Mentira y violencia/ Bajo presión - LJA Aguascalientes
04/12/2021

En un artículo titulado “El teatro del terror”, Yuval Noah Harari, indicó que uno de los elementos esenciales del terrorismo, es su capacidad de infundir miedo, la asombrosa desproporción entre la fuerza real de los fanáticos y el temor que logran provocar, por eso, caracteriza el autor “quien recurre al terrorismo lo hace porque sabe que no puede entablar una guerra y opta por producir un espectáculo teatral”.

En ese mismo texto, se explica que las naciones son sensibles a las provocaciones terroristas porque la “legitimidad del Estado moderno se basa en su promesa de mantener la esfera pública libre de la violencia política”, de ser así, la polarización de la sociedad por sus creencias, la división de los ciudadanos en buenos y malos, es un campo propicio para que ese tipo de violencia se expanda, por lo que hay que centrar la atención en las consecuencias de la propagación de noticias falsas.

En fechas recientes, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha decidido sobre un tema que suele dividir a la población cuando se atiende con criterios morales: el aborto. Al declarar inconstitucional la criminalización de las mujeres que deciden interrumpir su embarazo, se dieron los primeros pasos hacia el aborto legal, desde una perspectiva de atender un problema de salud. En una segunda decisión relacionada, los magistrados validaron la objeción de conciencia del personal de salud para negarse a participar en la interrupción del embarazo; es indispensable subrayar que el reconocimiento de la objeción de conciencia, señaló la Corte, no restringe el derecho a la salud, por lo que el Estado deberá asegurarse de contar con suficiente personal médico y de enfermería no objetor para garantizar que se preste atención médica para atender casos de aborto.

La mentira polariza, los grupos de fanáticos que en nombre de la vida criminalizan a las mujeres, suelen enarbolar la bandera del castigo divino y, sin vergüenza, acusan de asesinas a quienes deciden abortar; sin considerar las consecuencias físicas, emocionales y psicológicas que sufren esas mujeres, las estigmatizan, suelen reducir una decisión de ese tamaño a la solución de una irresponsabilidad, equiparan el aborto a un método anticonceptivo… cualquier cosa con tal de infundir entre su grey el miedo a quienes opinan distinto a ellos.

La mentira como argumento de grupos como el Frente Nacional por la Familia debería ser considerado violencia política, los embustes con que criminalizan a las mujeres no sólo son una falta a la verdad, expresan todo lo contrario a lo que como sociedad deberíamos aspirar, donde los derechos fueran para todos, sin distinciones morales.

La mentira como recurso contra los derechos de todos, violenta la convivencia, aumentan las brechas de desigualdad y justicia, retrasan el país que podemos ser.

Coda. Insisto, el aborto legal será ley, contra la violencia de los fanáticos, como escribió Yuval Noah Harari es necesario recordar que “Somos los únicos que podemos derrotarnos a nosotros mismos, si reaccionamos de modo excesivo y erróneo a las provocaciones terroristas”.

@aldan


Show Full Content

About Author View Posts

Edilberto Aldán
Edilberto Aldán

Director editorial de La Jornada Aguascalientes
@aldan

Previous Siguen invitando a que los jóvenes acudan por su segunda dosis en Aguascalientes
Next Variante Delta y falta de uso de cubrebocas, han empeorado la pandemia en Aguascalientes
Close

NEXT STORY

Close

Critican flujo de recursos hacia el Distrito de Riego

25/03/2014
Close