La ciudad debe ser accesible para todos/ Agenda urbana  - LJA Aguascalientes
16/10/2021

En Aguascalientes, de acuerdo con el Censo de Población y Vivienda 2020, existe una población de poco más de 71 mil personas con discapacidad, equivalente al cinco por ciento de la población de la entidad o a una de cada 20 personas. De ese universo, cerca del 50 por ciento tiene alguna discapacidad que le dificulta caminar, subir o bajar; el 42 por ciento tiene dificultad para ver, aún usando lentes; el 18 por ciento tiene dificultad para oír, incluso usando un aparato auditivo; y el 13 por ciento tiene dificultad para hablar o comunicarse.

En ese contexto, cada vez se reconoce más a la discapacidad como un fenómeno que resulta de la interacción entre una persona con discapacidad y las barreras que existen en el entorno construido. Es decir, la discapacidad no es razón para impedir a una persona realizar sus actividades básicas sino el diseño inadecuado del entorno que produce las dificultades a las que se enfrentan las personas con discapacidad. Por ejemplo, una calle sin banquetas y rampas es poco accesible para personas con dificultad para caminar; los cruces peatonales sin señalización auditiva impiden a una persona con dificultad para ver atravesar una calle de manera segura; y un parque sin equipamiento deportivo accesible impide a las personas con discapacidad ejercitarse al exterior.

Por ello, es sumamente importante que las ciudades inviertan más recursos, tiempo y esfuerzo en hacer de los entornos urbanos lugares realmente accesibles y seguros para las personas con discapacidad. En Aguascalientes, es evidente que las personas con discapacidad enfrentan numerosos obstáculos para desplazarse con facilidad en la ciudad y disfrutar de manera igualitaria de los bienes y servicios públicos. Por lo tanto, si Aguascalientes aspira a ser una ciudad realmente inclusiva, próspera y desarrollada, debería impulsar con mayor decisión acciones que en verdad hagan de la ciudad un espacio accesible para todos. ¿Qué puede hacerse?  

Un estudio reciente del Banco Interamericano de Desarrollo (2021) sugiere que las ciudades pueden hacer adaptaciones razonables a las construcciones e infraestructura existente para hacerlas accesibles para las personas con discapacidad. Esos ajustes se refieren a intervenciones tácticas y de rápida implementación, como instalar barandales o rampas, para que las personas puedan desplazarse de manera libre y segura en una ciudad. Así lo están haciendo algunas ciudades en el mundo, como la ciudad de Campinas, en el estado de Sao Paulo en Brasil, donde el gobierno municipal ha impulsado iniciativas para aumentar la accesibilidad en los espacios públicos.

Recientemente, el gobierno de Campinas habilitó cuatro parques infantiles inclusivos con columpios, subibajas y carruseles adaptados para que las personas con cualquier tipo de discapacidad los puedan disfrutar. En esos cuatro parques el gobierno municipal invirtió una cantidad aproximada de 21 mil dólares estadounidenses, equivalente a poco más de 400 mil pesos mexicanos. Además, el gobierno ha instalado varias estaciones inclusivas para realizar ejercicio físico al exterior que pueden ser aprovechadas por las personas que utilizan sillas de ruedas, ya que cuentan con rampas accesibles, cinturones de seguridad y barras de baja altura en todos los equipos de ejercicio. El gobierno municipal invirtió alrededor de 90 mil pesos en cada estación, lo que ha facilitado que las personas con discapacidad aumenten el tiempo destinado a la actividad física (ibíd.)  

Por otro lado, como sugiere el estudio del BID, en la ciudad de Curitiba, Brasil, el gobierno ha logrado que prácticamente el 100 por ciento de la flota de autobuses sea accesible para las personas con discapacidad, al igual que las estaciones del sistema de transporte, las cuales cuentan con rampas y elevadores, señalización universal y plataformas de acceso directo a los autobuses. Lo anterior es sumamente importante considerando que, según indica el estudio, las personas con discapacidad pueden demorarse hasta un 30 por ciento más en viajar en transporte público a causa de barreras físicas existentes. Además, Curitiba ha desarrollado un Plan Estratégico para banquetas, bajo el cual se pretenden construir 115 km de aceras nuevas y restaurar 119 km que mejorarán la accesibilidad universal mediante rampas, pavimento podotáctil e iluminación (ibíd.)

En conclusión, las ciudades en México, incluyendo Aguascalientes, deben emprender acciones más contundentes para aumentar la accesibilidad e inclusión de las personas con discapacidad en los entornos construidos, pues sólo así se podrá permitir a todas las personas realizar actividades básicas como ir al parque, a la escuela, al trabajo, al mercado o al médico; y garantizar un acceso igualitario a las oportunidades económicas, sociales y culturales de una ciudad. En ese sentido, ¿qué estamos haciendo en Aguascalientes?

 

[email protected] / @fgranadosfranco

Show Full Content
Previous Escuelas informes y milagritos/ De imágenes y textos 
Next “Quienes piden las cuotas escolares son las asociaciones de padres de familia”, IEA insiste: no son obligatorias
Close

NEXT STORY

Close

LJA 26 de Septiembre 2016

26/09/2016
Close