Charly Watts/ El banquete de los pordioseros  - LJA Aguascalientes
13/01/2022

De los bateristas integrantes del  triunvirato del imperio británico del rock, -como se refirió a ellos mi buen amigo y gurú musical Alejandro Arenas Martell-, es decir, The Beatles, The Rolling Stones y The Who, sólo queda uno vivo, él es Ringo Starr. Keith Moon de The Who ya tiene algunos años de muerto y esta semana, el martes 24 del mes en curso, murió el legendario Charly Watts, baterista de sus Satánicas Majestades, los Rolling Stones.

Sucede algo curioso con estas tres agrupaciones de rock que encabezaron la llamada invasión británica durante la primera mitad de los años 60, los tres eran verdaderos grupos de rock en el más estricto sentido de la palabra, es decir, no había un líder sobre el que cayera todo el peso de la responsabilidad, si bien en los tres encontramos que la tarea creativa, es decir, la composición recae en ciertos elementos específicos, esto no hace perder la identidad de una agrupación coherente y consistente con todo lo que esto significa. En el caso de The Who es Pete Townshend, el guitarrista a quien podemos llamar responsable del  trabajo creativo, mientras que en los otros dos grupos esta labor se desarrolla en mancuernas de compositores, Lennon & McCartney en el caso de The Beatles y Jagger & Richards con los Rolling Stones, de hecho, estamos hablando de dos de las más fértiles y solventes mancuernas de compositores en la siempre inconclusa historia del rock; además de ellos, no olvidemos contar a Bernie Taupin y Elton John, a Carlo King y Jerery Geffen, a Steven Tayler y Joe Perry de Aerosmith, y si echamos un vistazo a otras latitudes musicales, el caso por ejemplo de la rock ópera o el musical, imposible no mencionar a Andrew Lloyd Weber y Tim Rice, exactamente como ha sucedido en el mundo de la ópera en donde los grandes compositores han contado siempre con su libretista o los compositores de música de ballet tienen siempre a su coreógrafo, así en el rock encontramos estas inmortales mancuernas creativas.

Por otro lado en estas tres agrupaciones inglesas encontramos que su éxito se fundamenta justamente en eso, en el trabajo en equipo perfectamente equilibrado más allá de las individualidades que por supuesto, tienen sus aportaciones que enriquecen la propuesta musical, pero más como un accesorio que como una propuesta sólida de trabajo. Ninguno de estos tres, ni The Beatles, ni The Rolling Stones, ni The Who tienen en sus filas músicos a los que podríamos dar el calificativo de virtuosos, como sucede con agrupaciones como Led Zeppelin, The Cream, Deep Purple y toda la legión de grupos de rock progresivo en donde el virtuosismo es algo que debe ser connatural en sus intérpretes,  tal es el caso de King Crimson, Yes, Genesis, Camel y muchos más.

En este caso no sucede así, el éxito es consecuencia del trabajo en conjunto, por cierto, en este mismo rubro tendríamos que ubicar también a Pink Floyd, aunque sin duda no faltará quien me grite en la cara que David Gilmour es un virtuoso de la guitarra, yo no lo creo así, es un guitarrista muy completo en quien, como el caso de George Harrison, la profunda sensibilidad y la pasión al tocar, hacen pasar por alto la cuestión de la técnica, así me lo parece definitivamente, y es entonces que entendemos aquello en lo que insistía Beethoven: “Puedes tocar mal un nota y no pasa nada, pero nunca se te ocurra tocar sin pasión”, y mira que esto lo dijo uno de los más grandes virtuosos del piano y uno de los dos más grandes improvisadores en la historia de la música, Beethoven junto a Johann Sebastian Bach.

Justamente en esta forma de hacer y entender la música está Charlry Watts, uno de los tres integrantes de los Rolling Stones en tocar en todos sus discos, los otros dos son, por supuesto, Mick Jagger y Keith Richards. Recordemos que Brian Jones,  fundador de las Piedras Rodantes, murió el 3 de julio de 1969 y fue sustituido por Mick Taylor dando forma a lo que para tu servidor es la mejor época de la agrupación. La era de Taylor con los Stones  termina con la publicación del disco Black & Blue en donde en su lugar entra Ron Wood. Más tarde, el bajista original de The Rolling Stones, Bil lWymann decide separarse del grupo. De esta manera entendemos que ellos tres, Jagger, Richard y Watts son los únicos tres integrantes de uno de los grupos más longevos en el rock estuvieron presentes en todas las grabaciones y en todas las giras realizadas.

Tenía 80 años de edad y como su colega en The Beatles, Ringo Starr, Charly era el integrante de la agrupación más ecuánime y reservado, prefería portar un bajo perfil. No le gustaba mucho hacer ruido ni el protagonismo, todo lo contrario de sus compañeros de fórmula, Mick Jagger y Keith Richards quienes eran verdaderos maestros del escándalo y la polémica.

Sin duda murió como vivió, en paz y admirado y querido por todos los que lo rodeaban. Me llamó la atención ver la publicación en redes sociales que hizo el guitarrista Keith Richards, una batería sola con un letrero que decía “Closed”. Difícilmente sus Satánicas Majestades podrían continuar después de esto. Se pudieron levantar de la muerte de su fundador Brian Jones, pero en ese tiempo tenían 26 o 27 años, ahora ya están en el octavo piso, quizás sea ya tiempo de que las piedras dejen de rodar. Descanse en paz Charly Watts.


Show Full Content
Previous 30 años del Teatro Aguascalientes (eventos artísticos) II parte/ La escena 
Next PUA organiza los festejos del “Día del Charro”
Close

NEXT STORY

Close

Este es el avance de la campaña de vacunación contra COVID-19 el 10 de marzo de 2021

10/03/2021
Close