El equipo del canciller, sin experiencia en política exterior - LJA Aguascalientes
06/08/2022

APRO/Guillermo Soberón

 

Pese a carecer de experiencia profesional en materia de política exterior, a un grupo de funcionarios le entregaron los cargos estratégicos de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), que encabeza Marcelo Ebrard Casaubon.

Con perfiles ajenos a las direcciones generales que poseen, también perciben sueldos que pertenecen al rango más alto del sector público. Un ejemplo de ello es Roberto Velasco Álvarez, de 33 años, jefe de Unidad para América del Norte; es el funcionario más visible del grupo.

Considerado el segundo hombre con mayores facultades en la Cancillería, se incorporó en diciembre de 2018 a la entonces nueva administración federal como vocero al frente de la Dirección General de Comunicación Social.

El 11 de junio de 2020, en un comunicado oficial, se anunció que Velasco Álvarez ocuparía el cargo de director general para América del Norte, y se expuso que su carrera en la administración federal comenzó tras ser “invitado por el secretario Ebrard para apoyar el proceso de transición de 2018”.

En marzo último, el Diario Oficial de la Federación informó que, desde el 1 de diciembre de 2020, por “medidas de austeridad”, se eliminó la Subsecretaría para América del Norte, tras la salida de Jesús Seade Kuri. Sin embargo, las funciones las asumió Velasco; la jefatura de Unidad para América del Norte que ocupa es un espacio de reciente creación con mayores facultades, de acuerdo con el reglamento interno de la SRE.

El sueldo bruto mensual de Roberto Velasco es de poco más de 136 mil pesos, estipula la Nómina Transparente de la Administración Pública Federal.

Según su ficha curricular en la Cancillería y perfil en LinkedIn, el jefe de la unidad es abogado egresado de la Universidad Iberoamericana, tiene una maestría en políticas públicas por la Universidad de Chicago, donde fue editor de una revista y asesor en la oficina del alcalde, y ocupó cargos en la Secretaría de Economía en el Gobierno de la Ciudad de México y en el Congreso local.


Roberto Velasco es uno de los funcionarios bisoños que en el actual sexenio obtuvo un cargo considerado político poco tiempo después de concluir sus estudios de licenciatura o posgrado.

El grupo de servidores públicos cercano a Velasco tuvo su primera base en la oficina de Comunicación Social, que dirigía el ahora jefe de dicha unidad. Desde que Velasco ascendió, el resto comenzó a ocupar posiciones estratégicas en la cancillería.

El 29 de enero último -luego de que Velasco asumió las funciones de la desaparecida Subsecretaría para América del Norte en diciembre pasado-, la cancillería anunció vía un comunicado que, por instrucciones de Ebrard Casaubon y Velasco, Jaime Vázquez Bracho Torres se convertía en el titular de la Dirección General de Servicios Consulares, área encargada de la emisión de pasaportes, entre otras actividades.

De 35 años, su experiencia consular y diplomática es nula y llegó a la cancillería en enero de 2019 como director de Análisis Estratégico del área de Comunicación Social.

Abogado por el ITAM, su sueldo bruto también supera los 136 mil pesos. Él está al frente de los 67 consulados mexicanos, 50 en Estados Unidos, a donde acuden millones de personas a realizar trámites.

Bracho Torres concluyó en noviembre de 2017 la maestría en servicios públicos en la London School of Economics and Political Science. El comunicado de su nombramiento dice: “Vázquez Bracho cuenta con una amplia trayectoria en el sector público, así como en despachos de consultoría y litigio”.

Su currículum registra su paso por un despacho, por la Subdirección de Regulación del Instituto Federal de Telecomunicaciones y por la Dirección Jurídica en la Comisión Reguladora de Energía en 2018. Después arribó a la cancillería y su nombramiento habría sido en detrimento de una embajadora de carrera, Carolina Zaragoza, con amplia experiencia consular.

Un caso particular es Farid Hannan Goyri: su ficha curricular en la SRE es una hoja en blanco. De 27 años, en su perfil de Facebook dice que es director de Asuntos Económicos, aunque en el directorio de la SRE aparece con una plaza eventual de subdirector de Análisis Estratégico de Comunicación Social. Es economista e internacionalista por el ITAM y se tituló en 2018; también se presenta como exasesor de José Antonio Meade, candidato presidencial del PRI en 2018.

Hannan Goyri registra regularmente en redes sociales sus actividades como funcionario. El 5 de mayo de 2020, por ejemplo, publicó sobre el aterrizaje en Toluca del primer embarque de 211 ventiladores para pacientes con covid-19, proveniente de Estados Unidos. “Muchas gracias a Roberto VA (Velasco Álvarez) por hacerme parte de este proyecto”, escribió. El 4 de abril de 2021 anunció que, en representación de la SRE, recibía el segundo bloque de vacunas AstraZeneca, con 1.2 millones de dosis.

En el directorio de la SRE, Arturo Rocha Hernández -quien carece de un currículum público- aparece como coordinador de Estrategias y Políticas Públicas para América del Norte y con plaza eventual de director de Información Internacional. Velasco, politólogo e internacionalista por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), tiene maestría en políticas públicas en la Universidad de Chicago, como Velasco.

En el mismo comunicado en el cual se anunció al nuevo director general de Servicios Consulares se informó que Ebrard designó a Ximena Escobedo Juárez, de 26 años, encargada de la Dirección General de Coordinación Política, responsable de las relaciones entre la Cancillería y la Cámara de Diputados, Senado y gobiernos estatales y locales.

Escobedo Juárez es licenciada en ciencias políticas y administración pública por la Universidad Iberoamericana; egresó en 2018, pero no aparece registrada su cédula profesional. El comunicado de la cancillería dice que “cuenta con una amplia experiencia en temas migratorios, en la administración pública y en el Poder Legislativo”.

Escobedo fue asesora parlamentaria del extinto Partido Encuentro Social (PES) en la Cámara de Diputados y en la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, de 2015 a 2018, de acuerdo con su declaración patrimonial y perfil en LinkedIn.

El padre de la directora general de Coordinación Política, Justo Federico Escobedo Miramontes, es cercano al canciller. Escobedo padre llegó a la secretaría como asesor de Ebrard; y hasta diciembre de 2020 reportó sueldos netos de hasta 102 mil 215 pesos mensuales en la Plataforma de Transparencia. Fue suplente de 2015 a 2018 en la Cámara de Diputados del líder del PES, Hugo Éric Flores Cervantes. Este partido y Morena formaron una alianza electoral en las elecciones federales de 2018.

Escobedo hija ingresó a la Cancillería a inicios de 2019 como subdirectora de área en la oficina del canciller y después fue directora “de Asuntos Fronterizos”. De tener una percepción de poco más de 40 mil pesos mensuales ahora su sueldo bruto asciende a poco más de 136 mil pesos.

Otros jóvenes funcionarios que ocupan cargos estratégicos son: Carlos Javier Castillo Pérez, de 33 años; ha sido director general de Cooperación y Relaciones Económicas Bilaterales de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo, de la SRE.

En su perfil de Twitter, Castillo Pérez dice que es director general de Planeación en la misma agencia. Su sueldo bruto también rebasa los 136 mil pesos. Llegó a la cancillería en diciembre de 2018 como director general adjunto de Análisis Estratégico en el área de Comunicación Social, que dirigía Velasco.

Castillo tiene una maestría en políticas públicas por la Harvard Kennedy School y es economista por el CIDE. Antes fue consultor en el Banco Interamericano de Desarrollo y ocupó cargos de 2015 a 2017 en las secretarías de Hacienda y Educación Pública.

Moisés Poblanno Silva es encargado de la Dirección General de Servicio Exterior y de Recursos Humanos, con el mismo sueldo. Antes de llegar a la cancillería no tenía experiencia en política exterior. Licenciado en administración de empresas por el Tec de Monterrey, y con maestría en la misma universidad, de 2006 a 2010 fue subdirector de Coordinación de Agenda cuando el ahora canciller era jefe de Gobierno de la Ciudad de México, según el perfil de Poblanno en LinkedIn.

También fue coordinador de asesores de la Oficialía Mayor local, trabajó como secretario técnico en la Asamblea Legislativa y asesoró en el Tribunal de Justicia Administrativa de la Ciudad de México.

Otro caso: Efraín Guadarrama Pérez tiene 33 años y es titular de la Dirección General de Organismos y Mecanismos Regionales Americanos. Ocupó cargos en la Secretaría de la Función Pública. Es abogado por el ITAM y tiene posgrados en derecho y economía por las universidades de Hamburgo, Viena y la Erasmo de Róterdam.

Manola Zabalza Aldama tiene un sueldo bruto mensual de 126 mil pesos, pero en 2019, de acuerdo con la plataforma de transparencia, comenzó con un sueldo neto de 14 mil 513 pesos. Su cargo oficial es de coordinadora de apoyo técnico, pero no aparece en el directorio de la SRE. Antes de llegar a la cancillería no tenía experiencia en el sector público. Tiene una maestría en economía por la Sciences Po de París.

Francisco Javier Jileta Verduzco fue director general de Vinculación con las Organizaciones de la Sociedad Civil, sin experiencia en el sector público. Exintegrante de la secta Nxivm, es economista por el ITAM y tiene un doctorado en economía urbana por el University College London.

Renunció a su cargo en diciembre último, en medio de un escándalo por presunta vacunación VIP en la cancillería, que involucró a funcionarios de alto rango, como Martha Delgado, subsecretaria para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos.

Personal del SEM entrevistado afirma que el ascenso de este grupo de jóvenes se explica “por casos de nepotismo pocas veces visto. “Estos personajes juegan a ser Estado y a hacer política exterior”.

El internacionalista Rafael Velázquez Flores, profesor de la Universidad Autónoma de Baja California, corrobora que en este sexenio se observan distintos nombramientos políticos en la cancillería: “De los tres subsecretarios, sólo Carmen Moreno Toscano, subsecretaria de Relaciones Exteriores, es del SEM”.

Para cargos clave, como las direcciones generales -añade- se requieren perfiles con experiencia que garanticen la profesionalización del trabajo. “Si existe esa ausencia, pone en riesgo (la política exterior) y sí puede afectar el cumplimiento de los objetivos”.


Show Full Content
Previous Impunidad en SLP: compras amañadas de medicamentos por 120 millones de pesos
Next Condiciones adversas al llegar a Japón: pese a todo, atletas paralímpicos confían en que ganarán
Close

NEXT STORY

Close

Proponen la creación de la Ley de Maternidad Vulnerable

17/02/2021
Close