¡Bravo, maestro Marcelletti, bravo!/ Orquesta Sinfónica de Aguascalientes  - LJA Aguascalientes
09/12/2021

Es como manejar un Ferrari, dijo el maestro Marcelletti comparando la dirección de una orquesta con la conducción de este legendario auto italiano, tienes que tener una pista en óptimas condiciones  y un buen piloto para sacarle todo el provecho a este automóvil. Si no hay una buena autopista, el Ferrari, que podría levantar hasta los 350 km por hora no podrá correr a más de 60 o 70 Km, y si el conductor del carro es inexperto seguramente estrellará el auto en los primeros metros, y esto no quiere decir que a los directores de orquesta jóvenes no se les debe dar la oportunidad, claro que no, de lo contrario, ¿cómo podrían adquirir la experiencia para hacer un trabajo digno con la batuta? Esto quiere decir que hay que pasar por todo un proceso de formación y tener las tablas necesarias para poder, finalmente, estar al frente de una orquesta que demanda un director con experiencia para poder sacarle todo el provecho y el potencial que esta podría dar bajo el mando de una batuta  experta y con autoridad, autoridad, claro, fundamentada en un conocimiento pleno de la música y dominio absoluto de la partitura y no en desplantes de soberbia que llevan a ninguna parte.

El concierto del pasado viernes 1 de octubre fue el último que dirigió el maestro Marcelletti como director titular de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes, los rumbos de la música lo llevan ahora a enfrentar un compromiso en una universidad de Texas trabajando con jóvenes y preparándolos para enfrentarse al comprometido y difícil mundo de su majestad la música.

Su período de 13 meses como titular de nuestra máxima entidad musical fue verdaderamente fructífero, a pesar, o tal vez por eso, de que le tocó trabajar en medio de la pandemia, y digo que tal vez por eso, ya que supo sacarle provecho a la adversidad y darle un repaso a un repertorio que en situaciones normales, habría sido ajeno a una orquesta de las dimensiones del la Sinfónica de Aguascalientes. Diseñó una programación muy interesante y logro, no obstante la difícil situación, mantener vigente nuestra orquesta e incrementar su poder de convocatoria, nos hablaba el maestro durante su emotivo discurso de agradecimiento y despedida previo al concierto, que la OSA se mantuvo vigente en redes sociales con más de 700 mil visitas en sus conciertos disponibles en la red siendo esta la orquesta con mayor poder de convocatoria en el país. También fue la primera orquesta mexicana en regresar a la actividad a consecuencia de la contingencia sanitaria de la que todavía no salimos, primero con conciertos en línea y después ya presenciales como continúan hasta ahora.

El concierto, séptimo de la tercera temporada 2021, inició con la Sinfonía 80 de Franz Jospeh Haydn, el padre de la sinfonía. El maestro Marcelletti nos explicaba que en realidad compuso 107 sinfonías y no 104 como lo creíamos.

Excelente interpretación de la obra que por sus exigencias, propias del más  estricto clasicismo vienés, no requiere más de unos 30 o 35 músicos lo que permite guardar la sana distancia en el escenario.

La segunda obra, la que cerró el programa, es uno de los más grandes conciertos para violín en la historia de la música, el único compuesto por Beethoven, el Op.61 del genio de Bonn escrito en la tonalidad de re mayor.

Como solista para este concierto, el único compuesto por Beethoven para violín, sin contar, claro, el triple para violín, violoncello y piano, fue el maestro Román Pavón, concertino de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes. Otra vez un integrante de la OSA es convocado como solista y esto, como ya lo hemos comentado en ocasiones anteriores, nos permite ver la calidad de músicos que integran nuestra Sinfónica.

Sí, estoy de acuerdo, el maestro Pavón perdió en algún momento del primer movimiento, el control de su arco, pero ese detalle, que se me antoja pasar inadvertido, no demerita en nada la excelente ejecución que hizo de esta joya concertante. Justamente apreciaba el exquisito manejo de su arco al mismo tiempo que el excelso trabajo de su mano izquierda logrando del violín una voz angelical  y respondiendo con toda dignidad a las  exigencias de la partitura de Beethoven.

Justo en el momento de que el arco, me parece, se atoró en su camisa y perdió el control, la reacción del maestro Marcelletti fue de arroparlo, protegerlo y cobijarlo con la orquesta, la orquesta reaccionó de inmediato y continuó con su trabajo. El maestro Pavón supo guardar la compostura y rehacerse y tocar, después de este incidente, todavía de manera más elocuente, grandiosa, supo rehacerse, se sublimó ante la circunstancia que a muchos los hubiera derrotado, no a él que respondió con categoría y autoridad.

Fue imposible evitar el cuestionamiento, ¿qué habría hecho un director sin experiencia ante esta situación? ¿Cómo habría reaccionado? Este tipo de incidentes son los que hacen más grandes a los que ya de por sí lo son.


La próxima semana continúa con un  director invitado la temporada de la OSA con un programa que nos dice de una obra por confirmar y tengo entendido que será la Sinfonía No.1 de Beethoven además de la Sinfonía Concertante K. 364 de Mozart con la participación solista de Juan Manuel Hernández en el corno, Nayeli Cervantes en el oboe y Pascual Aquino en el clarinete.

Nos vemos si Dios no dispone lo contrario el viernes 8 de octubre a las 20:30 horas en la nueva Sala de Conciertos de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes. 

 


Show Full Content
Previous ¿Sabes que es el Fat Chance Belly Dance? Aquí te explicamos de que trata este nuevo baile
Next ¿La ciudad compacta o difusa?/ Rompecabezas urbano 
Close

NEXT STORY

Close

Asegura Lorena Martínez que trabajará por la igualdad de oportunidades para las mujeres

28/05/2016
Close