La votación en Michoacán huele a “narcovotos” - LJA Aguascalientes
04/07/2022

APRO/Pedro Zamora Briseño

 

La coalición Morena-Partido del Trabajo resultó ganadora de la gubernatura de Morelia. Sin embargo, se trata de una cuestionada victoria a causa de las denuncias sobre grupos armados que irrumpieron y operaron en su favor en diversos municipios mediante el robo de urnas, amenazas a funcionarios de casilla y coacción de votantes.

Hasta el viernes 11 no había concluido el cómputo oficial, pero según el presidente del Instituto Electoral de Michoacán (IEM), Ignacio Hurtado Gómez, en los avances de las distintas elecciones se estaban confirmando las cifras del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP).

De acuerdo con ese programa, el morenista Alfredo Ramírez Bedolla obtuvo 654 mil 837 votos (41.56% de las preferencias), mientras que el candidato de la coalición PRD-PRI-PAN, Carlos Herrera Tello, recibió 614 mil 576 sufragios (39.03%). La diferencia entre el primer y segundo lugar fue de 40 mil 261 votos (2.53%).

Ante la cerrada contienda y su combinación con las presuntas irregularidades detectadas el día de la jornada electoral, la alianza tripartidista ve condiciones viables para judicializar el proceso y llevarlo hasta la última instancia para buscar la nulidad de las casillas donde hubo anomalías, explica el comisionado del PRD ante el IEM, David Alejandro Morelos Bravo.

“Fueron bastantes las incidencias que reportamos el día de la elección, pues desde el inicio hubo hombres armados operando en favor de Morena, intimidando a nuestros representantes para que se retiraran de las mesas de casilla en los municipios, como Múgica, La Huacana, Tumbiscatío, Gabriel Zamora, Salvador Escalante, Régules y Zitácuaro, entre otros, donde nos quedamos sin representantes”.

Coincidentemente, añade Morelos Bravo, en esa región se registró una “votación atípica” en la cual Morena y el PT ganaron con ventajas de hasta dos o tres a uno.

Los distritos locales XXII y XXIV, con cabecera en Múgica y Lázaro Cárdenas, respectivamente, fueron definitorios para el triunfo de Ramírez Bedolla en la contienda por la gubernatura, pues, de acuerdo con el cómputo oficial, ahí apabulló a su adversario con una diferencia de 54 mil 34 votos, cifra notablemente superior al margen de 40 mil 261 sufragios con los cuales ganó la elección en todo el estado.


En el distrito XXII el resultado fue de 50 mil 542 votos (66.9%) del morenista contra 19 mil 413 (25.74%) de Herrera Tello, mientras que en el distrito XXIV fue de 41 mil 304 (62.49%) contra 18 mil 319 (27.71%).

En esta región hubo casillas con casi la totalidad de votos en favor de la candidatura de Alfredo Ramírez, como la 1 contigua de la sección 573, del municipio de La Huacana, donde Morena-PT recibió 570 de los 597 votos emitidos, en tanto que el PAN obtuvo un voto, el PRI cuatro, el PRD siete y el resto se distribuyó entre los demás partidos. En la casilla 1 básica de la sección 557, la alianza Morena-PT aparece con 360 votos frente a los 36 de la coalición PRD-PRI-PAN.

Según un reporte de las incidencias del día de la jornada electoral, entregado a Proceso por el representante del PRD ante el IEM, en la sección 477 de Santa Casilda, municipio de Gabriel Zamora, personas armadas les quitaron los equipos de telefonía celular a los funcionarios de casilla, se apoderaron de 160 boletas para marcarlas en favor de Morena, las ingresaron a las urnas y se retiraron.

En la casilla 138 extraordinaria 1 de Aquila obligaron a la gente a votar en la mesa bajo presión de grupos armados; en la casilla 1782 de la localidad Salguero, municipio de San Lucas, personas armadas robaron las ocho urnas, mientras que en algunas casillas de Los Reyes grupos armados amenazaron a representantes del PRD para que no estuvieran presentes en las casillas.

El informe también señala que en la comunidad Iramuco, del municipio Salvador Escalante, se cerró la casilla 1809 aproximadamente a las 10 horas por encontrar la mayoría de las boletas marcadas en favor del candidato Alfredo Ramírez Bedolla y por la candidata a alcaldesa Diana Espinosa Saucedo, del partido Redes Sociales Progresistas.

En la madrugada tres personas habían llegado al domicilio del presidente de la casilla para ordenarle marcar las boletas de esa manera, lo que quedó establecido en el incidente que se levantó por parte de las autoridades electorales.

En algunas casillas de Múgica, por amenazas de grupos armados se quedaron sin representantes casi todos los partidos, en tanto que personas armadas visitaron a votantes en sus casas para que les mostraran la evidencia de que sufragaron por Morena.

Respecto de las incidencias registradas durante la elección, el titular del IEM, Ignacio Hurtado, señala:

“De lo que nos reportaron y tenemos constancia fue el caso de algunas urnas que prácticamente nos fueron robadas, arrebatadas, en Angangueo, Ungapeo, Salvador Escalante y San Lucas, principalmente, fueron 10 casillas. En unos casos sólo fue por el ayuntamiento, en otros agarraron parejo: gobernador, diputados, ayuntamiento”.

Los anteriores casos, agrega, “fueron las incidencias más fuertes” y “se están investigando; hemos pedido reporte de nuestros funcionarios para poder presentar las denuncias correspondientes ante la fiscalía”.

Sobre las acusaciones en el sentido de que grupos armados coaccionaron el voto en algunas regiones del estado, el funcionario del organismo electoral considera que “es un tema muy sensible en este momento”, del que se comentó durante la sesión permanente del domingo, pero “hasta ahora yo no tengo ningún reporte de algún comité o de otro órgano del IEM al respecto”.

No obstante, Hurtado Gómez precisa que eso no le corresponde al instituto, pues si bien los partidos pueden haber levantado escritos de incidencia durante el desarrollo de la jornada electoral, tienen su derecho de impugnación y pueden hacerlo valer ante otra instancia.

A juicio del analista político Humberto Urquiza Martínez, se debe investigar y llegar al fondo de los señalamientos de la intervención de grupos armados en la elección, porque “ningún acto que violente el sentido del voto puede ser considerado democrático”.

No obstante, el exconsejero del IEM advierte que las autoridades tienen la responsabilidad de deslindar el origen de esos grupos para limpiar y evitar que se contamine el proceso electoral, porque la sociedad no tiene que acostumbrarse a que ocurra este tipo de situaciones.

Añade: “Debemos ser muy cuidadosos en los señalamientos que se puedan hacer, puede ser el crimen organizado u otros grupos; esa es la respuesta que debemos tener de las autoridades de justicia y seguridad pública, quienes deben aclarar si fue el crimen organizado o grupos que quisieron hacerlo creer para tratar de incidir en la elección”.

Para Urquiza Martínez, el gran pendiente es decir quién fue “para saber cómo atajar este tipo de flagelo que se puede estar presentando en procesos electorales, sean vinculados a grupos delictivos o a grupos ilegítimos, creo que el fin es el mismo: querer incidir de manera negativa en el voto y no podemos permitir que este derecho sea contaminado por grupos de la delincuencia, políticos o sociales, que a través de mecanismos ilegales quieran presionar a la sociedad”.

 

Alistan defensa del triunfo

El representante de Morena ante el IEM, David Ochoa Valdovinos, rechaza tajantemente que el día de la jornada electoral grupos armados hayan coaccionado el voto en favor de su partido.

“Nosotros estuvimos revisando con la autoridad electoral los incidentes de la jornada y sí hubo algunos casos donde nos reportaron que personas armadas llegaron y se llevaron urnas, que no fueron contabilizadas. Tengo el dato de 10 casillas más o menos, pero después nos dimos cuenta de que la información no siempre fue así; hubo también rumores al respecto. Nosotros creemos que la ciudadanía salió a votar y fue consciente”.

Ochoa Valdovinos refiere que los partidos que han realizado esos señalamientos están en su derecho de mencionarlo en sus impugnaciones, si es que tienen pruebas, porque “tendrían que demostrarlo”.

Respecto del desconocimiento del resultado de la elección de gobernador por parte de la alianza PRD-PRI-PAN, el representante de Morena afirma que “están en su derecho de revisar y poner algún juicio de inconformidad, pero nosotros creemos que no hay un tema fuera de la legalidad para que pueda caerse la elección; cuando la diferencia es de 2.5% seguramente van a impugnar, pero estamos preparando la defensa legal”.

David Ochoa revierte las acusaciones y señala que quien cometió actos ilegales fue el gobierno de Silvano Aureoles Conejo en apoyo de su candidato Carlos Herrera Tello, quien fue su secretario de Gobierno.

“Fue una elección de Estado, con el gobierno involucrado totalmente, tuvimos que enfrentar al gobernador que se metió de lleno a la competencia, repartiendo despensas y dinero, además de una guerra sucia contra nuestro movimiento”.

Ante un panorama en el que Morena no contará con mayoría en el Congreso local y se configuró un escenario multipartidista en los ayuntamientos, Ochoa Valdovinos indica que fue un proceso electoral difícil para su partido por el cambio de candidato que se vio obligado a realizar. “El reto era la gubernatura, se complicó, tuvimos menos días de campaña, pero se logró el triunfo”.

De acuerdo con los datos disponibles, hasta el viernes 11 los partidos de la coalición PRD-PRI-PAN se quedarían con 47 ayuntamientos, Morena-PT con 31, el PVEM 11, Movimiento Ciudadano 7, PES 7, Fuerza por México 5, Redes Sociales Progresistas 1 y tres independientes.


Show Full Content
Previous El PRI, entre la “tentación” y la “traición”, ¿habrá una alianza con López Obrador?
Next PVEM: Una historia de trampas y escándalos
Close

NEXT STORY

Close

Mejorar calidad de trámites y servicios y disminuir la corrupción son los retos de gobiernos

25/05/2022
Close