Criterio/ Bajo presión - LJA Aguascalientes
24/10/2021

Estoy convencido de que la única manera de formar un criterio es exponiéndose a las múltiples versiones del mundo, sé dice fácil, implica que uno como adulto debe tener la voluntad de arriesgarse a perder algunas certezas cuando el otro muestra su visión, un estado de madurez que no tiene que ver con la edad sino con las ocasiones en uno se coloca ante la acción de los demás.

Esa fe en la exposición puede tambalear cuando eres responsable de coadyuvar a formar el criterio de otro, un menor de edad, tu hijo, y aunque en algunas ocasiones he dudado, estoy convencido de que debe arriesgarse a conocer las múltiples versiones del mundo para poder así poder crear la suya propia. Hace unos días, le dije que estaba orgulloso de él porque me superó en conocimiento, de regreso del colegio le pregunté qué le habían enseñado, me dijo que necesitaba recopilar imágenes del Imperio Romano, con entusiasmo le dije que la historia de Eneas, Rómulo y Remo me encantaban. Me paró en seco y con entusiasmo me comenzó a contar la leyenda de los fundadores de Roma, con todo detalle, a veces dudaba en los nombres de Numitor y Amulio, en general, desarrollo la leyenda de una manera coherente, hilada, la había comprendido.

Más tarde, buscando las imágenes del Imperio Romano se me ocurrió introducirlo a Astérix y Obélix, los dibujos de Uderzo le encantaron, descubrió en ellos ejemplos de lo que la maestra le pedía que distinguiera; me fui con la promesa de buscar mis volúmenes de esas historietas para acercárselas. En esto días, el Consejo Escolar Católico Providence, que incluye a 30 escuelas de habla francesa, se divulgó que en 2019 quemó y enterró cuatro mil 716 cómics, libros y enciclopedias infantiles por “mostrar prejuicios contra los indígenas”, de acuerdo a este conejo, “Es un gesto de reconciliación con las Primeras Naciones y un gesto de apertura hacia las otras comunidades presentes en la escuela y en nuestra sociedad”, se realizó una “ceremonia de purificación con llamas”, las cenizas de los libros quemados se usaron como abono para plantar un árbol y así “convertir algo negativo en positivo”.

Según el consejo “Enterramos las cenizas del racismo, la discriminación y los estereotipos con la esperanza de crecer en un país inclusivo, en el que todos puedan vivir con prosperidad y seguridad”, entre los libros estaban las historietas de Astérix y Obélix. Convencido de que mi labor como padre tiene como prioridad coadyuvar a formar el criterio de mi hijo, hoy más que nunca lo expondré a esa historieta, porque no creo que borrando la historia, eliminando lo que algunos consideran nocivo, se logre algo, ¿qué tal que en algún momento se decide que no hay que exponer a las generaciones futuras a lo que pasó en el Holocausto?, ¿lo eliminamos?, esa expresión de la maldad humana, ¿la eliminamos?

Crecí en la Ciudad de México, muy cerca de la Glorieta de Colón, los borradores de la historia, quienes creen en borrar antes que en explicar, me han quitado la posibilidad de pasear con mi hijo y hablar de nuestro pasado, ya encontraré la forma de solventar ese obstáculo, porque formar criterio comienza por exponerse, nuestra labor con el otro, la obligación, es acompañarlo, compartir.

Coda. De “Deutsches Requiem”, un cuento de Borges: “Durante el juicio (que afortunadamente duró poco) no hablé; justificarme, entonces, hubiera entorpecido el dictamen y hubiera parecido una cobardía. Ahora las cosas han cambiado; en esta noche que precede a mi ejecución, puedo hablar sin temor. No pretendo ser perdonado, porque no hay culpa en mí, pero quiero ser comprendido”.

@aldan


Show Full Content

About Author View Posts

Edilberto Aldán
Edilberto Aldán

Director editorial de La Jornada Aguascalientes
@aldan

Previous LJA 10/09/2021
Next La Purísima… Grilla : Vergoña
Close

NEXT STORY

Close

Los productos de limpieza contaminan más que emisiones vehiculares

05/09/2021
Close