El Agua y Jesús Terán (ADICIONAL 4)/ Cátedra  - LJA Aguascalientes
20/09/2021


Mucho podría decirse sobre aquella etapa del desarrollo económico de Aguascalientes durante el sexenio del gobernador Enrique Olivares Santana, que se conjugó con el apoyo del gobierno federal a través del Instituto Mexicano del Seguro Social, en estrecha colaboración con la Cámara Nacional de la Industria de Transformación y el Centro Nacional de Productividad, etapa caracterizada no por atraer industrias foráneas sino por fortalecer las que habían surgido como iniciativas improvisadas a partir de las artesanías propias de la región.

Ejemplifico esa etapa con el experimento que, como culminación de los trabajos de fomento del desarrollo industrial de nuestro Estado se realizó en el ramo del vestido, con la participaron del personal y socio-alumnos adiestrados en los talleres de costura y bordado industrial del IMSS y de trabajadores experimentados de varias empresas del vestido de la ciudad de Aguascalientes, así como con campesinos artesanos del deshilado de pequeñas comunidades de Calvillo a cuya invitación también acudieron con gusto, en su mayoría mujeres en todos los casos.

Se trató de la exhibición de modas que presentó el famoso diseñador mexicano Pedro Loredo en el palacio de gobierno el 25 de Abril como el evento principal de la Feria de San Marcos de 1968 y se repitió al día siguiente a nivel popular aprovechando la pasarela utilizada en la coronación de la reina celebrada en la exedra de la plaza de armas, en la que se admiraron todas las prendas de la colección desde los bikinis deshilados hasta el traje de novia, diseños basados en temas de nuestras culturas originarias.

Además, dicha colección fue exhibida por Loredo no solo en México sino en Europa, Japón y los Estados Unidos. En fin, la nueva imagen de la industria del vestido y la artesanía del deshilado aguascalentenses, difundida a nivel internacional, fue el broche de oro con que se coronaron aquellos trabajos que contribuyeron en gran medida a independizar a nuestros industriales del mercado de San Juan de los Lagos, único donde se vendían las prendas de las empresas y artesanías de nuestro Estado. Pocos años después, inclusive, la fortaleza de este sector se consolidó con la creación de una Delegación Estatal de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido.

COOPERATIVAS CAMPESINAS. Pero los talleres de adiestramiento del IMSS no se limitaron a desarrollar la industria urbana. Cuando los conoció el director general del Instituto Ignacio Morones Prieto durante una visita a esta Delegación, se entusiasmó con su desempeño y los apoyó, entre otras formas, con la dotación de un autobús que comenzó a traer diariamente un grupo integrado por jóvenes de diferentes comunidades localizadas en el trayecto de rutas que se iban turnando para incluir las diferentes regiones del Estado.


Aquel adiestramiento culminó también con la organización de diversos talleres en las comunidades rurales, establecidos por las propias campesinas con financiamiento del Fondo Nacional de Fomento Ejidal (Fonafe), debidamente capacitadas para administrarlos de todo a todo, desde el nivel gerencial hasta la higiene y seguridad en el trabajo, la seguridad social, el aseo. 

EL BUEN EJEMPLO CUNDE. Este exitoso experimento tuvo repercusiones y no solamente varios estados de la República enviaron grupos de jóvenes campesinos para adiestrarse en nuestros talleres de costura y bordado industrial -como el de los Once Pueblos de Puruarán entre otros- sino que incluso establecieron varias cooperativas similares a las nuestras, como en la de una comunidad serrana de Nuevo León que inauguró el presidente Echeverría el día de Navidad; la de Guadalupe, Zacatecas; o la de Llano Largo en la costa chica de Guerrero, por lo menos.

Pero… Aquí está el “pero”. Cuando la primera cooperativa en saldar su adeudo para convertir a sus socias en dueñas absolutas de su empresa con todo su equipo, mobiliario, materiales, etc., que fue la de Pabellón de Hidalgo, entregaron el último cheque al Fonafe en una comida a la cual invitaron al gobernador J. Refugio Esparza Reyes, de origen campesino, quien llegó acompañado por la plana mayor de los empresarios del vestido a quienes presentó como el apoyo esencial que tendría su gobierno para el desarrollo de esa industria en el Estado.

Aquel baño de agua fría fue estoicamente soportado por las integrantes de la Cooperativa, así como por los habitantes de la comunidad asistentes al evento. Lo conocían bien y sabían de lo que era capaz.

No conocí los detalles porque tuve que desplazarme a la ciudad de México, pero después me enteré que aquello había sido el anuncio de la desaparición de todas las cooperativas, que fueron transferidas a poder de los empresarios como en el caso de Palo Alto -cuya dimensión no era la de un pequeño taller sino de una empresa fabril en toda forma- donde en el primer intento de despojo los pretensos invasores fueron rechazados con el apoyo de los campesinos armados con sus instrumentos de labranza; finalmente, con el uso de la fuerza pública enviada por el gobernador, sus dueñas fueron expulsadas de su legítima propiedad o convertidas en obreras asalariadas al servicio de los empresarios. ¡Cómo era posible que pusieran el mal ejemplo de manejarse por sí mismas… y lo peor de todo, con éxito!

Esto, obviamente, no lo hizo Cuco Esparza por su iniciativa, de la que carecía. Él fue solo un peón de la política con la que, después de una larga historia de medidas contrarrevolucionarias a partir de 1946, durante el período del presidente Miguel Alemán –a quien los estadounidenses impusieron el mote de míster amigou– se inició la clausura la Revolución Mexicana para sustituir su política nacionalista con la desnacionalizadora impuesta por Carlos Salinas de Gortari en 1972, cuando tomó posesión como presidente de la República Miguel de La Madrid, iniciándose así el período que en México conocemos como “Salinato” y está por cumplir 50 años, porque sigue vigente hasta la fecha.

Y no solo desaparecieron las cooperativas, que los empresarios no lograron manejar con el éxito que habían demostrado las campesinas. Terminaron no regresándoles los activos a sus legítimas dueñas, sino entregándoselos al gobernador, quien se desconoce lo que hizo con ellos.

También desaparecieron no solo los talleres del IMSS, cuyo equipo de la mejor calidad mundial adquirido en Polonia le fue entregado al DIF, donde tiempo después se intentó levantar un inventario que no se logró realizar porque estaba arrumbado en una bodega, amontonado y semidestruido; también desapareció, íntegro, el Centro de Adiestramiento Técnico, cuyas instalaciones fueron ocupadas por áreas administrativas del Hospital General, al igual que su extensa zona deportiva, todo en detrimento de la población derechohabiente.

Y en el nivel nacional también se fueron debilitando las funciones del Departamento de Adiestramiento Técnico del IMSS; desapareció el Fonafe y, lo que es peor, el motor técnico altamente especializado en la promoción del fomento industrial, que era el Centro Nacional de Productividad y también deben de haber desaparecido si no otros organismos similares, sí las funciones que realizaban en el mismo sentido.

NEOLIBERALISMO. En el ámbito internacional, este período lleva el nombre de Neoliberal y consiste en la adaptación del Liberalismo económico del siglo XIX al siglo XX, pero con un enfoque aún más salvaje en favor del capitalismo internacional. 

GOBIERNOS INCAPACES. Uno de sus principales argumentos consiste en que, al declarar incapaces a los gobiernos para manejar la economía de los países, debe obligárseles a entregar el patrimonio nacional –es decir, la riqueza acumulada por el trabajo del pueblo en las empresas dedicadas a aprovechar nuestros recursos naturales para fomentar el desarrollo económico del país, como Petróleos Mexicanos, Ferrocarriles Nacionales, etc.– entregar esa riqueza a las empresas privadas extranjeras y abrir las puertas a los grandes consorcios financieros internacionales, para que multipliquen sus capitales mediante la proliferación de préstamos gravados con altos intereses.

PRIVATIZACIÓN DEL AGUA. De allí fue de donde surgió la fiebre de privatizar los servicios del Estado. Y así fue como el propio PRI –que todavía lleva el adjetivo de “revolucionario”– entregó en Aguascalientes, a la iniciativa privada extranjera, el servicio del agua potable que debería estar en manos del Ayuntamiento.

LA ESTRATEGIA LANSING. En los hechos, la estrategia pronosticada en 1924 por Robert Lansing, exsecretario de Estado de Woodrow Wilson, presidente de los Estados Unidos, había dado resultado.

MANIPULACIÓN INTERMEDIA. Según él, el mexicano no es manipulable ni por la fuerza; prueba de ello fue la invasión armada organizada por el emperador francés Napoleón III en 1862, comandante del ejército más poderoso del mundo de aquél entonces, al que tuvo que retirar después de cinco años de desgaste inútil ante un pueblo que, desarmado, luchó con dientes y uñas; ni por el golpe de Estado organizado por el gobierno de los Estados Unidos en 1913 mediante el pacto que firmó en su embajada en México con el “chacal” Victoriano Huerta, Secretario de la Defensa del presidente Francisco I. Madero, quien lo asesinó provocando lo contrario de lo que el imperio deseaba: el despertar de la verdadera Revolución que cimbró al mundo y convirtió la frontera entre ambos países, durante muchos años, en un muro de contención contra su negativa influencia no solo para nuestro pueblo, sino para todos los pueblos de América Latina.

No, decía Lansing. Al pueblo mexicano no lo puede manipular ningún extranjero, pero la solución es muy simple: apoderémonos de la voluntad de un solo hombre, su presidente, y manipularemos a su pueblo. El documento completo lo puede usted leer en “El busto de Terán” (parte 4) publicado en este diario el 05 de Marzo del presente año.

El pronóstico de Lansing se hizo realidad con el Salinato que impuso el sistema neoliberal de los Estados Unidos, destruyendo así todo lo positivo alcanzado durante el proceso revolucionario, pero conservando lo negativo, que fue le fue muy útil para apoyar su aplicación.



 

GOBERNAR, pero gobernar bien, no es, a mi modo de ver, que la persona que está en el poder cumpla sus caprichos o los del grupo al que sirve, sino el arte de conducir a un pueblo hacia la consecución de sus mejores aspiraciones de una manera armónica, es decir, en la que todas las tendencias cedan un poco en sus diferencias, en obsequio a un acuerdo superior que consistiría en que todas quedaran razonablemente satisfechas. En ello podría radicar la diferencia entre un demócrata y un tirano.

Eso requiere que el gobernante sea un hombre con la sensibilidad social, el nivel cultural suficiente y el criterio propio necesarios para comprender qué es a lo que el pueblo aspira; no un especialista en todo, pues para eso debe designar, también con tino, a los asesores necesarios.

EXPERIMENTOS FATALES. Como ejemplos muy útiles para comprender mejor el tema básico de esta serie, que es el de la escasez de agua, tenemos los de los experimentos fatales de las imitaciones extralógicas, especialmente las importadas del extranjero, basadas no en el conocimiento científico sino en el interés mercantil, concretamente las modas agrícolas e industriales trasplantadas sin reflexión alguna.

La acelerada perforación de pozos entre los años 50 y 60 del siglo pasado, se explica por la artificiosa multiplicación de plantaciones intensivos de viñedos para la producción de vinos, saldo negativo de la ambiciosa y por tanto mala imitación provocada por el éxito de los Viñedos Ribier.

Los inversionistas tuvieron pérdidas severas por los terrenos y pozos que buscaron frenéticamente vender o dedicar a usos que les produjeran beneficios. Entonces aprovecharon el ejemplo de la explotación ganadera que también copiaron, sin importarles que para alimentarlos sería necesario perforar más pozos porque esa actividad requiere grandes cantidades de forrajes porque el ganado tiene que manejarse en establos y no en potreros.

Fue así como en 1963 estalló el problema cuando la Presidencia de la República se alarmó por el foco rojo que se encendió en el Estado de Aguascalientes, al que respondió estableciendo la veda indefinida de perforación de más pozos para evitar el descenso del nivel de agua de los mantos freáticos. Veda ingenua, porque al no establecer sanciones concretas ni efectivas de nivel federal ha sido violada hasta la fecha sin ningún recato.

Hemos avanzado mucho en el desarrollo del tema, pero falta un análisis histórico sintético pero más profundo para tener el panorama completo y concluir con el planteamiento de un anteproyecto de investigación, que llegará al punto final de esta serie con la entrega de la semana próxima.

 

“Año del bicentenario del natalicio de Jesús Terán”

Por la unidad en la diversidad

Aguascalientes, México, América Latina

 

[email protected] 

 

* Nota. El título “Cátedra” que lleva esta columna se debe, exclusivamente, al propósito de recordar la revista que publiqué entre 1975 y 1978 con el subtítulo: “Órgano Informativo Independiente de la Universidad Autónoma de Aguascalientes”.

 

Show Full Content
Previous Reforma Fiscal: Un buen comienzo
Next Ave Caesar!/ Opciones y decisiones 
Close

NEXT STORY

Close

El fitoplancton, fundamental en la producción de oxígeno

29/12/2018
Close