Sonreír, a la Gioconda/ Opciones y decisiones  - LJA Aguascalientes
01/10/2022

El proceso electoral 2021, este miércoles pasado, ingresó a la cuenta regresiva de tres semanas para los cierres de campaña. Tiempo en que la siembra de propuestas partidistas como proyectos de gobierno se ha visto bombardeado por “incidentes” tan deplorables como el derrumbe de carriles en un punto de la línea 12 del metro de la CDMX, y la insistente intervención tribunicia del presidente Andrés Manuel López Obrador sobre temas y candidatos de partidos adversarios a su proyecto sexenal que, según sus dichos, equivaldrá a 2 sexenios, pues dice trabajar doble cada día; de modo que sumando los 3 años que restan a su Administración se convertirán en 6 años efectivos de ejercicio. Juegos de palabras que todo lo reconfiguran, lo modelizan, lo transfiguran a la medida del deseo y, así, lo reeditan sin fundamento en la realidad, como enseñaba el sabio pensador Aristóteles. 

Así ha sucedido con dos de sus proyectos legislativos más caros a la 4ª Transformación, sean la recientemente emitida y promulgada Ley de la Industria Eléctrica, y ahora la novísima ya publicada Ley de Hidrocarburos, ambas piezas legislativas producidas “sin cambio de una coma” por la fracción mayoritaria de Morena en el Congreso … Pero sí declaradas a posteriori en suspensión provisional, está última de nueva cuenta por el juez primero de Distrito Especializado en Competencia Económica, Rodrigo de la Peza López Figueroa. 

Circunstancia histórica e identidad personal que definen la naturaleza del ente político según la modernista definición existencial de José Ortega y Gasset (= yo soy yo y mi circunstancia); entidad política que ahora vemos en acto y podemos identificar por su cruda inmersión en un persistente discurso, escrito u oral en el que injuria o censura a alguien o algo, y el diccionario llama: diatriba política. Que a diario pronuncia y sostiene el presidente Andrés Manuel López Obrador desde su tribuna de Palacio Nacional, y que alterna ya sobre los jueces involucrados en las suspensiones provisionales o indefinidas, o contra candidatos personalmente identificados de partidos contrarios, no sólo a nivel de la elección nacional de nueva Legislatura de la Cámara de Diputados, sino de estados a nivel de Lo Local específicos como Guerrero, Michoacán, y ahora Nuevo León, atrayendo el tema de reparto de tarjetas de plástico para ulterior distribución de diversos beneficios a los tarjeta-habientes, según el candidato y partido oferente.

En esta terca y redundante embestida presidencial abarca al mismísimo organizador y árbitro electoral –el INE–, continuamos por evidente interés político del actual bloque en el poder, empecinados bajo el imperio de aquel retorcido espíritu virreinal en la Nueva España, acátese pero no se cumpla. Recordemos: “la Ley soy yo” o él es –Yo soy todo.

Contexto en el cual, yo he tratado de avanzar un “perfil personal” del presidente Andrés Manuel; del que, dicho sea de paso, estamos viendo cómo ha cundido la necesidad sico-social de extraer una imagen como esa para poder entender y anticipar sus impactos en nuestra realidad nacional. Ejercicios similares se han venido reproduciendo por múltiples analistas, periodistas, emisores de opinión, y sin duda por las mesas directivas editoriales mismas de renombrados medios informativos.

En mi pasada entrega, di cuenta de una modalidad de perfil, inspirado en las prácticas vanguardistas de inteligencia militar y doméstica con escenificación en el Medio Oriente, de las que son aplicables aquellos elementos observados en las conductas y actitudes de individuos específicos, en su diario y normal comportamiento interactivo con la sociedad, ya sea la propia de pertenencia étnica y por nacionalidad, o bien frente a otros contextos sociales mediante la injerencia extranjera. En ese encuentro cotidiano y aparentemente normal, podemos observar la forma y manera como cada quien aplica y alterna diferentes tipos de influencia sobre otros, en que destacamos la energía propia del ser humano, informada por la inteligencia (o su negación), la emotividad y pasión con que acomete sus acciones; el grado de la voluntad de poder que aplica para obtener sus objetivos; y, al final, el éxito o el fracaso de tales lances y acometimientos. En el caso de un político (zoon-politikón), observar las cadenas lingüísticas que emite y con las cuales se comunica con su entidad social de pertenencia, es crucial. Datos que estamos observando en nuestro sujeto de análisis: Andrés Manuel López Obrador.

Para construir el presente avance, la edición en que fuera inserta mi colaboración para este diario LJA.MX, Viernes 19 de Marzo, 2021. “Ser cashlán, ser ladino”, por causas que desconozco, no fue subida a la Hemeroteca del catálogo digital de Opinión; por lo que no pude reproducirla en mis redes multimedia. Por lo cual, ahora rescato algunos puntos de su contenido, que son aplicables y útil complemento a este ejercicio de “perfil personal” que he emprendido. Los hallazgos son los siguientes:

1) El comportamiento del presidente ha ido en escalada de irritación e intolerancia, sobre todo con aquellos que han osado frenar, detener, o congelar “sin efectos” –aunque sea preliminarmente– ese precioso catálogo suyo de argucias jurídico reductivas del Estado de Derecho, (ahora inscritas en la Ley de Hidrocarburos, cuya nota es: – Licitud para revocar permisos, cuando los titulares de los mismos cometan el delito de contrabando de hidrocarburos, petrolíferos o petroquímicos. Plantea que se puedan suspender los permisos expedidos a permisionarios, cuando se prevea un peligro inminente para la seguridad nacional, energética o para la economía nacional, aspecto que ha sido criticado en diversos ámbitos como arbitrario y de carácter expropiatorio.que quiso ver convertidas en decreto)-Ley, en obvia connivencia de la fracción mayoritaria legislativa de Morena y asociados.

2) Últimamente, se ha hecho más notoria la prisa, la urgencia actancial para instrumentar desde el Ejecutivo que él personalmente representa, cada paso de su estrategia o tácticas políticas; modalidad que matiza sin rodeos con su anhelo a la primacía y gloria del Régimen aspiracional a la 4ª Transformación, en que evalúa (tipo de influencia de empuje) como afrenta, no tan sólo el hecho de no haber “acatado” la orden expresa que dio a sus sub-sirvientes, sino a todo aquel que cuestione ese modo personal de ejercer su poder constitucional, para todo el país.


3) En su actuación, resulta cada vez más claramente emergente un rasgo tradicional, casi cultural mexicano, y que es aquello de: – no te digo que no, pero tampoco te digo cuándo; no te refuto cara a cara, pero sí te aplico aquello de… sonreírte, pero dejando en gran reserva mental lo que te digo, callando. Lo que nos remite a la especie de norma escondida: ¡Acátese, pero no se cumpla! Ancestral modo de “obedecer” las normas que se inscribe en un clásico epíteto: ser ladino

4) Ser ladino, para mí es nota central. Su antecedente cultural más connotado se remonta al genial dramaturgo Moliere, que en su obra perfiló con gran agudeza, esa del fino espíritu francés, en su personaje: Ah! Le raisonneur! /Ah ese razonador/ Un individuo que queriendo hacerse pasar por erudito gentilhombre, justifica sus torpezas y necedades con supuestas razones. Ese sofista, engañabobos, que a trasmano adopta un muy característico doblez.

Fue allí, en el lindo verde paisaje de Yajalón, Altos de Chiapas, parroquia de Santiago Apóstol, que yo aprendí en compañía de hermanos indígenas locuaces, mayoritariamente de habla Tzeltal y Chol, y mi equipo de trabajo social, la neta verdadera de quién es ladino. En aquel discurrir cotidiano, gracias al democrático: “k’hermano-Tac” (Tzeltal), mi-hermano, se lleva a cabo el encuentro social de la comunidad. En este micro-universo social, descubrí y aprendí que los indígenas eran los verdaderos hombres simples, sencillos y directos; en tanto que nosotros los “cashlanes/blancos” (aunque combinemos 50 sombras morenas), también llamados “castillas”, somos tenidos por ladinos, (dobles, mentirosos, retorcidos, razonadores, que esconden sus verdaderas intenciones). En su conversación, la nota despectiva más común era decir: “es priísta”, es ladino. Y, creo sin más que la historia se los acredita.

5) Lo que aplicado a nuestro objeto de estudio se despeja mediante la inferencia de que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, cada vez más, se comporta de manera inequívoca con un modo muy ladino. Si me suspenden o juzgan inconstitucional la Ley de la Industria Eléctrica (ahora la Ley de Hidrocarburos), entonces cambio la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, punto. Si pierdo una elección, la declaro nula. Si el Instituto autónomo destituye mis candidatos, lo extingo. Ese es su talante, su actitud, su desplante de autoridad, su doble cara al actuar… Ser, ¡Democráticamente autoritario! Es decir, ser cashlán/ ser ladino.

En tiempo electoral como estamos, y subiendo puntos al “perfil personal”, me quiero dirigir al Elector Remiso, dicho en admirada y respetuosa emulación del famoso Nuevo Catecismo para Indios Remisos de Carlos Monsiváis. A fin de invitarlo a que aplique con todo el coraje de un corazón noble, directo y sincero, la normatividad imparcial que debe imperar y conducir las contiendas actuales por el poder político. Rendir cuentas. Ser transparente, no ladino.

Ya que, si debe confrontar al que se comporta como incrédulo, ese de corazón torcido, el de lengua viperina, aquel de dura cerviz y peores instintos, es su/nuestro imperativo moral-político más apremiante, el de actuar decisivamente para que prevalezca el imperio inviolable de la Norma normante y no normada a su vez, que es la Palabra verdadera, y que los ciudadanos acatamos como Constitución Política que nos rige como sociedad, como comunidad de hombres libres, no cashlanes/ladinos, ya que al fin nos constituye como país.

 

 [email protected] 

P.S.- Por eso digo/señor ministro/ ¿de qué se ríe?/ ¿de qué se ríe? Mario Benedetti.


Show Full Content
Previous De primera mano: bombardeo entre Israel y Palestina/ Marca textos 
Next 110 años sin Mahler/ El banquete de los pordioseros 
Close

NEXT STORY

Close

SNTSS regresa a las filas de CNOP

08/03/2014
Close