La paupérrima visión de la LXIV Legislatura en lo que arte y cultura se refiere/ El banquete de los pordioseros  - LJA Aguascalientes
23/10/2021

El tercer año de cada legislatura se entregan una serie de reconocimientos por parte del Congreso del Estado a aguascalentenses que han destacado por sus diferentes actividades enriqueciendo la vida pública de nuestro estado. De esta manera, el pasado 6 de septiembre, en sesión solemne, se reconoció el trabajo de 11 ciudadanos en acto protocolario que se realizó en el Recinto Oficial Soberana Convención Revolucionaria de Aguascalientes.

No me quiero meter en detalles de cada uno de los premios y tampoco cuestionar a los destinatarios, mi interés se centra específicamente en la entrega de la Medalla Ponce que deberá ser otorgada, según dice el documento oficial: “…a quien por sus méritos, se destaquen en el arte de la música o la ópera, a un valor de rango estatal, nacional y/o internacional” (por cierto, me parece que está mal la redacción, debería decir: a quienes por sus méritos se destaquen…”, o bien: “a quien por sus méritos destaque…pero en fin, creo que ya es demasiado pedir). Hasta aquí todo bien, el problema es que esta legislatura saliente que es la LXIV decidió entregar la Medalla Ponce al maestro José Luis Sustaita Luévano, quien por 50 años se ha entregado de lleno a la promoción y enseñanza del ballet, admirable su carrera, intachable su trayectoria, en lo personal le tengo una gran admiración y respeto por su trabajo y me parece digno de merecimiento cualquier reconocimiento que se le pueda entregar por su labor en la promoción, enseñanza y difusión del ballet, que por cierto, ha tenido recientemente un evidente crecimiento en Aguascalientes, seguramente como consecuencia del trabajo realizado en la licenciatura de esta disciplina en la Universidad de las Artes del Instituto Cultural de Aguascalientes. No hace muchos años que el ballet, por ejemplo, el Cascanueces en temporada navideña, parecía un bailable del día de las madres en cualquier escuela primaria, hoy en día las presentaciones son dignas del escenario en que se presenta, el Teatro Aguascalientes, y dignas también de la entidad que acompaña, la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes, y el maestro José Luis Sustaita ha sido, indudablemente, piedra angular en el proceso de profesionalización del ballet en Aguascalientes. Menciono todo esto porque lo considero necesario, no deseo ser malinterpretado, mi única inconformidad es porque el maestro Sustaita no es músico y leyendo el documento entendemos puntualmente que el premio será entregado a un músico, y por músico entendemos muchas cosas, entre ellas, por supuesto, un cantante, específicamente de ópera según reza el documento, pero las posibilidades son muy amplias, como músico se contempla seguramente a un compositor, director de orquesta, intérprete de algún instrumento musical, docente, en fin, el horizonte es muy amplio, pero no a un bailarín o maestro de ballet, esto representaría una categoría aparte, como de hecho lo es, esto lo podemos ver en otro de los reconocimientos, el José Guadalupe Posada que dice los siguiente: “Se entregará a quienes por sus acciones, producciones o trabajos se destaquen en la disciplina de las artes visuales, literarias, teatrales y de danza”, así reza este apartado por lo que obedeciendo al más estricto sentido común, ciertamente el menos común de los sentidos, entendemos que aquí es en donde se debería haber premiado la carrera y la trayectoria del maestro José Luis Sustaita, ya que como nos queda perfectamente claro, la Medalla Ponce se entrega específicamente a un músico.  

No conozco las razones por las que se entregó la Medalla Ponce a un artista que no es músico, la verdad, dudo mucho que haya razones inteligentes, sobre todo viniendo de esta legislatura, que para muchos es la peor que hemos padecido, pero cualquiera que sea la razón me queda claro que esta decisión discrimina el trabajo del músico de Aguascalientes, sobre todo porque sabemos, nos consta que hay un importante número de candidatos que por trabajo, esfuerzo, talento, méritos, trayectoria y lo que se nos ocurra, podrían haber recibido este reconocimiento en la actual entrega. Aguascalientes es históricamente tierra de grandes músicos y los tiempos que vivimos no son la excepción, hay grandes artistas del arte de Orfeo recorriendo nuestras calles, respirando nuestro mismo aire cuyo trabajo ha enriquecido y enaltecido, sin discusión, -esto no está sujeto a polémica-, la vida cotidiana de nuestro estado. Me imagino cómo se deberán sentir estos músicos al ser ignorados por esta legislatura que termina, a pesar de poner como parte inalterable de su cotidianeidad, toda la pasión, entrega y compromiso en su trabajo por la música. Sucede que ninguno de ellos, desde la óptica de nuestros encumbrados diputados de la LXIV Legislatura, fue merecedor de la Medalla Ponce y como no hubo un solo músico que la mereciera, se la entregaron a un destacado maestro de ballet a pesar de que para esta disciplina ya existe otro premio.

La verdad me siento muy molesto, también frustrado por esta grosera descalificación del trabajo del músico de Aguascalientes. Yo no soy músico por lo que no aspiro a ganar este reconocimiento, no es por eso que levanto la voz con indignación, no soy músico, pero me considero el más fiel servidor de su majestad la música y, como tal, siento la necesidad y el derecho de expresar mi inconformidad, perfectamente consciente de que el músico se entrega todos los días a su noble e indispensable actividad con convicción y pasión, lamentablemente, para este tipo de certámenes el artista, cuya labor es sublime y muy superior al trabajo de quienes toman las decisiones, tiene que depender del visto bueno y del criterio de aquellos que de arte y cultura no entienden ni una letra.

 


Show Full Content
Previous Registro y Acreditación de Partidos Políticos/ Debate electoral 
Next Karla Espinoza y Antonio Martín del Campo, interesados por candidatura por MC
Close

NEXT STORY

Close

Se producen 970 toneladas de carne de ovino y caprino al año

31/03/2021
Close