Genesis - Nursery Cryme/El banquete de los pordioseros - LJA Aguascalientes
18/01/2022

Realmente no estoy seguro si en el año de 1971 ya existía el término de rock progresivo, no sé cuándo se acuñó este concepto, pero sí me queda claro que el ADN de esta delicia que identificamos con el nombre de rock progresivo ya estaba en las entrañas de aquellos memorables discos de rock sicodélico de finales de los años 60, como el Sgt. Pepper’s de The Beatles, inclusive con el Cuarteto de Liverpool, desde el disco Revolver encontramos ciertas rasgos que resultan evidentes en el lenguaje del rock progresivo, o en discos como el Days of Future Passed de Moody Blues, y por supuesto, Freak out! de Frank Zappa, creo que son algunos de los antecedentes inmediatos cuya referencia al rock progresivo es obvia. Ya si pretendemos hablar específicamente de este subgénero del rock, soy de los que piensan que la piedra angular de este movimiento fue el primero de King Crimson de 1969 In the court of the Crimson King.

Hablando propiamente de rock progresivo, con todo lo que esto significa y su inmenso horizonte de posibilidades quiero referirme hoy a un disco que el pasado viernes 12 de noviembre cumplió cincuenta años de su publicación, hablo del maravilloso disco Nursery Cryme de Genesis. La importancia de este disco es mayúscula, no solo por lo que musicalmente aporta, que es de una riqueza incuestionable, sino porque a partir de esta producción queda consolidar la formación más importante de Genesis.

Hablamos de la tercera producción en la generosa discografía de esta agrupación inglesa cuyas metamorfosis lo han hecho navegar con diferentes estandartes musicales, y no siempre con una propuesta tan solvente como lo hizo en lo que yo considero la  columna vertebral de Genesis, propiamente el rock progresivo inicia justamente con el  disco Nursery Cryme en el que se integran a la fórmula dos elementos indispensables para lograr el resultado final, me refiero al baterista y eventualmente cantante Phil Collins que llega a la agrupación en sustitución de John Mayhew quien se encargó de los tambores en el disco inmediato anterior, el maravilloso Trespass de 1970, así mismo, le guitarrista Steve Hackett toma el lugar de Anthony Phillips, con esta formación Genesis encuentra su momentos más intensos y su propuesta más sólida en la música. Después de Nursery Cryme viene Foxtrot en 1972, después vendría un documento en vivo, Genesis Live, creo que menospreciado en su verdadero valor musical, de hecho es el único disco de Genesis en vivo con Peter Gabriel de manera oficial aunque en la compilación Genesis Archives vienen otras cosas en concierto con su cantante original, presentan todo el álbum doble de The lamb lies down on Broadway grabado en concierto en el Shrine Auditorium de Los Angeles el 24 de enero de 1975. Esta misma excelente recopilación incluye una presentación en el Rainbow Theatre de Londres el 20 de octubre de 1973 con cinco temas que integran esta fórmula de la agrupación que hoy nos ocupa: Dancing with the moonlit Knight, Fifth of First, More fool me, la increíble Supper’s Ready y I know what I like, hablamos de excelentes documentos para los que apreciamos la música y la historia de Genesis. Al disco Genesis Live lo sigue el inmaculado Selling England by the pound de 1973, desde mi punto de vista, musicalmente hablando, es el mejor, aunque en cuestión temática y hablando de discos conceptuales, el siguiente, The lamb lies down on Broadway no tiene comparación y con este álbum publicado en 1974 se cierra este ciclo de los mejores discos de Genesis. Después de este disco Peter Gabriel decide abandonar la agrupación e inicia una fructífera carrera solista, Steve Hackett continúa en tres discos, dos en estudio: A trick of the trail y Wind & Wuthering, ambos de 1976 y el doble en vivo Seconds Out de 1977, hasta este momento se mantenía intacta la esencia progresiva de Genesis, después las cosas no serían las mismas.

Nursery Cryme es entonces el inicio de la mejor etapa de Genesis, es un álbum sorprendente desde la primera canción, para mi punto de vista, una de las mejores del grupo, se llama Musical Box, toda esa riqueza en la música con el impresionante final de características sinfónicas y, además, el infaltable ingrediente de las letras de Peter Gabriel hacen de este tema de poco más de 10 minutos de duración una de las mejores creaciones del grupo. La siguiente canción. For absent friends representa el debut de Phil Collins como cantante, ya sabemos que más adelante él sería el cantante del grupo, no se necesitó mucho para entender que era más fácil conseguir un baterista de apoyo en Genesis, que un cantante, así que decidieron quedarse con lo que tenían al interior de la agrupación. La cara A del disco – en los tiempos del vinil-termina con The return of the Giant Hogweed.

La cara B se abre con Seven stones, una composición casi en su totalidad de Tony Banks, que dicho sea de paso, musicalmente hablando, el mejor dotado de los cinco integrantes del grupo. Los temas centrales de la cara B son Harold the Barrel y Harlequin, para terminar con un tema soberbio, The fountain of Salmacis.

Esta formación que debuta con Nursery Cryme con Peter Gabriel en la voz, Steve Hackett, guitarras. Mike Rutherford, bajo. Phil Collins, batería y voz,  y Tony Banks en los teclados es una de las mejores cosas que le han sucedido al rock progresivo.

Nursery Cryme es el primer disco que escuché de Genesis, me queda claro que no es el mejor de la agrupación, pero para mí siempre será especial.

 


Show Full Content
Previous De rebote
Next Diagnóstico/ Por mis ovarios, bohemias 
Close

NEXT STORY

Close

Designar al Centro SCOP como patrimonio cultural y urbano, piden universitarios y autoridades

15/02/2019
Close