Factores e interpretaciones de la elección 2021/ La columna J - LJA Aguascalientes
02/02/2023

“Las realidades son un conjunto de interpretaciones subjetivas que coinciden en un momento”.

 

A una semana de las elecciones en Aguascalientes es menester tomar estas líneas para exponer ante Ud las interpretaciones de un momento político que ha marcado un rumbo para este estado, el cual resulta ser un oasis ante el contexto general del país, en donde Morena sigue teniendo mayoría, pero al menos en esta elección redujo su voto en 10 millones de personas aproximadamente.

Hace 4 meses existía incertidumbre en demasía sobre cómo sería la jornada electoral, en el manojo de posibles candidatos estaba Luis Armando, exalcalde, exgobernador y una persona con carisma, que sería el abanderado por un partido nuevo como lo es Fuerza por México. Gabriel Arellano del mismo modo se perfilaba por Movimiento Ciudadano, ya había sido un alcalde carismático con un liderazgo marcado en el oriente de la ciudad. En el tiempo en que hago referencia estaba Blanca Rivera, la esposa del exgobernador Carlos Lozano, un político de élite a quien se le reconoce por su capacidad operativa. Por Morena, Arturo Ávila de quien se presumía que ya había adquirido experiencia y que tenía una estrategia muy armada. No podía faltar el sello de la farándula con Ricardo Franco por el Partido Libre. En el PAN estaba Leonardo Montañez un perfil ecuánime de trayectoria desde las instancias juveniles, posiblemente el menos conocido de los candidatos en ese momento. Hubo cambios en el PRI y finalmente quedó Norma Guel como candidata a la alcaldía. La suerte estaba echada, pero en política muy pocas cosas quedan al azar.

“Hurgando en nuestras almas, a menudo desenterramos algo que debería haber estado allí sin ser visto” Tolstoi.

Fueron semanas de incertidumbre, cada quien hacía campaña a su manera, a su estilo, a sus posibilidades de estructura y marketing político. Para quien ha estado en campaña entiende perfectamente lo que implica el desgaste de esta misma. Creo que nunca nadie se imaginó que existiría un resultado casi de 3 a 1, evidentemente la apatía había sido una constante en las elecciones intermedias, esta elección fue distinta, la gente salió a votar, no importó hacer filas por el protocolo de la pandemia, importó y pudo más que la sociedad estuviera dispuesta a participar, creo que esa fue la gran victoria de estas elecciones.

De manera paralela se presentaba una tesitura nacional muy estridente tanto en el Gobierno Federal y su figura presidencial, como en Morena. Hago referencia a esto porque existen diversos factores que influyen en una elección, el encono social, la percepción de seguridad, los resultados gubernamentales, las campañas de desprestigio, el marketing político, el género de una candidatura, las redes sociales, incluso influye si el día de las elecciones juega la selección nacional de futbol o si hay lluvia. Son muchos los factores, todos los procesos electorales son multifactoriales, y es evidente que, aunque hay cosas elementales para todo estratega político, aún no existe un método que garantice el ganar el comportamiento del ser humano, siempre existirá un alcance no calculado de sus acciones.

Las posiciones de elección popular en este país se han tornado en un preámbulo de burla y de constante crítica, pues los partidos políticos han optado por suplir a la capacidad por la estética, ha sobre impuesto a los familiares y amistades que a los perfiles que constituyen una opción de eficiencia, y en los casos más deleznables, podemos ver a los y las candidatas que están en esa posición como un resguardo legal ante procesos penales, recuerdo las palabras del premio nobel de literatura Mario Vargas Llosa “Ser congresista antes era un honor, hoy es una vergüenza”, y que quede claro no por unos podemos generalizar a todos, pero en una opinión general dicha percepción permea.

La democracia es el tablero en cual se juega la vida política de un país como el nuestro, aunque existan situaciones inexplicables, y del mismo modo la meritocracia no sea una razón o un sustento para quien participa en política, resulta conducente expresar que es lo que hay, con un sabor amargo, pero con una tenue esperanza de bríos de cambio, la participación que hubo es un referente de lo que estoy comentando, la menos lo es en Aguascalientes. 


La hipótesis se ha marchado, hoy tenemos resultados palpables, la gente no confía en los partidos chicos o “nuevos”, tampoco considera que es pertinente la permanencia de quienes ya estuvieron en una posición de poder, al menos en la alcaldía capitalina, lo que impacta en el ánimo social, influye mucho más que cualquier estructura partidista, el marketing político sí influye, pero no determina una elección. La eficiencia de un gobierno también coadyuva a que la refrende su voto.

“Cada mentira es un veneno, no hay mentiras inofensivas. Solo la verdad es segura. Solo la verdad me da consuelo, es el único diamante irrompible” Tolstoi.

In silentio mei verba, la palabra es poder.


Show Full Content
Previous La Purísima… Grilla: Adelantadísimos
Next La clase media y la movilidad social/ El peso de las razones
Close

NEXT STORY

Close

Trump y Hillary: el final / #PolíticaForDummies

06/11/2016
Close