Pérdida de movilidad educativa por pandemia es desigual entre regiones - LJA Aguascalientes
20/10/2021

San Luis Potosí, Zacatecas, Querétaro, Hidalgo, Jalisco y Chihuahua son las entidades que más podrían reducir su movilidad educativa

El esquema de regreso a clases no solo debe atender los rezagos, sino priorizar a las entidades federativas que corren mayor riesgo de perder movilidad educativa

El Centro de Estudios Espinosa Yglesias, presenta el reporte “La educación ante la pandemia de COVID-19. Vulnerabilidades, amenazas y riesgos en las entidades federativas de México”, donde se analiza cuáles serán las consecuencias a mediano y largo plazo del rezago educativo por el cierre de escuelas y la educación a distancia a consecuencia de la pandemia.

Según el reporte, las secuelas de la pandemia por covid-19 reducirán en al menos 0.6 años la escolaridad de la población, lo que hará caer el progreso educativo de las generaciones actuales con respecto a las anteriores. Esta reducción en la movilidad educativa puede ser de 25 a 33 por ciento.
La pérdida de movilidad educativa en las distintas regiones del país se debe a las adversidades que se presentaron por la educación a distancia y la disrupción que esta tuvo ante la amenaza de la covid-19. En general, los estados con sistemas educativos más vulnerables no fueron los que sufrieron los mayores contagios.
San Luis Potosí, Zacatecas, Querétaro, Hidalgo, Jalisco y Chihuahua son las entidades que más podrían reducir su movilidad educativa dada la combinación de riesgos derivados de la pandemia y la desigualdad de oportunidades provenientes de las condiciones educativas de origen. La normalización de las clases presenciales y la atención a los rezagos deben dar prioridad a estas entidades federativas.
Si bien el regreso a clases importa, se debe dar mayor importancia a la atención de las entidades federativas con mayores rezagos educativos a causa de la pandemia y que pueden traducirse en una menor movilidad social. Se requiere de acciones remediales y nuevos recursos para cerrar la brecha de rezago educativo que agravó el cierre de las escuelas.
Los recursos destinados al sistema educativo deben asimismo cubrir y ayudar a cerrar las desigualdades estructurales. Estas, ante el desafío de la pandemia, se traducirán en menores opciones de movilidad social en el futuro. La atención a las secuelas educativas de la pandemia, tanto coyunturales como de largo plazo, requieren de un plan que aún no se percibe claramente delineado.

 

CEEY


Show Full Content
Previous Entrega Gobierno del Estado de Aguascalientes tablets a estudiantes para sus estudios
Next En el IMSS lograron que una mujer recuperara movilidad del brazo luego de recibir balazo
Close

NEXT STORY

Close

Índice de Desigualdad de Género / El apunte

26/04/2016
Close