En los tiempos de la Reforma Eléctrica/ De imágenes y textos  - LJA Aguascalientes
05/12/2021

Dicen por ahí que la información es poder, es decir, el que esté informado puede dominar por lo menos su colonia, su ciudad, su país, o el mundo entero. Pero qué pasa cuando los que tienen el poder le apuestan a la desinformación de la sociedad, en estos momentos mientras más confundidos estemos, con tantos medios a nuestro alcance, con tantas versiones encontradas, el discernir, analizar y fijar una postura se vuelve cada vez más complicado.

Lo que de pronto tiene la estructura de chisme de espectáculos invade la sección política y de alguna manera nos distrae de lo más importante; el pasado fin de semana la periodista Loudes Mendoza reveló unas fotografías del exdirector de Pemex en un restaurante de Lomas de Chapultepec, y entonces esas fotos, sin nota, se convirtieron en la de 8 columnas, que si bien es un caso delicado porque el exfuncionario en teoría está arraigado en su domicilio por la investigación de actos de corrupción con Odebrecht por más de 10 millones de dólares en sobornos, al parecer esta administración o por lo menos la Fiscalía General de la República hace caso omiso.

Sin duda este suceso es importante estimado lector, pero no deja de tener tintes de un escándalo, de una nota que por un momento pudiera distraer nuestra atención de lo que realmente está pasando con la reforma eléctrica. El caso es que la periodista Lourdes Mendoza como le comenté, logró fotografiar a este personaje mientras cenaba junto con un grupo de personas, este material polémico por donde lo quiera ver es la primera evidencia de que Emilio Lozoya si está en México, porque como lo recordará no lo habíamos visto desde que fue deportado, cuando se hizo un operativo en el hangar de la Presidencia de la República que efectivamente parecía una cortina de humo para distraer a los medios y ocultar el paradero de Lozoya, llegó, no llegó, venía enfermo, no se supo nada, y de ahí silencio, hasta apenas estos últimos días donde las fotos se convierten en evidencia.

Pero después se viene toda una confusión o “cortina de humo” donde hasta el mismo Jenaro Villamil aseguró que esas fotos no son recientes; pero lo son, tanto que la misma periodista compartió la evidencia de la hora y la fecha en que tomó las impresiones digitales.

Los reflectores cambiaron de personaje y apuntaron hacia Lourdes Mendoza; pero quién es ella, es una de las 17 reporteras implicadas en la denuncia que interpuso Lozoya, la acusa de que Luis Videgaray le había entregado una bolsa para sobornarla con dinero de Odebrecht.

Y entonces, la historia se remonta a 2013, hacia una serie de declaraciones sobre el dinero, el cual afirman que nunca llegó en bolsas sino a través de transferencias bancarias, obvio; desde ese entonces Lourdes Mendoza sigue el caso de Emilio Lozoya pues está implicada en la denuncia y así nos vamos con una serie de dimes y diretes del funcionario señalando a la periodista quien se encuentra en franca defensa. Obviamente esto llegó hasta el espectáculo de la mañanera donde le preguntaron a “ya sabe quién” por esas fotografías: “pues produce indignación el que esté comiendo en un restaurante de lujo, aunque legalmente lo puede hacer, se trata de un testigo de actos de corrupción que dañaron a México, porque imagínense que esta reforma que ahora queremos hacer a un lado se aprobó y él estaba de acuerdo”.

El primer mandatario de esta nación dice que es una provocación, pero es más que una provocación, es un error que no ayuda ni al caso ni a Lozoya, en la demanda legal que interpuso Lourdes Mendoza dice que el personaje está arraigado, ahí la incongruencia, esto parece más una demanda entre particulares que se convirtió en una situación pública, evidentemente da un giro y se convierte en un distractor mediático que nos aleja de lo que es importante.

Y de pronto, en otros frentes, como para seguir distrayéndonos de lo que puede cambiar el rumbo de este país, nos encontramos con otra figura que si bien, podía hablar sobre la Reforma Eléctrica de esta administración y sus consecuencias, la charla se fue hacia otro lado, Enrique de la Madrid Cordero, ¿Le suenan los apellidos? hijo del expresidente Miguel de la Madrid Hurtado, insistió en que la Reforma Eléctrica le hará daño al país por promover un monopolio estatal que afectará a la economía mexicana y señaló: “los mexicanos merecemos tener opciones de a quienes comprarle la electricidad y que no solamente sea privilegio de algunas empresas” dicho sea de paso, el ex secretario de turismo en el sexenio del buen Quique contradijo a Rocío Nahle titular de la Sener (Secretaría de Energía) quien afirmó que esta reforma no expropiará ni un tornillo al sector privado; aquí el punto es que lo que dice la iniciativa es que el sector privado podría participar hasta 45% y de la Madrid dice que “es poco probable encontrar quién en su sano juicio quiera depender de una CFE que decida a quién comprarle y a quién no, a qué precio y en qué condiciones, si eso no es una expropiación no sé qué entiende el gobierno por expropiación, claro que es una expropiación”.

Después, curiosamente toda la charla se fue hacia el tema electoral de 2024, donde dijo que no se descarta como precandidato del PRI para la presidencia de la República.

Dónde está la lógica, a De la Madrid los medios lo buscaron para que hablara sobre la Reforma energética, y si lo hizo, pero al final aprovechó el escenario para decir que el Revolucionario Institucional es un partido que puede rescatar a México de los problemas actuales y de la crisis por la cual estamos pasando; se imagina poder afirmar de manera contundente que este organismo político puedes sacarnos adelante, es como volver a creer en esos falsos mesías que nos han hundido más y más.


Yo no dudo de las capacidades de Enrique de la Madrid, del entusiasmo y las ganas que tenga por apoyar a enderezar el barco, que sin duda se está hundiendo, pero con un partido político como en el que militó su papá, es difícil de creer, pero en fin, en los tiempos de la reforma eléctrica los protagonistas y no protagonistas, los reporteros y los políticos, los medios electrónicos digitales y los llamados tradicionales, pareciera que buscan distraer la atención y no precisamente por órdenes de la cúpula del poder sino por el morbo o la intención de ganar público. No lo sé estimado lector, pero creo que el problema de la desinformación es del gobierno en turno, pero también son culpables los medios y nosotros mismos por dejarnos envolver en las atractivas cortinas de humo con notas que tergiversan la información y evitan que tengamos una visión clara del acontecer cotidiano.

No se quede con una sola fuente de información, busque más, saque sus propias conclusiones y comparta su opinión.

 

@ericazocar | [email protected]


Show Full Content
Previous El indigenismo es el nuevo comunismo/ Yerbamala 
Next AMLO anuncia acuerdo para regularizar “autos chocolate”
Close

NEXT STORY

Close

Todo listo para el Festival del Conocimiento en Ensenada

23/08/2017
Close