Ultramontanos o a vueltas con los 500 años/ Yerbamala  - LJA Aguascalientes
29/11/2022

Ultramontano. Dícese teocrático, clerical, carca. Referido al pensamiento trasnochado de ciertas rancias derechas españolas, hijas putativas de la reacción y de la dictadura.

Como se sabe, el pasado agosto se cumplieron 500 años de la caída de la capital mexica, la ciudad de México-Tenochtitlán. Haciéndose eco de las provocaciones reales o supuestas que reciben desde este lado del Atlántico, los señores y señoras del partido de ultraderecha fascista Vox, en España, publicaron recientemente en sus redes sociales varios comunicados celebrando la caída de Tenochtitlan a manos del conquistador Cortés y sus aliados mesoamericanos hace 500 años. Naturalmente que estas fanfarronadas no son extensivas del sentir de la mayoría actual de la nación ibérica, pero sí que son claro reflejo de la pulsión colonialista, racista, ignorante y zafia que pervive en el imaginario de ciertos sectores en ese país, sobre todo vinculados a la derecha más casposa.

Lo cierto es que la historia española está llena de infamias públicas y notorias. Por ejemplo, la expulsión de los judíos en 1492, o la traición y persecución a los moros andalusíes después de la capitulación de Granada, pero también el exterminio de toda la población aborigen de la isla de La Española poco después de la llegada de Colón, o el masivo tráfico de esclavos a las Américas desde África por casi tres siglos de historia colonial. Incluso el propio Hernán Cortés murió relegado y ninguneado en su propia tierra.



 

Ya en el siglo XX, baste decir por ejemplo que es de sobra conocida la llamada “anomalía española”, consistente en “normalizar” al régimen fascista español (1939-1976) y a sus principales protagonistas, algunos de cuyos perores efectos y productos son aún muy visibles, mientras que en el resto de Europa otros regímenes fascistas fueron derrotados y proscritos (en Italia, Francia o Alemania), de manera que la apología nazi-fascista es hoy un delito sancionado y perseguido en muchos países europeos. Pero vergonzosamente, no en España hasta la fecha.

Todavía en 2021 yacen en las cunetas, pozos y tapias de los cementerios por toda la geografía española, miles de fosas clandestinas con represaliados y asesinados durante y después de la rebelión fascista de 1936 contra el gobierno legítimamente constituido. Entre ellos, los restos del poeta Federico García Lorca, desaparecido hasta hoy en alguna cuneta cercana a Granada (Véase al respecto el conmovedor documental El silencio de los otros de Almudena Carracedo, 2018).

Para no ir tan lejos, en la Villa y Corte, la entrañable Madrid de hoy, se provoca al personal borrando murales feministas en Ciudad Lineal (donde por cierto aparecían la Comandante zapatista Ramona y Frida Kahlo, entre otras mujeres destacadas) o bien quitando el nombre de calles, como la de la reconocida educadora republicana Justa Freire, para poner el del sangriento golpista y compadre del dictador Franco, Millán Astray.

Ese es el contexto en el que este ridículo partidillo españolista dice ahora desde su estridencia, pero también con profunda ignorancia o mala fe, que Hernán Cortés “liberó de los aztecas a millones de personas”, pues por un lado, confunde o generaliza lo ocurrido en el centro de lo que hoy es México con todo lo que actualmente es nuestro territorio, cosa que en los hechos jamás ocurrió, pues hubo amplios enclaves y sitios de la geografía mexicana que ni siquiera 300 años después estaban aún en manos del gobierno colonial.

Pero tal gachupinada recuerda mucho a las recientes guerras gringas “de liberación” en Irak, Libia o Afganistán, donde los talibanes fueron considerados por ejemplo, “luchadores por la libertad” y “bastiones contra el comunismo” por Reagan o los Bush padre e hijo. ¿Sabrán acaso estos genios neofascistas que gracias a la “civilización” española la población indígena americana en cien años de conquista a sangre y fuego quedó reducida a menos del 10 por ciento de su número original hasta antes de la invasión? Hoy, a ésta eliminación deliberada de la población indefensa se le llama simple y llanamente genocidio, y es un crimen de lesa humanidad que no prescribe…

Aquellos personajes, los “conquistadores”, no podían ni querían eliminar del todo a la población autóctona, porque alguien tenía que trabajar gratis para ellos y servirles. Bien dice Muriá que dicha clase conquistadora y después colonizadora, estaba más que dispuesta a matar, infamar, marcar con hierros y torturar violentamente, pero de ningún modo a trabajar. Lo mismo que ocurre ahora con los cayetanos y señoritos madrileños y andaluces que militan en las filas del neofascista Vox. Y ahí no paró la bestialidad, porque cuando terminaron masivamente con la población autóctona, los conquistadores se vieron en la necesidad de secuestrar y esclavizar masivamente negros africanos en las condiciones más atroces. Vestigios de ese vergonzoso comercio humano quedan por toda la geografía mexicana, especialmente en las costas de Oaxaca, Guerrero y Veracruz. Y ahí está el oscuro origen de muchas fortunas coloniales en México, Cuba, Nueva York, Madrid o Barcelona.


Qué duda cabe que no pocos de nuestros grandes problemas nacionales devienen de esos siglos oscuros de colonia y bestial explotación humana del otro, especialmente del indio y del negro. Y qué duda cabe de que la peor actitud clasista y racista de la sociedad mexicana actual, está también conformada por aquellos hijos y herederos tras terrados fascistas de Vox y compañía que sacan pecho y bandera y se sienten aún conquistadores de indios.

COLA. No se puede descartar en los envites de la rancia derecha fascista española a la despechada clase empresarial y los poderosos grupos de interés que representan, Endesa, FCC y Unión Fenosa, por citar algunos. También en México quisieran hacer lo que ya hacen con manga muy ancha en España, privatizando el viento o cobrando combustibles y energía eléctrica a precios desorbitados, lo que representa un vulgar robo en despoblado a la ciudadanía que mucho les interesa reproducir acá si los dejan.

@efpasillas


Show Full Content
Previous Una exposición para los sentidos, te contamos todo sobre la nueva exhibición en el Museo Espacio
Next ¿Libertades?/ Sobre hombros de gigantes 
Close

NEXT STORY

Close

Empezó la vacunación de refuerzo en mayores de 50 años en Aguascalientes

01/02/2022
Close