Futbol de ciegos: Un juego de concentración e intuición - LJA Aguascalientes
06/12/2021

 

APRO/Raúl Ochoa

 

A Gerardo Ávila, el primer colombiano incorporado a un equipo local en la naciente Liga Nacional de Futbol para Ciegos (Liga FCMX), le diagnosticaron glaucoma cuando tenía tres años. Nueve años más tarde perdió totalmente la visión. Pero eso no le impidió entregarse a ese deporte, el único que ha practicado en su vida.

Desde hace tres años este singular futbolista se gana el sustento como vendedor de botanas y cigarrillos en el Centro Histórico de la CDMX. Sorprende a la clientela por la forma de desplazarse en las arterias de la ciudad, tal como lo hace cuando juega en la cancha.

Este colombiano llegó al país en busca de mejores oportunidades. Hoy recorre largas distancias durante cinco horas diarias ofreciendo sus productos. Y para esquivar el pago de la cuota a los líderes de los ambulantes del Zócalo capitalino y sus inmediaciones suele caminar y caminar, nunca se detiene.

En materia propiamente deportiva, Ávila trota, corre o realiza alguna barrida cuando es necesario. Lo hace con naturalidad, como si no padeciera ceguera. Gerardo está consolidado entre los elementos más destacados del equipo Aztecas de la Ciudad de México, uno de los 10 planteles que participan en el primer torneo de la Liga FCMX.

Del otro bando, Rubicel de la Cruz, Rubi, como lo identifican sus compañeros y los adversarios de los equipos–, un excelente y aguerrido delantero que desde hace 10 años forma parte de la selección nacional de futbol de ciegos, es tema aparte.

Él es uno de los grandes referentes de la Liga Nacional de Futbol para Ciegos, que con sus dificultades se desarrolla en 10 plazas del país, pese a que en el territorio nacional sólo una cancha de futbol de la especialidad, la de Tijuana, cumple con todas las especificaciones reglamentarias.

 


A puro oído

A base de fuerza, pundonor y una habilidad en el regate que no resulta tan común ni siquiera entre algunos de los jugadores profesionales de las llamadas ligas MX, Rubi escribe su propia historia. Su diferencia con respecto a los futbolistas que cobran por sus servicios es que juega completamente a ciegas; no requiere de la vista ni de bastones para ser uno de los goleadores del torneo para ciegos. Ahí está su secreto…

Esta peculiar disciplina se juega “a puro oído”; la emoción del gol se genera por el sonido. ¿En qué consiste?: se rige por las reglas del futbol cinco y la cancha está equipada con barreras de madera. Cada equipo lo integran cuatro jugadores con discapacidad visual, ya sea con ceguera o debilidad visual, y un jugador en la portería, quien, a diferencia de los demás, no presenta daños en la vista y se desempeña como guía de los defensas.

La idea es que cada partido se desarrolle en igualdad de condiciones. Los jugadores utilizan antifaces, toda vez que hay personas con debilidad visual, explica Luis Zárate, portero de Aztecas de la CDMX.

Completan el equipo dos asistentes de los jugadores: el entrenador y el guía de arco, quien desde atrás de la portería orienta a los jugadores: “¡Ve a la derecha, te llegan por el costado… tira de izquierda, tira de derecha…!”, les dice.

También les aconseja cómo defender su arco y los guía hacia la portería contraria en busca del gol. Con frecuencia golpea los postes de la portería para orientarlos mejor.

Para la mejor colocación del jugador, se debe pronunciar la palabra “voy” como una de las reglas básicas. Es la expresión más escuchada durante los dos periodos de 20 minutos del juego. Los participantes están obligados a repetir ese término todo el tiempo. Lo hacen para orientarse y ubicar al jugador más cercano; con ello evitan los choques y las lesiones. De no hacerlo, su silencio es penalizado con una falta técnica. Y las cinco faltas acumuladas se cobran como doble penal contra su equipo.

El futbol de ciegos se juega con un balón cuya cámara está provista de seis sonajas o cascabeles, lo que hace que suene al momento de rodar. Es el mayor punto de referencia del jugador. Y los espectadores muestran una actitud pasiva, el grito contenido para no desorientar a los protagonistas ante el riesgo de confundirse con el sonido del esférico.

Los protagonistas saben que el gol se logra por la exclamación de los presentes. El guía de arco es el primero en gritar la anotación. De inmediato ingresa a la cancha y abraza a los jugadores.

“Todo el tiempo la gente está muy al pendiente porque no puede gritar. Al instante que se produce el gol se experimenta la misma emoción que en un estadio, pero 10 veces más porque traes todas las ganas contenidas de gritar”, relata Zárate, uno de los cuatro encargados del equipo Aztecas de la CDMX.

Hábil driblador, veloz y contundente, Rubi conduce con destreza el esférico, ya sea por el centro o las bandas y cada vez que se aproxima al área contraria genera una sensación de peligro inminente. Todos se cuidan de él. “¡Cuidado, que te llega Rubi!”, se escucha la alerta.

 

Sentir al contrincante

Pedro Cano llegó apresurado al Deportivo José María Morelos y Pavón, en la alcaldía Miguel Hidalgo. Procedente de Atizapán, arribó en el periodo de descanso, justo en el momento en que su hermano Miguel, el lateral derecho de Aztecas de la CDMX, recibía los reclamos de sus compañeros: “El Rubi te está cortando mucho… oblígalo a que ese güey se vaya en banda”, le decían.

Los defensores de los Aztecas tienen bien identificado al delantero de los Leones de Jalisco, porque entre las advertencias que se lanzan concuerdan que “el Rubi nos está poniendo un baile…”.

–¿Cómo identifican el momento en que Rubi conduce el balón?

–Por la voz o cuando va caminando. Como ya han jugado varios partidos entre ellos, saben quién ocupa cada posición. Entonces dicen: “Rubí es el delantero y es el que va a contraatacar”, refiere Pedro.

Una vez reanudadas las acciones, Miguel Cano se impacienta ante el peligro inminente que representa Rubi, mientras su hermano Pedro observa que los rivales “se mueven con mucha soltura. Como no lo puede ver, le digo a Miguel que lo toque, que lo encime, que lo sienta. Al momento que lo siente le tiene que llegar porque este delantero te llega, te hace un recorte, se quita al adversario y se va de filo a la portería…”.

Dice Pedro: “Cuando gritan: ‘¡voy!’, es porque ya tienen cerca al rival. Entonces, cuando sientes el ‘voy’ detienes el balón para que no se escuche, y luego juegas el esférico para el otro lado con la otra pierna. Por eso le digo a mi hermano: cuando sientas que lo tocas, estira la pata”.

La cuestión, dice, es anticiparse a la acción. “Todo parte del sonido que produce el cascabel cuando mueves el balón… Oyes el cascabel y la agudeza es esencial: si el oponente tiene el manejo del balón, todo es muy intuitivo. Por eso cuando están jugando, todos se callan para escuchar el esférico”, mientras los espectadores permanecen en silencio desde las tribunas.

“Nos guiamos por el sonido de los cascabeles”, dice Gerardo, el colombiano. En esta liga, agrega, “hay jugadores tan hábiles e intuitivos que adivinan la trayectoria del balón. Todo comienza en los entrenamientos; luego sigue la concentración en el sonido del balón. Yo sólo voy por el esférico, no por el jugador. De vez en cuando la falta es inevitable porque son movimientos muy rápidos, pero mi objetivo siempre es ir por el balón”.


Show Full Content
Previous Testimonios que sacuden a un país: El terrorismo, en el banquillo de los acusados
Next La obra maestra de Lagarce en manos de Karla Cantú
Close

NEXT STORY

Close

Existen 5 mil 400 sistemas de alarmas, diariamente se activan 30

06/02/2014
Close