¿Cómo aprovechar la transición? La agenda de Montañez/ Agenda urbana  - LJA Aguascalientes
20/10/2021

Finalmente pasó la elección de los nuevos integrantes del Congreso local y los once ayuntamientos, incluyendo el municipio capital donde viven prácticamente 950 mil personas, es decir, cerca del 70% de la población de la entidad, y en el que resultó electo el candidato del PAN, Leonardo Montañez. ¿Cómo puede aprovechar la transición para comprender mucho mejor los problemas y desafíos más importantes, las distintas opciones y ganar tiempo cuando llegue el momento de enfrentar su solución?

Primero, el periodo de transición sirve para definir un plan de gobierno que establezca los objetivos de la administración, mismo que puede incluir desde las promesas hechas en campaña hasta nuevos planteamientos o acciones exitosas de la administración anterior que puedan continuarse en los próximos años. En ese sentido, el alcalde y su equipo de transición, podrían priorizar esos objetivos, identificar estrategias concretas para lograrlos, y definir una hoja de ruta clara, con acciones, metas, plazos y responsables de liderar cada estrategia u objetivo. También es importante calcular los recursos necesarios para implementar cada estrategia, tanto en términos económicos como materiales, técnicos y humanos, pues ello puede ayudar a evaluar su viabilidad en los próximos años. Igualmente, identificar algunas “ganancias rápidas”, es decir, acciones que puedan implementarse rápidamente y con recursos moderados para lograr impactos positivos reales en el corto plazo, puede ayudar al alcalde electo a aumentar su legitimidad para implementar acciones más complejas en etapas posteriores de su administración. 

Segundo, durante la transición, el alcalde puede aprovechar para estudiar con detalle la estructura del presupuesto, no sólo para entender con qué recursos contará o a qué podría destinarlos, sino también para identificar en qué sectores o áreas se requerirían recursos adicionales y cómo se podrían generar. En la actualidad, existen maneras en que los gobiernos municipales pueden movilizar recursos propios adicionales para elevar su capacidad de inversión, como las asociaciones público-privadas para la prestación de algún servicio o instrumentos de gestión del suelo urbano, entre otros. Realizar ese ejercicio con antelación daría al alcalde claridad sobre las limitaciones y oportunidades existentes en ciertas áreas o sectores, lo que a su vez le permitiría establecer prioridades e invertir los recursos de manera más estratégica y eficiente.

Tercero, el periodo de transición puede servir para analizar qué perfiles podrían ser los más convenientes para las distintas áreas que deberán ocuparse, algunos de los cuales podrían provenir de la administración anterior, asumiendo que lograron buenos resultados, pero otros deberán buscarse al exterior del gobierno, tanto para aumentar el profesionalismo y la capacidad del municipio como para sumar perfiles talentosos y comprometidos que aporten nuevas ideas y una visión innovadora al gobierno. La conformación de los recursos humanos es una decisión crítica, pues, por ejemplo, remover a gran parte del personal técnico que opera las distintas áreas podría implicar la pérdida de experiencia y conocimiento, lo que podría prolongar la curva de aprendizaje de la nueva administración. 

En ese contexto, es natural que algunas posiciones sean ocupadas por personas que apoyaron la campaña o cuentan con alguna trayectoria partidista, o con la habilidad para manejar asuntos políticos con eficacia, pues ello puede ayudar a navegar entornos o situaciones complejas para hacer que las cosas sucedan. No obstante, el gobierno municipal requiere conocimiento para realizar funciones y operar servicios de forma eficiente, como el saneamiento, los residuos sólidos, el desarrollo urbano, la movilidad, entre otras. En la transición, por tanto, el próximo alcalde debería evaluar la combinación de perfiles que más le ayuden a realizar una gestión exitosa.

Por último, la transición puede aprovecharse para establecer relaciones con actores que puedan ayudar a facilitar la implementación del plan de gobierno municipal, incluyendo tanto a quienes apoyaron al alcalde electo como a quienes no lo hicieron. Es clave, por ejemplo, que se gestionen adecuadamente las relaciones con todos los actores que realmente cuenten y tengan peso porque eventualmente podrían apoyar o bloquear al alcalde durante su administración. Por lo tanto, el futuro alcalde podría invertir este tiempo en establecer estrategias puntuales para movilizar posibles aliados o saber cómo manejar la relación con sus oponentes, que no siempre están fuera: a veces el enemigo está en casa.

En suma, si el alcalde electo desea realizar una gestión eficaz, competente, innovadora e incluyente, que realmente eleve la calidad de vida en el municipio, puede comenzar por aprovechar la transición para diseñar un gobierno sólido y funcional que permita iniciar su gestión con una visión clara de lo que quiere alcanzar y un plan y un equipo adecuado para lograrlo. 

 

[email protected] / @fgranadosfranco



Show Full Content
Previous Desnormalizar la “normal” entrega de datos/ LaFemTIC
Next El país donde nadie pierde/ De imágenes y textos
Close

NEXT STORY

Close

Jesús Terán No.63

30/06/2018
Close