El Agua y Jesús Terán (Adicional 5)/ Cátedra - LJA Aguascalientes
25/10/2021

Tenéis razón en creerme con vosotros. 

No os hace la guerra Francia; es el imperio.

Víctor Hugo

 

EL DESARROLLO ECONÓMICO. Entre las actividades en que había participado Terán durante su primer ejercicio al frente del gobierno de Aguascalientes en 1849, a los 28 años, fue en los últimos preparativos de la primera Feria de San Marcos que se inauguró en 1851, en la que se incluyó, por primera vez en América Latina, una “Exposición agrícola, ganadera, industrial y artística” al estilo europeo en la que entre otras cosas se consiguió, cuatro años más tarde, consolidar la iniciativa de crear la Fábrica de Hilados y Tejidos de San Ignacio.

En 1854, el dictador Antonio López de Santa Anna solicitó la opinión de los políticos más ilustrados de México con el propósito de establecer el mejor enfoque del desarrollo del país; Jesús Terán, quien fue uno de ellos, le dio respuesta en un documento histórico de gran importancia que tituló “Informe sobre las clases laboriosas de la sociedad y medios para mejorar su condición”.

Terán corrió un gran riesgo, pues le manifestaba con toda firmeza su ideología liberal, opuesta a la conservadora que entonces imponía Santa Anna. Este, sin embargo, ya no pudo contestar o reprimir, porque con el triunfo de la guerra de Reforma fue desterrado definitivamente del país. Por fortuna, el periódico liberal “El Siglo XIX” publicó completo su trabajo, dándole una gran proyección nacional a su ya destacada figura política.

En dicho documento –dos años antes de la Ley Lerdo– Terán establecía la conveniencia de distribuir entre los propios campesinos de las haciendas las tierras improductivas que estaban en poder de la curia católica, medida necesaria para impulsar el desarrollo económico del país aboliendo las hipotecas y capitales “piadosos”; estimulara el incremento de la población con matrimonios mexicanos y no con inmigrantes –al contrario de la práctica estadounidense– y fomentara la industrialización.

Esto, que puso en práctica en Aguascalientes en 1856 al distribuir la Hacienda Nueva en poder del Cabildo y propiciar el establecimiento de la Fábrica de Hilados y Tejidos de San Ignacio –nombre del pueblo que surgió a partir de entonces– con productos de alta calidad elaborados por parte de los campesinos que prefirieron adiestrarse como obreros para dominar la tecnología de punta importada de Francia, según la historiadora Patricia Galeana sería suficiente para considerar a Jesús Terán como precursor de la Reforma Agraria aplicada por la Revolución. Pero también como promotor del desarrollo industrial y del económico en general de México.

– o 0 o –


IDEOLOGÍA DE TERÁN: De lo dicho hasta aquí y aprovechando también lo que he logrado asimilar sobre la personalidad de Jesús Terán, me atrevo a esquematizar su ideología de la siguiente manera:

LIBERAL SOCIAL porque antepone la justicia a la economía.

LIBERAL POLÍTICO NACIONALISTA porque para resolver sus problemas con el aprovechamiento cuidadoso de sus propios recursos, antepone los intereses del pueblo y su capacidad de trabajo, a: 

Los intereses de los acaudalados internos y

De los de las potencias extranjeras. La mejor demostración de ello fue la consolidación de nuestra SOBERANÍA, cuando después de haber perdido con Santa Anna la mitad de nuestro territorio a manos del imperio estadounidense, ese mismo pueblo, con Juárez apoyado por su pueblo en las guerrillas y por Terán como su embajador extraordinario y plenipotenciario en Europa, derrotó el propósito colonizador del imperio napoleónico con el beneplácito de nuestras naciones hermanas –que lo declararon “Benemérito de América”– y otras muy lejanas, sojuzgadas por el mismo enemigo en otras partes del mundo. (Si bien hay que reflexionar en la distinción que hizo el gran poeta francés Víctor Hugo en su carta a los poblanos que triunfaron en la batalla del 5 de Mayo de 1862, plasmada en la frase que inicia esta colaboración).

Como base única e irreemplazable del sistema de gobierno, el ciudadano debe cumplir puntualmente las OBLIGACIONES que nuestra Constitución Política le impone y exigir de la misma manera el respeto a los DERECHOS que la misma le garantiza.

Su LIBERALISMO ECONÓMICO se basa en:

Que el agricultor sea propietario de la tierra suficiente y los medios necesarios para asegurar la subsistencia satisfactoria de su familia.

Que sus hijos tengan la posibilidad de optar por una forma de vida mejor, tanto en el área rural como en la urbana.

SU SUPERESTRUCTURA LIBERAL consiste en contar con los recursos adecuados para que:

La familia entera tenga acceso a una Educación gratuita en todos los niveles;

Cuente con la libertad absoluta para pensar, expresarse, transitar, asociarse y creer en lo que considere pertinente;

Disfrute de su tiempo libre y tenga acceso a todos los bienes de la cultura universal y

De comunicarse con cualquier connacional, para fortalecer su sentido de pertenencia a México y al género humano del cual es parte. Es decir, aspirar a forjarse una conciencia crítica clara del mundo y de la vida.

– o 0 o –

EL DESARROLLO INDUSTRIAL. Si tomamos en cuenta la ideología de Jesús Terán, es fácil deducir que su idea de PROGRESO:

No se limita a la acumulación de dinero, sino a la justicia con que se organice la economía para que el esfuerzo no se concentre sobre la fuerza de trabajo de los pobres; la distribución de los beneficios no se concentre entre los ya ricos y los recursos naturales se protejan, aprovechándolos racionalmente, previendo la utilidad que deberán prestar a las generaciones venideras. Y desde el punto de vista de la

SOBERANÍA, la mejor forma de conservarla consiste en progresar por nuestro propio esfuerzo. Organizarnos sobre nuestras propias capacidades, y mientras el avance tecnológico no sea de utilidad universal porque no es un producto individual sino humano, crear el nacional. Y en caso extremo adquirirlo, pero jamás permitir que los extranjeros vengan con él para adueñarse de nuestra economía.

Para ser realmente soberanos, nuestra nación deberá mantener su territorio como exclusivo con todos sus recursos, no vender ni comprometer un centímetro cuadrado de él y jamás permitir inversiones ni empréstitos del exterior. 

La DEUDA EXTERNA es el cáncer de la Soberanía.

– o 0 o –

HISTORIA INDUSTRIAL DE MÉXICO. Veamos ahora, con el enfoque de Jesús Terán, algunos ejemplos que ilustran lo que han constituido para los mexicanos los esfuerzos que a través de los siglos, XIX, XX y XXI han realizado los diversos gobiernos en su empeño de industrializarnos y sus repercusiones en el medio ambiente, con énfasis en el más valioso de nuestros recursos por su escasez: el agua.

1856 FÁBRICA DE SAN IGNACIO. Obviamos esta benéfica experiencia ya referida.

1884 EL FERROCARRIL. La idea de crear una red ferroviaria en México surgió en 1837, pero la primera obra concluida fue la de la ruta México-Orizaba Veracruz en 1873; no fue sino a partir de Porfirio Díaz que en 1877 se abocó de lleno a construir la primera red de ferrocarriles con el propósito de ir desarrollando el mercado interno y consolidar el sentido de nacionalidad a partir del desarrollo económico.

Por desgracia, el procedimiento que utilizó fue no sólo desventajoso sino, por el contrario, altamente oneroso para México pues otorgó concesiones a las empresas asociadas de Estados Unidos, Imperio Británico y Francia, sin discutir proyectos, permitiendo por principio de cuentas que el trazo de la vía principal se diseñara de acuerdo no con el proyecto económico de México sino con el de las empresas extranjeras, empezando por las terminales México-Ciudad Juárez para facilitar la extracción de materias primas de nuestro país a los Estados Unidos y la distribución de sus productos manufacturados, con sus troncales Aguascalientes-Chicalote-San Luis-Tampico para abarcar la vertiente del Golfo, e Irapuato-Guadalajara para abarcar la vertiente del Pacífico.

Y por si eso fuera poco, les otorgó generosas facilidades y hasta donativos cuantiosos.

Aguascalientes fue elegido por el grupo empresarial no solo para establecer una estación ferroviaria, sino para construir los Talleres Generales de Construcción y Reparación de máquinas y carros de ferrocarril de todo el sistema. Las razones fueron ampliamente generosas: 

El gobierno de Aguascalientes les donó más de 8 kilómetros cuadrados; $18,000 pesos para sus instalaciones de bombeo de toda el agua que necesitaran; exención de impuestos para las empresas y todo su personal. Pero sobre todo, la seguridad del Congreso del Estado en el sentido de que los obreros no objetarán sus salarios y serían dóciles, honrados y pacíficos al no estar contaminados por la negativa influencia de una gran ciudad.

  1. LA FUNDICIÓN. Con el impúdico nombre de La Gran Fundición Central Mexicana, este ejemplo es muchas veces peor pues careció totalmente de ventaja alguna. Atraída por la facilidad del transporte que ofrecía el ferrocarril, el estadounidense Solomon Robert Güggenheim forjó un verdadero imperio familiar en Aguascalientes, aparte de otro en Monterrey.

Para darnos cuenta a vuela pájaro de la imponente dimensión de su dominio, la cantidad de minas cuya propiedad había llegado a acumular hacia 1910 eran 363, de las que habiendo caducado 112, en 1911 conservaban 251: 129 en Asientos; 109 en Tepezalá; 9 en Rincón de Romos; 1 en Calvillo y 1 en Asientos. Solo la violencia revolucionaria fue capaz de provocar su decadencia.

La mayor parte de ellas enviaban su material en bruto por medio de ramales del ferrocarril construidos por otra empresa suya dependiente de la ya subsidiaria Güggenheim Smelting Co.: la Mexican Union Railroad que partiendo de las principales zonas de extracción en Tepezalá y Asientos hasta sus instalaciones principales de la fundición ubicada en terrenos cercanos a la ciudad de Aguascalientes, donde acumularon como recuerdo un monumento fantástico de desperdicio contaminante de tal dimensión, que actualmente se conoce como el “cerro de la grasa”. 

De allí regresaban por la misma vía los minerales ya beneficiados en primera instancia para enviar directamente a los Estados Unidos.

Para no hacer el cuento más largo, me concretaré a señalar algunos puntos del contrato leonino firmado el 12 de Abril de 1894 por el conjunto de empresas con el gobierno del Estado, cuyo titular era Alejandro Vázquez del Mercado.

No voy a repetir algunos de los vergonzosos ejemplos de sometimiento oficial que ya vimos en el caso del Ferrocarril. Pero en el de la Fundición hay otros verdaderamente salvajes, como el señalado en el artículo sexto, en el que se autoriza a la empresa a establecer ¡tiendas de raya! exactamente iguales a las de la servidumbre de las haciendas; el séptimo, que la faculta para disponer no de una cantidad fija sino de cualquier cantidad de terreno; el octavo, para usar libremente de las aguas que encuentre; el noveno: “si los terrenos o las aguas…. fuesen de propiedad particular, queda facultada para adquirirlos… En caso de que no se llegue a un avenimiento, la empresa tiene el derecho de pedir… la expropiación por causa de utilidad pública…”.

Esto nos hace reflexionar en el hecho de que mientras los antiguos imperios medievales se sentían obligados a conquistas a sangre y fuego los territorios que se disponían a saquear esclavizando a sus habitantes, los modernos imperios capitalistas y “civilizados” que se autocalifican como ejemplos de libertad y democracia son peores porque sin necesidad de conquistar territorios disfrazan de legalidad la misma esclavitud y explotación que ejercían los antiguos.

Pero claro: en ambos casos se requiere de traidores con espíritu servil que los apoyan a cambio de dádivas y concesiones menores que jamás reunirían con trabajo honrado. Y el pueblo, que engañado por el panorama de bonanza que le pinta la atractiva publicidad, cae en la trampa.

ESCASEZ DE AGUA. Hay otros puntos tan graves como los que acabamos de ver, más el espacio se agota; sin embargo, incluyo una más que hasta a mí me parece exagerada: la afirmación de otro autor, en el sentido de que “…a raíz de la instalación de la hacienda minera el río San Pedro perdió prácticamente todo su caudal en Aguascalientes”; la pongo en duda porque no señala una fuente responsable; pero la incluyo porque sería lógico pensar que en caso de ser cierta porque las fundidoras requieren muy grandes cantidades de agua, al clausurarse los hornos el río pudo recuperar su caudal para verse como lo conocimos quienes pescamos y nadamos en él en los años cincuenta. 

LA PROLIFERACIÓN DE POZOS. En este recuento cronológico de la fiebre industrializadora solo refiero las etapas que ya vimos en números anteriores: 

  1. Industrialización de la agricultura. Al iniciar el decenio, había solo un medio centenar de pozos artesianos y no más de cinco profundos. El nuevo concepto de la con los cultivos intensivos por la plantación de frutales en ese decenio, provocó la primera fiebre de perforación de pozos profundos que llegó en 1963 a la alarmante cantidad de 467, produciendo un grave descenso del nivel de los depósitos freáticos, lo cual alarmó a la presidencia de la República que estableció la veda permanente burlada.
  2. La industria del vestido. El ejercicio del IMSS apoyado por el gobierno del Estado mediante el adiestramiento de trabajadores de la ciudad y del campo en el sector de la industria del vestido y la capacitación técnica de los empresarios improvisados surgidos de las artesanías locales, que no afectan sensiblemente el consumo de agua, ejemplo a seguir para ciudades carentes de ríos y afectados gravemente por la sequía.

La industria ganadera. También vimos este decenio, en el que se cometió el grave error de repetir el de los años 50, debido a que el ganado exige también un gran consumo de agua que volvió a multiplicar la perforación de pozos.

Nos queda pendiente la conclusión del recuento de pozos profundos perforados hasta la fecha por los incrementos industrial y de población, el problema político de la privatización del servicio de distribución del agua y el anteproyecto de hipótesis de trabajo para una investigación sociológica que ofrezca certidumbre acerca de las soluciones a seguir. 

 

“Año del bicentenario del natalicio de Jesús Terán”

Por la unidad en la diversidad

Aguascalientes, México, América Latina

[email protected] 

 


Show Full Content
Previous Los Harlem Globetrotters a la NBA/ Marca textos 
Next 25 años de ejercer el periodismo teatral en Aguascalientes/ La escena 
Close

NEXT STORY

Close

Señor presidente, usted no tiene la culpa… / La Purísima… Grilla

08/09/2016
Close