El Agua y Jesús Terán (7 Y último)/ Cátedra - LJA Aguascalientes
02/02/2023

DEDICATORIA. Antes de entrar en materia, debo mencionar que la Agrupación Amigos de Jesús Terán tomó el acuerdo explícito de dedicar esta serie de artículos al pueblo de Aguascalientes.

Cultura del agua. Como lo habrán percibido quienes hayan leído los antecedentes del trabajo que hoy concluye, la intención clara radica en la idea de que es muy difícil solucionar un problema social si el pueblo no participa en esa solución, porque para resolverlo es necesario que la comunidad afectada esté consciente de que debe modificar sus hábitos, adquiriendo otros que en este caso podríamos calificar como nueva cultura del agua.

Intentar hacerlo aunque sea con la mejor de las intenciones pero por imposición, sin el imprescindible estudio metodológico que investigue las causas para proponer soluciones viables; sin los recursos necesarios ni los medios más recomendables -como ha ocurrido en otros casos- sería por lo menos ingenuo. 

Lo que la Agrupación Amigos de Jesús Terán pretende, consiste en despertar la conciencia de la ciudadanía de nuestro Estado en cuanto a la gravedad del problema que significa no tanto la escasez de agua, que es real, sino el hecho de que gran cantidad de la que estamos consumiendo ya no es potable, lo cual acarrea daños a la salud desde ligeros hasta mortales.

Solo así será posible que surja esa nueva cultura: a partir de que la propia sociedad, una vez concientizada de la trascendencia del problema, promueva la investigación necesaria que compruebe y defina con precisión científica las causas que lo provocan, a fin de determinar metódicamente las medidas necesarias para corregirlas, lo cual no será nada sencillo.

Sin embargo, siendo la propia sociedad la promotora de la investigación, estará dispuesta a apoyar sin reserva las medidas que deberán aplicarse para corregir los errores y los vicios que hasta ahora conservamos, mediante el procedimiento educativo sistemático necesario para que las actuales generaciones comprendan porqué deberán adquirir los hábitos que se requieren para asegurar la apropiación social de la nueva disciplina cultural, así como para que las generaciones futuras se eduquen en ella desde su nacimiento.

Pero también para que la sociedad apremie a los gobernantes a cumplir con su obligación constitucional de servir al pueblo y no a los grandes inversionistas; y además que atiendan las recomendaciones que mantienen los organismos especializados, tanto nacionales como internacionales, respecto de las medidas que se deben adoptar en relación con el cambio climático en general y con el cuidado del agua potable en particular.

Y esto no debe esperar más. Es urgente iniciar la tarea antes de que la Naturaleza se encargue de hacerlo por nosotros por la vía del hambre, la enfermedad, la violencia y la muerte, porque las guerras pasadas, que antes eran por el petróleo, ahora se contendrán por el agua y ya se están gestando en varias partes del mundo.

En Aguascalientes, de hecho, ya dio inicio un conflicto que puede ser de severas consecuencias, por la presión que se está ejerciendo sobre un núcleo importante de agricultores para que cedan el agua potable con que cultivan sus productos, a cambio de la “purificada” en las plantas de tratamiento a partir de las aguas negras desechadas por la ciudad de Aguascalientes, tanto por sus habitantes como por las industrias contaminantes que han sido invitadas a radicarse aquí, con atractivas subvenciones cuyo costo, además, va a cargo de los ciudadanos


NUESTRA APORTACIÓN. Como alguien tiene que dar el primer paso y son los Amigos de Jesús Terán quienes están planteando esta iniciativa, me han asignado la responsabilidad de formular el planteamiento inicial que sometemos a consideración de la ciudadanía.

Intentaré, por tanto, aportar mi conocimiento geográfico, económico, social y político del Estado desde la mitad del siglo XX, más el obtenido en obras diversas, en notas de prensa y aprovechando, en la actualidad, la facilidad de acceder con gran rapidez a la información que a nivel mundial ofrece la internet (por medio de organismos entre los que destaca Wikipedia, por su sentido humanitario no mercantil sino gratuito y sin anuncios, que se sostiene con donativos voluntarios). 

Así como la experiencia académica que como estudiante de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM adquirí, al tener la fortuna de ser discípulo de maestros de la talla de Rodolfo Stavenhagen y Pablo González Casanova, así como de participar en investigaciones tanto de campo como de gabinete con Ricardo Pozas Arciniega -otra parte de mi grupo lo hizo con Fernando Cámara Barbachano- grandes maestros que sabían cultivar lazos de amistad a la par de sus actividades magisteriales. 

Y como profesor tanto en la propia UNAM como en el Instituto de Ciencias de Aguascalientes y posterior Universidad Autónoma de Aguascalientes –cuyo origen por cierto se debe a Jesús Terán– también tuve la oportunidad de aplicar los métodos de investigación en las materias que impartí hasta ser destituido de todas mis cátedras por defender la autonomía de la Institución. 

Sin más trámites, procedamos a exponer la HIPÓTESIS DE TRABAJO sobre el tema GRAVE DESEQUILIBRIO ECOLÓGICO AMENAZA LA ESTABILIDAD DEL ESTADO DE AGUASCALIENTES

El borrador que presento a su consideración consiste en una serie de afirmaciones empíricas –algunas sustentadas en informes oficiales– sobre el problema ecológico que a mi juicio enfrenta nuestro Estado, representado por el grave desequilibrio entre el alarmante incremento de la población y la disminución, también alarmante, de la calidad del agua potable.

  1. DENSIDAD DE POBLACIÓN. De acuerdo con el censo histórico, el Estado tenía una densidad de 16 habitantes por Km2 en el año 1900; 34 en el 1950; 145 en el 2000 y 219 –tan solo 20 años después– en el 2020. Como se ve, el crecimiento de la población de Aguascalientes y su densidad son exorbitantes, aparte de estar distribuida en forma desequilibrada al concentrarse mayoritariamente en la ciudad capital, en parte por el incremento de la natalidad, pero sobre todo por la inmigración de otros estados, más la de nuestros propios campesinos atraídos por la oferta de trabajo mejor remunerado.
  2. CALIDAD DEL AGUA. Por el contrario, la calidad del agua continúa disminuyendo en forma por demás alarmante a partir de 1963, fecha en que la presidencia de la República estableció la veda indefinida cuando la perforación de pozos profundos –de no existir prácticamente diez años antes– alcanzó la cifra de 467 en el Estado, porque se llegó a la conclusión de que aparte de que las corrientes superficiales podían desaparecer destruyendo la sustentación de la agricultura de temporal, si se sobrepasaba la profundidad de 600 metros los metales pesados que contienen las llamadas aguas fósiles pondrían en riesgo severo la salud de la población que no tendría más opción que consumirla, razón por la cual solo permitía perforar los pozos indispensables para el servicio doméstico.

Sin embargo, el hecho es que en 2006 la cantidad de pozos perforados llegó a la cantidad de ¡3,132! de los cuales parte eran para servicio agrícola, pero también para satisfacer el afán dañino de industrializar el Estado con la contraproducente política de atraer empresas extranjeras promovida por el gobernador Lozano de la Torre, lamentablemente continuada, mediante la absurda política denunciada por Gerardo Ortega de León de exentarlas de impuestos, obsequiarles terreno y hasta entregárselos urbanizados a cargo de los ciudadanos.

Y en 2018 ya había 2,400 pozos ¡sólo en una cuenca! que es la del Valle de Aguascalientes a la que, si bien es una de las 5 más explotadas del país, habría que sumarle las de las otras cuatro. 

¿Cuántos pozos perforados habrá actualmente en Aguascalientes? No he logrado conseguir este dato y me temo que no nos va a gustar cuando lo obtenga. Pero como lo vimos en la entrega anterior, la evaluación que Conagua realizó el 2020 dio como resultado que lo mantos acuíferos subterráneos están descendiendo a razón de 100 millones de metros cúbicos anuales porque se extraen 350 millones pero las lluvias solo alcanzan a reponer 250 millones, razón por la cual no se deben autorizar nuevas concesiones de perforación. Esperamos que los funcionarios observen puntualmente la conclusión derivada del estudio, pues entre otras cosas los metales pesados están haciendo cada vez más estragos en la salud de la población, que desconoce el origen de sus padecimientos, algunos de ellos mortales.

  1. PROYECCIONES. Consideramos que en relación con los dos puntos desarrollados como manifestaciones del problema que ha venido evolucionando en el Estado desde el siglo XIX en relación con el agua potable se podrían proyectar algunas estimaciones, muy recomendables, de lo que podría ocurrir a una fecha futura si continúa agudizándose con la tendencia que lleva desde 1963, pero asumimos que esa es una de las tareas de quienes realizaran la investigación correspondiente,

Esos dos puntos que integran nuestra hipótesis de trabajo, si bien podríamos enriquecerla con otras ideas y materiales, sintetizan una opinión concreta que describe el problema a partir del cual nos parece suficiente para desarrollar el programa de la investigación con todas sus implicaciones.

  1. INVESTIGACIÓN FORMAL. La solución la tiene el Estado en sus manos, porque la sociedad le proporciona los recursos necesarios para realizarla.

En primer lugar cuenta con el organismo especializado en la materia que es la Comisión Nacional del Agua (Conagua), a cuyo cargo debe estar la conducción de los trabajos.

Pero muchas de las dependencias gubernamentales deben participar también por la amplia experiencia que tienen en los diversos aspectos que el problema provoca, empezando por las relacionadas con la salud, la población, los recursos hidráulicos; la mecánica de suelos; la agricultura, la ganadería, el meteorológico, el cambio climático, etc. etc.

Por otra parte, cuenta también con instituciones obligadas a participar como el organismo descentralizado que es la Universidad Autónoma de Aguascalientes y el Instituto Tecnológico de Aguascalientes, cuyos investigadores han realizado interesantes trabajos al respecto.

Más aún: la propia Universidad Nacional Autónoma de México estaría gustosa en participar en un trabajo colectivo de esta naturaleza, que sería el primero en la República.

Y no dudo, incluso, de que el Grupo Consultivo de Expertos para el Cambio Climático de la Organización de las Naciones Unidas estaría positivamente interesado en participar en una iniciativa de esta naturaleza surgida en una provincia de uno de sus países miembros, sobre un tema que ha ocupado ya la atención de otros gobiernos que están trabajando con las áreas de competencia que les corresponde en la ONU incluyendo a la propia Secretaría General, ya que es considerado como prioritario. 

Lo único que deseamos aportar adicionalmente, es nuestra intuición de una propuesta de solución que tal vez podría considerarse.

SOLUCIÓN INTUIDA

EQUILIBRIO POBLACIÓN-CALIDAD DE AGUA

Población ideal. A diferencia de otros estados, que tienen la posibilidad de obtener agua de corrientes o depósitos importantes como para pensar en incrementar su economía con actividades que requieren cantidades considerables de agua y teniendo en cuenta que Aguascalientes carece de esas posibilidades, deberían establecerse medidas que ayudaran a reducir la presión que significa una densidad de población tan grande como la que nuestro Estado ha alcanzado a la fecha especialmente en la ciudad capital, que ha crecido de una manera monstruosa.

Para definir esa población ideal podría tomarse como base el año de 1963, cuando se rompió el equilibrio entre el incremento de la población y la extracción límite de agua para permitir la compensación del agua extraída, con el agua de lluvia necesaria para recargar los depósitos subterráneos a su nivel natural, desequilibrio que fue aumentando hasta provocar la disminución progresiva de las presas y la desaparición paulatina de ríos y arroyos, lagunas, bordos, etc. que acentuó la desertificación del territorio.

La población del Estado en 1963 era, aproximadamente, de 250,000 habitantes.

Pero como no podemos desaparecer o expulsar los 1,250,000 habitantes sobrantes, aparte de establecer la nueva cultura del agua cuidando al máximo la que tenemos, no desperdiciarla, captar la de lluvia en todas las casas, evitar su contaminación excesiva, adoptar nuevas técnicas de construcción y pavimentación que eviten la evaporación del agua de lluvia y faciliten su filtración al subsuelo, todo para ir propiciando el restablecimiento del equilibrio de los mantos de aguas freáticas, evitando así extraer agua a profundidades mayores de 600 metros, a fin de consumir agua verdaderamente potable para restablecer la salud de la población, etc., podrían establecerse medidas que permitieran, entre otras: 

1.- Reducir el desequilibrio entre la macrocefálica capital del Estado y los municipios propiciando la descentralización de actividades, si los municipios estuvieran de acuerdo con la propuesta.

2.- Decretar la cancelación de permisos para la instalación de grandes empresas que, aparte de consumir grandes cantidades de agua, atraen mano de otros estados; y campesina que, por el contrario, debería apoyarse para volver a fomentar la producción agrícola. 

3.- Restablecer los programas de paternidad responsable para tender también al equilibrio demográfico, evitando, de paso, el abandono y la deficiente o nula educación que se da a los hijos, costumbre que por desgracia se ha incrementado y han hecho aparecer manifestaciones negativas tan graves como la drogadicción y hasta el embarazo infantil. Etc.

– o 0 o –

JESÚS TERÁN. Para concluir permítasenos rendir homenaje, en este año en que celebramos el bicentenario de su natalicio, al hombre que dedicó su vida al servicio público estableciendo el primer sistema de educación pública gratuita en nuestra provincia, incluido el inicio de actividades del Instituto de Ciencias en 1849; la adquisición del edificio en que funcionan las oficinas de Gobierno; el apoyo que ofreció para la organización de la Feria de San Marcos que se inauguró en 1851; la organización de las primeras elecciones libres; las gestiones para elevar nuestro territorio a la categoría de Estado libre y soberano de la Federación en 1857, del el que fue electo como primer gobernador constitucional; secretario de Estado y estrecho colaborador del presidente Benito Juárez, quien le asignó la misión confidencial ante las cortes europeas como su embajador extraordinario y plenipotenciario para desmantelar la estratagema que utilizó Napoleón III para convertir a nuestro país en una colonia de su imperio; murió en París después de notificar al presidente Juárez que su encomienda había sido cabalmente cumplida porque el emperador había dado órdenes secretas para retirar su ejército ante el fracaso que sufrió ante la guerra de guerrillas recomendada por él, y la obtención del retiro del apoyo de las potencias europeas y de su propio pueblo y parlamento, gracias a la paciente labor de convencimiento personalmente realizada por él en toda clase de escenarios y por todos los medios a su alcance, cubriendo todos los gastos con sus propios recursos debido a la penuria de las arcas estatales.

Con esto nos enseñó que no debemos solicitar préstamos ni contraer deuda alguna con el extranjero, si no queremos darle pretextos para intervenir en nuestra vida interna.

También nos enseñó que, sin desdeñar consejos, debemos confiar en nuestra propia capacidad para superar nuestras carencias y debilidades. Que debemos apoyar al extranjero en desgracia, pero no debemos permitir a potentado alguno obtener ventajas en tareas que muchos de nuestros connacionales pueden realizar sin doble intención.

Estas y otras acciones similares nos dejaron la gran enseñanza de que lo más valioso de un ciudadano consiste en defender a los suyos de las intromisiones de cualquier índole, no solo con valor sino con inteligencia y capacidad negociadora sin demérito alguno de la dignidad, para garantizar la soberanía de la Nación.

Esa gran capacidad de enseñar con el ejemplo nos impulsa a revalorarnos y esforzarnos, a nuestra vez, a mostrar el camino a quienes más lo necesitan, a confiar en nosotros mismos como personas capaces de forjar nuestro propio destino sin inclinar la cabeza ante nadie porque todos los seres humanos somos iguales y todos dignos de respeto.

El estudio de su vida y obra nos ha permitido descubrir que actuó con máxima generosidad para beneficio de la sociedad, con el ánimo de armonizar los intereses más disímiles, pero siempre con afán de justicia y sin espera de recompensa alguna.

 

“Año del bicentenario del natalicio de Jesús Terán”

Por la unidad en la diversidad

Aguascalientes, México, América Latina

 

[email protected]


Show Full Content
Previous Escuela Diocesana de Música Sacra. El arte de formar músicos/ El banquete de los pordioseros
Next Anticipación ociosa/ Debate electoral
Close

NEXT STORY

Close

Youtuber Karen Liao criticada por reacción ante un fan

04/10/2022
Close