considerarlos aptos para el siguiente nivel escolar.

“La instrucción, simplemente, fue no reprobar. Pero nunca nos dijo qué hacer cuando esos alumnos lleguen a secundaria sin lo básico que perdieron durante la pandemia”.

 

Lo que diga AMLO

Esta no es la primera vez que Delfina Gómez tiene un enfrentamiento con los maestros desde que tomó posesión de su cargo en febrero de este año: la mayoría de los maestros se informó que deberían regresar a clases presenciales por órdenes presidenciales sin un plan completo de esquema de vacunación.

“Maestra, no hay condiciones para regresar, no al menos con la cantidad de vacunas que se han puesto. No estamos lo suficientemente protegidos”, le dijo uno de los representantes estatales de las escuelas públicas a principios de año a Delfina Gómez, de acuerdo con lo que recabó este medio en marzo de este año.

“Yo haré lo que me diga el presidente”, dijo Delfina Gómez en la reunión, sorprendiendo con su candidez a los asistentes a la reunión.

Hasta este 9 de mayo, cifras oficiales indican que la meta del 100% del personal no ha sido alcanzada: aún falta el 8% del personal educativo en México por inocularse, que representa, al menos, 50 mil personas.

La SEP anunció que se terminará de vacunar al personal educativo de todo el país el 21 de mayo, con lo que se podrán retomar las clases presenciales en los estados con semáforo epidemiológico verde.

Ahora, otra sorpresa: nadie tendrá un cinco de aquí al 2022. Aunque eso pueda reprobar al sistema educativo en los años siguientes.

Show Full Content
Previous Ciencia, medios y covid-19 hacemos recuento periodístico de la pandemia
Next “No estoy escapando”. Captan a Andrés Roemer en Israel en conflicto con la policía
Close

NEXT STORY

Close

Militantes morosos no serán contratados por próximos gobiernos panistas

17/08/2016
Close