Diagnóstico/ Por mis ovarios, bohemias  - LJA Aguascalientes
26/05/2022

A los gobernantes no les importa la vida de las mujeres. No importa si es un gobierno de lo que llaman izquierda o derecha, morenita o panista, no importa si es el PRD o el PRI, si se trata del federal o estatales o municipales, nunca nadie ha hecho lo suficiente por la población en general, menos por las mujeres de este país. Sí, se realizan acciones, mínimas, insignificantes, insuficientes, para aparentar, un moño naranja al mes, un discurso vacío, el sobreanálisis y los repetitivos diagnósticos de las urgencias, las lamentaciones por los altísimos índices de violencia extrema contra nuestros cuerpos, feminicidios, violaciones, maltratos, golpes, violencias que pretenden erradicar con cientos de exhortos al año, con 2 capacitaciones al mes, con iniciativas inservibles, con políticas públicas vacías y sin resultados.

Sucede que nada basta. Cientos de colectivas por los derechos de las mujeres todos los días se posicionan sobre el actuar de los gobiernos y no pasa nada del lado institucional. Nada basta porque no hay resultados visibles en las vidas de las mujeres.

Imagino a López Obrador sentado en su escritorio creyéndose sus mentiras cuando piensa que México está transformándose. Me imagino la satisfacción en su rostro al creer que ha mejorado la vida de las personas con 3,200 pesos bimestrales de una pensión, es decir, 1600 al mes, 400 pesos a la semana. Imagino a Martín Orozco con la mirada en la lontananza creyendo que vela por las familias de Aguascalientes. La misma satisfacción en la cara de la exalcaldesa y postulante a gobernadora, Teresa Jiménez, cuando cree que ha hecho mucho por las personas, por las mujeres. Otros que se mienten son jueces y diputados, juezas y diputadas, cada uno de estos personajes se va a la cama en la noche con una sonrisa, al creer que el día fue fructífero y dejará huella en las personas. Solo hay que voltear a verles la cara en fotos y videos para encontrar la mirada de satisfacción, sin cinismo, porque realmente creen que hacen un buen trabajo.

El secretario de Finanzas de Gobierno del Estado, Carlos Magallanes García, compareció ante el Congreso para explicar el presupuesto que se ejercerá el 2022, el último año de la administración de Martín Orozco. Habló de garantizar la operación de dependencias y entidades, de la reactivación económica, la salud, la educación, la seguridad pública y el desarrollo social. Pero las palabras siempre dejan ver más de lo que significan. Aquí, lo que significa es un gobierno sordo a las exigencias de la sociedad civil organizada, en este caso, las mujeres que han exigido un presupuesto de egresos con perspectiva de género porque esos cientos de análisis sobre violencias y necesidades de la mitad de la población, las mujeres, arrojan que es necesario y urgente el compromiso de los gobiernos para establecer un paquete económico en donde se incluyan de manera puntual las erogaciones para cerrar  las brechas de desigualdad y garantizar los derechos humanos de las mujeres. ¿Entenderán este punto en el gobierno de Martín Orozco? No, es evidente que no lo entienden y no les importa cuando a la pregunta de la diputada Nancy Gutiérrez sobre si en el presupuesto se prevén estrategias para apoyar a mujeres violentadas y la respuesta de Carlos Magallanes  es que no considera que se deba a un tema presupuestal, sino más bien por una falta de cultura de la sociedad, “sobre todo por parte de los hombres”. Ignorante, el secretario de Finanzas demuestra que no tiene ninguna capacitación relacionada con perspectiva de género, como para entender que la violencia es un tema estructural, y que de esa misma manera debe atenderse.  Carlos Magallanes además instó al Instituto Aguascalentenses de las Mujeres a acercarse a otras instancias para pedir apoyos, y sobre este tema, nadie mejor que la misma diputada Nancy Gutiérrez para saber lo que significa, pues como extitular del IAM entenderá también cómo se juntan los dinero y en lo que se ejercen.

¿Qué pasa entonces cuando los y las funcionarias siguen hablando de atender pero no de prevenir? ¿Qué pasaría si los esfuerzos también se colocaran en prevenir las violencias? ¿Por qué los cientos de diagnósticos y análisis sobre la violencia de género no son analizados por los que toman decisiones sobre la vida de la sociedad? Un diagnóstico famoso es que el cambio de paradigma en el sistema de cuidados haría la diferencia paulatinamente en la disminución de la violencia contra las mujeres, violencia económica, doméstica, sexual, reproductiva, todas las violencias que atraviesa una mujer. ¿Se atiende el sistema de cuidados en Aguascalientes? No. Otro diagnóstico famoso (basta a veces solo una googleada para saber) es el de la recuperación de los espacios públicos y las comunidades en la reestructuración  de las familias, talleres pequeños, cientos de ellos a cientos de comunidades, para disminuir las violencias. ¿Se necesita presupuesto? Sí. Y como no todo es dinero, dónde está que se retomen las estrategias para la reactivación económica, la salud, la educación, la seguridad pública y el desarrollo social como asuntos con perspectiva de género, que la estrategia también se enfoque hacia las mujeres.

Nada de esto está en la explicación de Carlos Magallanes. Las política públicas en materia de género que han surgido del gobierno de Martín Orozco están enfocadas hacia “la familia” y lo entrecomillo porque aún ahora es difícil entender de qué se trata la creación de la Secretaría de la Familia que direcciona al IAM, al DIF y al Iaju sin presupuesto, aseguraron, pero con un enfoque opaco, asistencial, y con las mismas actividades que antes realizaba sin necesidad de la creación de esta secretaría el DIF Estatal. Hace unos días apenas, la presidenta del DIF Estatal, Yolanda Ramírez, presentó los programas estratégicos para el fortalecimiento de las familias a las integrantes de la Comisión de la Familia del Congreso, que lidera Nancy Macías, extitular del DIF, panista ahora en la bancada de MC. ¿Qué presentó Yolanda Ramírez? Su quinto informe de actividades al frente del DIF, la creación  de la Casa DIF Adolescente, los programas gubernamentales como Vida Plena, para adultos mayores, Juntos por la Vida que ofrece atención sicológica, Clínica de la Columna, entre otros. ¿Y las mujeres de Aguascalientes, esas que colocan al estado en los primeros índices  en el ámbito nacional de violencia doméstica, de llamadas al 911 por violencia en pareja, esas que han padecido de violación?

Por parte de las diputadas de la Comisión de la Familia no hay réplicas, por supuesto.

Ninguna de las diputadas de este Congreso recién estrenado se ha manifestado con seriedad por la prevención, la atención, la contención y erradicación de la violencia de género. Este es el segundo Congreso de la Paridad que tiene Aguascalientes. No basta. No bastan las iniciativas contra la violencia política, no alcanza eso para todas las mujeres del estado, no alcanza siquiera para las mujeres que participan de la política si dentro de los partidos no hay seriedad en el tema. No bastan los exhortos contra la violencia, aprovechándose del discurso, sin acciones contundentes, no dirigidas a un puñado de mujeres, sino de manera estructural, que abarque todos los espacios. No bastan las limosnas ni dádivas. Por eso la urgencia del presupuesto.

¿Qué esperaríamos de todos los diputados? Que defendieran el presupuesto para crear políticas públicas eficaces y eficientes en materia de género, eso que Carlos Magallanes considera no es un tema presupuestal, “sino más bien por una falta de cultura de la sociedad, ‘sobre todo por parte de los hombres’”. Está claro que no vamos a ver a un panista Maximiliano Ramírez defender en ningún momento la perspectiva de género, ¿Silva Perezchica, Sánchez Nájera, Enrique García? No, ningún hombre diputado verá por los temas de género. ¿Las diputadas, acaso? Cómo, la pregunta es cómo, la pregunta es qué defenderán mientras las mujeres de Aguascalientes siguen siendo datos exacerbados en cifras de violencia.


¿Y los alcaldes? Leonardo Montañez ratificó a la funcionaria encargada durante 5 años de la atención a las mujeres de la capital, con resultados deficientes, mejor dicho, que no ha dado resultados. ¿Los municipios del interior? Nada, tampoco. 9 de 11 ayuntamientos no han podido cumplir la ley para que la mitad de sus gabinetes sean ocupados por mujeres, menos lo hará por las mujeres de a pie de sus comunidades.

Este es mi diagnóstico de los que deciden por la vida de las aguascalentenses. Esos que se creen sus propias mentiras cuando piensan que su trabajo va por buen camino, esos que se van a dormir satisfechos. No basta. Y está visto, a los gobiernos no les importa la vida de las mujeres.

 

 

@negramagallanes


Show Full Content

About Author View Posts

Tania Magallanes
Tania Magallanes

Jefa de Redacción de LJA. Arma su columna Tres guineas. Fervorosa de lo mundano. Feminista.

Previous Genesis – Nursery Cryme/El banquete de los pordioseros
Next Alumnos y maestros del CIDE convocan a una marcha en defensa de la libertad de cátedra
Close

NEXT STORY

Close

Solicitar cartilla de vacunación en establecimientos podría generar inconformidad

12/08/2021
Close