Libros al instante para complacer lectores/ Alegorías Cotidianas  - LJA Aguascalientes
20/09/2021


 

Como lectores en más de una ocasión nos ha ocurrido que deseamos leer un libro y no lo encontramos en las librerías de la ciudad, en a veces tampoco se encuentra en alguna librería virtual en línea por lo que tenemos que esperar a que llegue la Feria del Libro, hacer un viaje a Guadalajara o México para poder adquirirlo.

Aunque tenemos ahora dos librerías en la ciudad de grandes cadenas de libros, son muy pequeñas y no podemos encontrar todo lo que deseamos leer, en ocasiones tenemos que brincar entre una u otra para ver cual de ellas podrá traernos uno de nuestros añorados ejemplares en un par de semanas o un poco más.

Tenemos que agregar que los ejemplares se agotan así que cuando los buscamos no los encontramos y comenzamos en el proceso de la pesquisa en la internet o pedirlos por encargo en la librería; sin olvidar que algunos libros salen a la venta primero en Europa y después en Latinoamérica, por lo que no hay distribución de ese libro en ningún lado.

De manera personal confieso que eso me desilusiona un poco, aún con tanta venta en línea y modernidad no todo se consigue tan fácilmente.


Muchos lectores optan por los libros electrónicos, pero algunos no les encontramos el chiste o bien, aún con anteojos no dan para tanto nuestros ojos por lo que preferimos una y mil veces los libros impresos, a la antigüita.

Imagine usted que, existe la solución a nuestra penuria y es que, desde el año pasado en España una librería ofrece el servicio de libros en demanda, es decir, usted busca un libro, no lo encuentra físicamente así que en ese momento lo imprimen para que en escasos 10 minutos (como máximo) usted pueda llevarlo a casa.

Esta tecnología existe desde hace muchos años, en 2012 Xerox México dio a conocer la Expresso Book Machine una impresora con un catálogo de más de 7 mil libros de hasta 800 páginas en menos de 10 minutos pues tiene la capacidad de imprimir 160 páginas por minuto, el proceso es muy sencillo solo hay que elegir el libro, hacer clic y esperar a que la máquina haga su trabajo. 

Cuando se dio a conocer esta máquina tenía un valor en el mercado de 250 mil dólares con una recuperación estimada de la inversión de 5 años, nunca vi algo parecido en funcionamiento hasta ahora.

Decíamos entonces que en España el año pasado una librería de Madrid fue la sensación ya que cuenta con una impresora llamada Dragona que ha revolucionado la venta de libros. 

Los lectores al enterarse de la noticia fueron de inmediato a la librería a buscar los ejemplares que estaban descontinuados, agotados o que eran difíciles de obtener con la esperanza de conseguirlos y es que esa máquina es el sueño de cualquier lector.

A la inversión de la Dragona o bien de la Expresso Book Machine hay que agregarle el pago de los derechos de los libros para que puedan ser impresos para venta.

La ventaja de tener una máquina de estas en una librería es que suma a los libros en exhibición y en bodega un gran catálogo, por ejemplo, la Dragona tiene libros de 140 editoriales mientras que, como ya habíamos mencionado antes, la Expresso Book Machine tiene más de 7,000 mil diferentes obras listas para llevar.

Para las librerías es una ventaja, no tienen que tener sus bodegas llenas, lo que baja el costo de almacenaje y también el de transporte. Es una reducción importante de gastos una vez que se ha recuperado ya la inversión.

Una máquina de estas en las universidades evitaría muchísimo la piratería en la vida cotidiana, inclusive para las universidades es una gran oportunidad pues, aunque algunas optaron por las bibliotecas en línea no todos los estudiantes tienen buenos equipos para pasar horas leyendo mientras que, con una de estas máquinas podrían imprimir los estudiantes las obras que más utilizan para consulta.

Como lectores cotidianos, que alguna librería en la ciudad tuviera esta máquina nos daría la posibilidad de quizás obtener la mayor parte de los libros que deseamos leer y quitarnos esa pesadez que experimentamos cada vez que buscamos un ejemplar y no lo encontramos.

Cierto es que antes como ahora este tipo de impresoras mágicas son muy caras, como también lo son los suministros y el pago de los derechos por lo que se necesita una gran inversión y muchos lectores para poder adquirir un equipo y tener una buena recuperación de la inversión.

Este tipo de invenciones favorece también a los autores independientes quienes pueden probar suerte a bajo costo sobre sus obras, lo que es muy importante en nuestros días pues si bien hay muchos concursos de editorial para nuevos autores también es más difícil el lograr que un libro sea publicado así que, bastaría con crearlo, ponerlo en el formato adecuado, darle un diseño novedoso, pagar los derechos e ir a la librería para que se impriman los ejemplares suficientes para hacer campaña.

Lo que me hace mucha ilusión, por ejemplo, es el no tener que esperar un año o más para que un libro que salió en Europa pueda llegar a las librerías en México.

Quizá tarden muchos años las librerías en México en adaptar este sistema, sobre todo en ciudades pequeñas como la nuestra donde hay que apoyar a las librerías locales constantemente, pero lo cierto es que el libro impreso permanece y lo hará por siempre.

 



 

Laus Deo

@paulanajber

Show Full Content
Previous De Rebote 
Next La eternidad y el hoy/ Origami 
Close

NEXT STORY

Close

La Ley de la Juventud estará lista en el primer trimestre del 2015

30/12/2014
Close