Endodoncia electoral/ Yerbamala - LJA Aguascalientes
02/12/2022

Decía por ahí un célebre monero con mucha guasa y mejor tino, que la inminente elección del próximo 6 de junio le provocaba menos entusiasmo que ir a una endodoncia. Tal vez se refería certeramente a que víctimas y pacientes, sabemos que la endodoncia es tan dolorosa como necesaria e inevitable. Lo sabe también Juaníbal, el casi sexagenario y un poco amargado dentista que espera algún programa social que lo saque de su depresión pandémica o al menos le ayude a entender que México cambia y con él en su aburguesado entorno. Tal parece que es el mismo caso de muchas y muchos ciudadanos, que poco a poco, con alegrías, decepciones, modestos triunfos, derrotas estrepitosas, avances y retrocesos cotidianos, vamos aprendiendo, sobre la marcha y con costos sociales altísimos en nuestra historia colectiva reciente, que el cambio social depende de todos y cada uno de nosotros actuando colectiva y organizadamente, no de carismas ni de colores; que los cambios no se conquistan de una vez y para siempre, y que además de liderazgos legítimos se necesita lo más importante: una construcción de ciudadanía crítica y participativa más allá de la coyuntura electoral, porque todos los días constatamos que la incipiente y muy niña democracia mexicana es frágil. Muy frágil.

De ello da cuenta en 2021 la vuelta generalizada a la violencia, con una de las campañas más violentas que se recuerden y multitud de candidatos y candidatas de todos los partidos que han sido perseguidos, agredidos, heridos y muertos en disputas de poder locales o regionales que frecuentemente son indescifrables fuera de los contextos locales.

La cosa, siendo muy grave, no acaba allí, porque tal parece que partidos y candidatas y candidatos viven en otra realidad y en otro país, y no en el de la ciudadanía, con campañas de todo y de lodo, pero que proponen poco o nada para atender los ingentes y urgentes problemas sociales del país y de sus regiones y ciudades. De ahí la irrelevancia plena de estos partidos, candidatos, y sistema electoral en su conjunto, así como su poca o ninguna viabilidad para atender los grandes y crecientes problemas nacionales. ¿Y qué decir de la venalidad superlativa de las autoridades electorales?



 

Así, en 2021 pudimos ver candidatos francamente impresentables en todos y cada uno de los partidos: pastores y ministros de culto, reinas de belleza, actores, futbolistas, luchadores, mimos. Pero también casos de “políticos profesionales” de verdadero escándalo, como el de Guerrero, o bien la candidata panista en Chihuahua acusada penalmente por el propio gobernador del mismo partido, los vacuos, pero guapos jovencitos que al mejor estilo del molde peñista se disputan el gobierno de Nuevo León, o bien la reina de belleza y el señor de los casinos en Baja California, por citar solo algunos de los casos más llamativos. Así es, de la plutocracia a la cleptocracia, pasando por el vacío completo.

¿Y qué decir de la zafiedad de las campañas o de las inexistentes propuestas? ¿son serios que Claudio X., la derecha conservadora y sus medios, las cámaras empresariales y los intelectuales orgánicos, esos mismos del cuento del “mesías tropical”, ahora de vuelta con el ridículo cuento del “falso mesías”? (cabría preguntarnos con preocupación cuál es para ellos el verdadero mesías en un estado laico, si es que lo hay), aunque ya sabemos que no son muy serios, porque son los mismos del “saving Mexico” que celebraban y ponían en portada a Peña hace solo unos pocos años. Los mismos que pretenden ponernos en la falsa disyuntiva entre una supuesta dictadura actual y una “democracia plena”, casualmente abanderada por ellos y sus grupos de interés. ¿Pensarán acaso que este país no tiene memoria? Parece un mal chiste que da poca risa. Y en la esquina opuesta: ¿es serio que la izquierda a la mexicana acose y bulee a las y los intelectuales inorgánicos, pero que en cambio no tenga problemas de conciencia con el continuismo de los peores tiempos del “prianderismo”?

¿Y qué pasa mientras tanto con el partido-movimiento del presidente? ¿es viable y resulta una alternativa de cambio con “líderes” como Ricardo y Marcelo y con candidatos como Félix?

Queda claro así que el partido del presidente no ganará por bueno ni por ser el mejor, sino porque enfrente no tiene nada ni a nadie que se pueda denominar oposición o algo que se le parezca. 

En dicho contexto nacional: ¿qué decir de Aguascalientes? Pues un poco o un mucho de lo mismo. Está claro que alguien tendrá que terminar siendo alcalde, regidor o regidora, diputado o diputada local y federal, pero cuesta decidir entre la irrelevancia y el fantochismo. Aun así votaremos. Claro que votaremos, tal vez aún con menos entusiasmo con el que vamos a una endodoncia. Tal vez la ciudadanía se anime a mandar un claro mensaje político –sin partido– y cuya agenda solo sea ciudadana. Ojalá que el voto sea copioso, masivo y diferenciado si debe serlo, para ver si poco a poco la clase política va entendiendo que cada vez nos representa y nos gusta menos, porque lo cierto es que no nos puede dar igual quien gobierne, ni como gobierne o desgobierne.

Cola. Decía ya hace unos 2,500 años el sabio griego Arístocles de Egina, más famoso por su apodo: “Platón”, que: “el precio de desentenderse de la política es acabar siendo gobernados por los peores hombres” (o mujeres, dado el caso, aunque sabemos que los griegos ciertamente no eran muy paritarios). No es deseable ver cumplida la sentencia platónica en nuestra Matria ni en nuestro pequeño estado. Mucho menos en nuestra ciudad, así que éste 6 de junio no queda más alternativa que salir a votar eligiendo lo menos malo. Vale y cuenta el voto diferenciado, el voto útil y también, desde luego, el voto nulo, que al final es también voto y manda un mensaje muy claro. Ya luego habrá que seguir cotidianamente los dichos y hechos de estos políticos tan ansiosos de ganar un cargo o de repetir en él y tiempo habrá de exigirles cuentas durante su gestión, porque los funcionarios públicos electos son, en impecable y surrealista teoría política y constitucional, nuestros mandatarios. Tal vez vaya siendo hora de acercar un poco la teoría a la realidad cotidiana. Especialmente en nuestra ciudad y estado, dada la creciente tendencia a ignorar a la ciudadanía por parte de la clase política.


 

@efpasillas


Show Full Content
Previous El sistema nacional de transparencia y el fortalecimiento del enfoque de derechos humanos en pro de acciones para prevenir la violencia de género/ La Transparencia, sendero para la igualdad
Next La esencia del consumo
Close

NEXT STORY

Close

LJA 29/10/2018

29/10/2018
Close