No quiero oro, ni quiero plata, yo lo que quiero es romper la piñata/ Marca textos  - LJA Aguascalientes
19/09/2021


Inicio el MARCA TEXTOS de hoy con un fragmento de una canción popular que la escuchamos con frecuencia del 15 de diciembre al 24 de diciembre durante las celebraciones de las tradicionales posadas de fin de año; como dice la letra Regalo de Reyes interpretada por el Rey del Bolero Ranchero: Javier Solís: Ya va llegando diciembre y sus posadas, se va acercando también la Navidad.

Regresando a la canción con la cual acompañamos para romper la piñata, durante el periodo de la confrontación de la cultura indígena y la barbarie disfrazada de conquista de los españoles, Hernán Cortes echó mano de los frailes franciscanos: Fray Juan de Tecto, Fray Juan de Aora y Fray Pedro de Gante. Quienes se encargaron de convencer a los indígenas de que usaran la mercancía espiritual para poder alcanzar el cielo a cambio de la penitencia y la renuncia de los bienes terrenales. La mezcla de elementos religiosos y culturales dio pie a una nueva identidad mestiza, que es la base de nuestras tradiciones, los frailes para lograr el cometido de Hernán Cortez (robo, despojo), les enseñaron a los indígenas las virtudes cristianas de sumisión de: pobreza, castidad, fe, caridad y esperanza. 

Para poder poner en práctica la sumisión católica de la barbarie, perdón de la conquista, los frailes inventaron las piñatas decoradas con brillantes papeles de colores y siete picos, romper la piñata es sinónimo de destruir el mal y que triunfe el bien. Cada pico de la piñata representa los pecados capitales: ira, gula, envidia, pereza, lujuria y avaricia. Se le pega a la piñata con los ojos vendados, este acto de no ver se refiere a la fe ciega, el uso de un palo para pegarle y romper la piñata es la fuerza de voluntad del ser humano para no caer en la tentación del mal. Los mexicanos evadimos la seducción del demonio a palazos.

No quiero oro, ni quiero plata, yo lo que quiero es romper la piñata, al romper la piñata caen al piso fruta, dulces, cacahuates, tejocotes etc. los niños y adultos se avientan con singular alegría a recoger lo que sale de la piñata. En la época de la barbarie espiritual de la conquista, los frailes les enseñaron a los indígenas que lo que sale de la piñata y cae al piso son las recompensas, los dones y regalos que nos da la piñata, porque se venció al mal y al demonio a palazos.

Del 23 de julio al 08 de agosto del 2021, en Tokio, Japón 11,261 deportistas de 204 países estarán compitiendo en 33 disciplinas olímpicas, cuyo objetivo final es colgarse la medalla de oro, ser los flamantes ganadores y obtener el reconocimiento mundial de que son los máximos triunfadores deportivos. Habrá otros deportistas que su esfuerzo les alcance para conquistar la presea de plata y bronce. Arderá en el país del Sol Naciente la flama olímpica de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, en su edición 32 de la era moderna.


Estas olimpiadas niponas tienen un toque de concientizar al público sobre el impacto medioambiental y la sustentabilidad a través del reciclaje de materiales (esta técnica se usó para la construcción de los podios, el mobiliario de la Villa Olímpica. En los trajes de los relevistas de la antorcha olímpica y en las medallas que se entregarán a los ganadores).

En México, para que un atleta de alto rendimiento llegue en óptimas condiciones a una competencia olímpica cada cuatro años requiere por año la cantidad de un millón y medio a tres millones y medio de pesos; dicha suma de dinero se distribuye para competir en: Juegos Centroamericanos, Panamericanos y Juegos Olímpicos y clasificatorias (en esta etapa es donde más se gasta porque son más viajes y concentraciones). Después de saber el costo de lo que sale en preparar a un atleta de alto rendimiento mexicano. ¿De que estarán hechas las medallas de oro, plata y bronce de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020?

Las preseas niponas están elaboradas con desechos electrónicos (metales reciclados procedentes de dispositivos electrónicos como celulares y computadoras), reunidos durante dos años a lo largo y ancho de Japón, juntando 78 mil 985 toneladas de residuos y 6 millones de celulares desechados en Japón, de esta manera elaboraron 5 mil medallas para los ganadores.

El creador del diseño de la medallas de Tokio 2020 es el japonés Junichi Kawanashi, este diseñador compitió entre 400 personas para la realización del boceto de las medallas.

La medalla de oro contiene únicamente seis gramos de este codiciado y precioso metal equivale al 1.34% de la presea, el 92.5 % de esta medalla es de plata el 6% es cobre, la mezcla de estos metales le dan un valor a la medalla de oro de 600 dólares, equivalente a pesos mexicanos: 11 mil 924 pesos. Si la medalla fuera 100% de oro su costo real sería de 25 mil dólares (497 mil 219 pesos mexicanos).

Con respecto a la medalla de plata contiene 92.5 % de este metal, el resto es puro cobre, su costo es de 320 dólares (6 mil 365 pesos mexicanos). La medalla de bronce está fabricada con 97% de cobre y el 3% lo conforman zinc y estaño. Su valor es de 3 dólares (59 pesos mexicanos).

Únicamente se utilizaron 3.2 kilos de oro, 3.5 kilos de plata y 2.2 kilos de bronce para las medallas de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Muchos atletas que han ganado medallas olímpicas se han visto en la necesidad de subastar sus preseas a cambio de dinero para poder subsistir, como es el caso de la deportista de Bielorrusia Olga Korbut, la gimnasta subastó 3 medallas: dos de oro y una de plata, mismas que ganó en los Juegos Olímpicos de Múnich 1972, obteniendo 333 mil 500 dólares. El lanzador de disco, el polaco Piotr Malachowski, subastó su medalla de plata que ganó en los Juegos Olímpicos de Río 2016, esta subasta fue para una noble causa, lo recaudado fue para pagar los gastos médicos del niño de cuatro años Olek que padece cáncer en el ojo. Obtuvo 130 mil dólares.

Otros atletas olímpicos que han ganado medallas han sido presa de los ladrones, despojándolos de sus conquistas olímpicas. Ahora con estas medallas de Tokio 2020 no van ser tan codiciadas para las subastas, ni para las casas de empeño (ni yendo a la casa de empeño Gold & Silver Pawn Shop del programa que produce History Channel: El precio de la Historia, no van perder su tiempo en revisarlas: Rick Harrison, Corey “Big Hoss” Harrison y Austin “Chumlee” Russell), ni para los amantes de lo ajeno.

Éxito para los atletas mexicanos, no me tachen de pesimista pero ya sabemos la historia cada vez que se compite en una justa olímpica. Nada que ver con la cosecha de medallas que ganan los deportistas paralímpicos aztecas. Mi reconocimiento, respeto y admiración. Ellos sí dan la cara por México.

En las Olimpiadas de Río de Janeiro 2016, México obtuvo la posición 61 en el medallero (86 países participaron); ganó 3 de medallas de plata y dos de bronce. La delegación Mexicana en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro 2016 terminó en la posición 29 del medallero, obtuvo 15 medallas de las cuales: cuatro de oro, dos de plata y nueve de bronce. En Londres 2012, ganaron 21 preseas: 6 oros, 4 platas y 11 medallas de bronce.

Así las cosas con Tokio 2020, sus medallas y la delegación Mexicana que va a participar en tierras niponas.

Excelente fin de semana.

Show Full Content
Previous El Agua y el calentamiento global/ Cátedra
Next Alfonso Zayas, un actor de vaudeville/ La escena
Close

NEXT STORY

Close

El veto empresarial

29/07/2019
Close